FMI: dos bloques oficialistas anticipan que no votarán el acuerdo y complican la estrategia de Alberto Fernández

Las bancadas más identificadas con los movimientos sociales y piqueteros no darán su apoyo, a menos que haya una expansión del gasto social y juicio a funcionarios macristas. El oficialismo, un hervidero en busca de un sucesor para Máximo Kirchner.

La intempestiva renuncia de Máximo Kirchner a la presidencia del bloque del Frente de Todos aceleró las grietas en la bancada oficialista y puso al desnudo las desaveniencias sobre el entendimiento con el Fondo Monetario Internacional (FMI) que el presidente Alberto Fernández anunció el pasado viernes, y que requiere, para su homologación, el visto bueno del Congreso de la Nación.

Horas después de hacerse conocida la renuncia por carta, el Frente Patria Grande, que responde al dirigente social Juan Grabois, sentó postura en respaldo al hijo de la Vicepresidencia y, a través de un duro comunicado, hicieron saber que comparten las "observaciones críticas y preocupación sobre el entendimiento alcanzado con el FMI".

El bloque de Grabois tiene tres diputados: el economista Itaí Hagman, el dirigente villero Federico Fagioli, y Natalia Zaracho, quien es además la primera parlamentaria proveniente del movimiento cartonero. Dirigentes del espacio confiaron a El Cronista que no votarán a favor del acuerdo cuando llegue al recinto.

A fines de 2021, el Presidente recibió a los legisladores que hoy se oponen al acuerdo.

Así reaccionaron desde la oposición y el ultrakirchnerismo a la renuncia de Máximo Kirchner

 Los otros detractores del acuerdo son los dos diputados del Partido del Trabajo y del Pueblo (PTP), que integran el dirigente de la Corriente Clasista y Combativa (CCC) Juan Carlos Alderete, y la dirigente comunista Lía Verónica Caliva.

Alderete y Caliva aseguraron no acordaron "con la estrategia de negociación que se llevó adelante", porque "se dejó pasar el momento de fortaleza luego del triunfo del Frente de Todos, en el que se podría haber investigado la estafa, y se eligió el camino del pago y la negociación larga".

Un presidente para evitar la fuga de votos

Los que dieron el primer paso en el rechazo al acuerdo negociado por el ministro de Economía, Martín Guzmán, aseguran que "va a haber muchos otros" que también se expresen en contra dentro del bloque oficialista, alentados por la epístola kirchnerista (esta vez del hijo, no de la madre) que arengó a cada cual a ir por su cuenta a una votación clave en el recinto.

A los 16 legisladores "camporistas", sobre los que tiene influencia Kirchner, se suman otros legisladores que han puesto reparos sobre el acuerdo. El primero de ellos es Leopoldo Moreau, que anticipó que el kirchnerismo duro intentará modificar el acuerdo desde el debate parlamentario.

Desde la extracción sindical, el secretario general de la CTA y diputado nacional, Hugo Yasky, pidió "resugardar los intereses populares" y "construir las condiciones para que los costos de esta crisis la paguen los que se beneficiaron con la deuda y fugaron capitales en provecho propio".

En medio de este desgaste político, el presidente Alberto Fernández y el titular de la Cámara de Diputados, Sergio Massa, se reunieron alrededor de las 10 en la Quinta de Olivos para dimensionar el daño que provocó la carta de Máximo Kirchner, y determinar los pasos a seguir.

En lo inmediato, el Frente de Todos necesita encontar un nuevo presidente del bloque. A la salida de la residencia presidencial, Massa anticipó que Fernández dará a conocer el reemplazante de Kirchner en las próximas horas.

Tags relacionados

Noticias del día

Compartí tus comentarios

Formá parte de El Cronista Member y sumate al debate en nuestros comentarios