Carga tributaria

Sólo el 15% de los asalariados está por encima de la línea de la pobreza y no paga Ganancias

Con el aumento que sufrió la canasta básica a $ 54.000, por encima de lo que subió el mínimo no imponible, se achicó la cantidad de empleados formales que quedaron en esa franja.

Ser pobre o pagar Ganancias son usualmente "extremos" de la situación económica posible de una persona. Sin embargo, en Argentina pareciera no ser necesariamente así.

Ocurre que la distancia entre la cantidad de dinero que se necesita mensualmente para no ser considerado pobre y el ingreso personal a partir del cual se tributa el impuesto mencionado se ha ido achicando en los últimos tiempos, producto de la inflación y la falta de adecuación del esquema impositivo.

De esta forma, con el incremento de la canasta básica total (CBT) de 39,1%, se achicó más la proporción de asalariados formales con un sueldo superior al de la línea de la pobreza que no pagan el impuesto a las Ganancias.

Al cierre de 2020, una familia compuesta por una pareja con dos hijos necesitó $ 54.208 por mes para no ser pobre, mientras que para 2021 un trabajador casado con dos hijos que gane más de $ 98.962 netos deberá abonar el tributo

En términos brutos, Ganancias, cuyas escalas y mínimo no imponible (MNI) treparon 35,38%, afectará a los salarios brutos de más de $ 120.482. En contraste, en diciembre un trabajador formal para cubrir la CBT requiere una remuneración bruta de $ 65.060.

Según datos del Ministerio de Desarrollo Productivo, en abril el 96% de las empleados registrados tenía una remuneración bruta inferior a $ 120.000. 

Desde abril, los sueldos formales subieron un 10,6% hasta octubre, último dato oficial del Indec. Aun en el escenario optimista de que en noviembre y diciembre hubieran acompañado a la inflación, el incremento en el período sería de 18,8%, mientras que el Índice de Precios al Consumidor (IPC) trepó 24%. 

Con el supuesto de que las proporciones de remuneraciones mantuvieron cierta constancia a pesar de las fuertes tensiones que hubo en el mercado de trabajo durante la cuarentena, Ganancias pasaría a alcanzar a los sueldos brutos que en abril eran superiores a $ 100.000, el 8% del total, mientras que la canasta de diciembre la cubrirían los salarios brutos que en abril eran mayores a $ 57.174.

De esta manera, aproximadamente el 15% estaría dentro del rango de los que cubren la CBT sin llegar a pagar el impuesto: en abril, casi el 7% ganaba entre $ 60.000 y $ 70.000; el 4%, entre $ 70.000 y $ 80.000; el 2,5%, entre $ 80.000 y $ 90.000, y el 1,5%, entre $ 90.000 y $ 100.000. 

No obstante, el informe de Desarrollo Productivo da cuenta de proporciones con un rango mínimo de $ 10.000, por lo que no se puede determinar qué porcentaje ganaba en abril entre $ 57.174 y $ 60.000, por lo que la franja sería superior al 15%.

Para el tributarista Sebastián Domínguez, esta reducción responde a un ajuste de las escalas y de los MNI insuficiente y considera que deberían actualizarse con la inflación más que con la Remuneración Imponible Promedio de los Trabajadores Estables (Ripte), como ocurre de forma automática desde la reforma tributaria de 2017. Incluso, sostuvo que el ajuste debería ser semestral.

"El ajuste automático es mejor a que no haya ajuste, pero esto no fue la solución. Debería haber dos ajustes por año, semestrales, pero como la política del Gobierno que sigue la línea de que las cosas no se ajsuten por inflación para poder recaudar más no veo que busquen cambiarlo", explicó Domínguez a El Cronista.

Además, la diferencia es mayor respecto a la canasta alimentaria, mucho más inflexible por su carácter esencial, que trepó 45,5% en el año y totalizaba en diciembre los $ 22.681 para una familia integrada por una pareja y dos hijos.

Tags relacionados
Noticias del día

Comentarios

  • RM

    Rodrigo Martinez

    23/01/21

    Es injusto que nos sometan a ganancias por un lado como un impuesto nórdico y al 21 del iva. Que decidan el como y para que...

    Ver más

    0
    0
    Responder