Congreso trabado

Escándalo en Diputados: las leyes decisivas para el Gobierno que quedaron trabadas

El ministro de Economía, Sergio Massa, que se hizo presente en el recinto, pero que lo abandonó apenas se desató el escándalo, necesita que el Congreso avance con una serie de leyes que son decisivas para su gestión.

El Frente de Todos sufrió una doble derrota ayer en la Cámara de Diputados. Cecilia Moreau no logró ser ungida presidenta. Apenas quedó habilitada para seguir al frente de la Cámara, porque así lo establece el reglamento en caso de que ocurra un imprevisto. Ni siquiera logró reunir el quórum para celebrar la sesión en la que debía llevarse adelante la votación

Un par de horas más tarde, Diputados celebró una segunda sesión, para avanzar con la creación de una serie de universidades. Pero el debate se le fue de las manos, el oficialismo perdió el quórum y la sesión naufragó. El desafío para Moreau será recomponer la relación con la oposición, de cara a avanzar con un puñado de leyes clave para su jefe político, el ministro de Economía, Sergio Massa.

La gota que rebalsó el vaso fue la decisión Moreau que se conoció el día previo a la sesión, en la que dejó sin efecto la postulación de los cuatro diputados para integrar el Consejo de la Magistratura

Apuran dos leyes de Cristina que parecían olvidadas y preocupa su impacto fiscal

Lavado de dinero y criptomonedas: por qué entró en pausa el proyecto que endurece controles

Para Juntos por el Cambio, la medida de la diputada -que va en contra de ella misma, quien días antes había enviado los cuatro nombres a la Corte Suprema-, responde a las órdenes de la vicepresidenta Cristina Kirchner. Es un capítulo más, consideran, en su pelea contra la Corte Suprema.

A raíz de la decisión de Moreau fue que Juntos por el Cambio decidió no dar quórum a la sesión preparatoria, en la que se debía votar su continuidad al frente de la Cámara. La bancada opositora decidió que, si el oficialismo juntaba el quórum, bajarían al recinto para votarle en contra. No fue necesario. El Frente de Todos no logró sumar 129 presentes.

Es que, al faltazo de JxC se le sumó el de la Izquierda, los liberales y el Interbloque Federal en el que convive el randazzismo, el schiarettismo y el socialismo. "Corresponde que continúe en sus funciones las actuales autoridades de la Cámara", afirmó Carlos Heller tras leer el reglamento de la Camara. El porteño quedó al frente de la sesión por ser el diputado de mayor edad. Dichas estas palabras, se terminó la (no) sesión.

Una hora y media más tarde de lo previsto se puso en marcha la segunda sesión. Esa demora, para Juntos por el Cambio la volvió "ilegal". Varios legisladores de la oposición pidieron la palabra para expresarlo, pero Moreau no la concedió. Dejó hablar a las dos diputadas oficialistas que defendían la creación de 9 universidades.

Allí la sesión se salió de control. "Ilegal, ilegal", cantaban desde Juntos por el Cambio. "Violentos, violentos", respondía el Frente de Todos. "Es un afano, suspendanló", cantaba la oposición. "Milman asesino", gritaba Blanca Osuna, la oficialista que minutos antes defendía, con su discurso, la creación de las universidades. Se refería al diputado del PRO, Gerardo Milman, involucrado en la causa en la que se investiga el atentado contra la Vicepresidenta. 

En el medio, el Interbloque Federal abandonó el recinto. "El Frente de Todos y Juntos por el Cambio convirtieron al Congreso en un circo romano. No hay pan, solo circo. Una vergüenza", tuiteó el socialista Enrique Estévez.

En ese momento, Juntos por el Cambio detectó que el oficialismo no contaba con el quórum. Para dar por caída la sesión, Maximiliano Ferraro, de la Coalición Cívica, pidió una moción de orden para levantar el debate. En ese momento, la pantalla puso en evidencia que el oficialismo había perdido el quórum.

"No habiendo quórum, se levanta la sesión", reconoció Moreau, y la oposición vació el recinto.

A Moreau le depara la difícil tarea de componer la relación con Juntos por el Cambio. También con la Izquierda, que se retiró del debate enojada. Tampoco a los cuatro diputados de ese espacio les concedieron la palabra durante toda la sesión.

Massa, que se hizo presente en el recinto, pero que lo abandonó apenas se desató el escándalo, necesita que el Congreso avance con una serie de leyes que son decisivas para su gestión. Por caso, la ley de fomento al sector agroindustrial, clave para la generación de divisas. Al igual que el blanqueo que presentó el cristinismo para afrontar la deuda con el FMI.

También viene siguiendo de cerca la reforma de la ley de prevención y persecución contra el lavado de activos y la financiación del terrorismo. La iniciativa viene siendo seguida de cerca por el Poder Ejecutivo porque el año que viene habrá una nueva revisión técnica del Grupo de Acción Financiera Internacional (GAFI) y la Argentina debe actualizar su legislación a las nuevas normas de la entidad.

Por falta de quórum, Cecilia Moreau no fue votada presidenta de la Cámara.

El Frente de Todos tenía en mente sesionar la semana que viene para encaminar al menos las dos últimas leyes. Pero, de acá a una semana, apaciguar las aguas no parece tiempo suficiente después del doble fracaso que se desencadenó con la decisión de suspender los nombramientos para el Consejo. Y a esto se le suma que Juntos por el Cambio pedirá que se celebre una nueva sesión preparatoria antes del 10 de diciembre.

Tags relacionados

Noticias del día

Compartí tus comentarios

¿Querés dejar tu opinión? Registrate para comentar este artículo.