'La Patoneta', de gira

En Córdoba, Bullrich logró la unidad de toda la coalición: por qué JxC perdió uno de sus bastiones

A pesar de las heridas por la mala perfomance electoral de las primarias, los distintos sectores están trabajando para la candidata a presidente. La provincia mediterránea se muestra más esquiva con JxC que en elecciones anteriores.

En esta noticia

A pesar de que el domingo hay debate presidencial y no tuvo todavía el suficiente tiempo para prepararse, Patricia Bullrich no le corrió el cuerpo a los rigores de campaña y ayer visitó varias localidades de las provincias de Córdoba y Santa Fe unidas por la ruta 9, desde Villa María hasta Armstrong, en un raid a bordo de la Patoneta que buscó -entre otras cosas- mostrar que los distintos sectores de la coalición opositora están trabajando en consonancia para su candidatura presidencial.

El asunto es especialmente sensible en el caso de Córdoba. Luis Juez no pudo ganar la gobernación, Rodrigo De Loredo tampoco la intendencia de la capital y la derrota dejó a la dirigencia cordobesa de Juntos por el Cambio en un limbo complejo, a pesar de las sucesivas victorias que tuvieron en la UCR en la provincia, que ahora gobernará 150 intendencias y en el PRO, casi 50. 

A los malentendidos que provocan las derrotas se le sumó la desconfianza por la posición que tuvo el bloque Evolución Radical en la sesión donde el oficialismo aprobó la reforma al impuesto a las ganancias, que logró tras el quórum de Emiliano Yacobitti y otras tres diputadas. 

Si bien después diputados del mismo bloque como Martín Tetaz negó que la posición de quienes dieron quórum fuera imprescindible para abrir el debate, son muchos los que sospechan que hubo un acuerdo a cambio de que se apruebe la creación de una universidad en Río Tercero.

Como sea, Bullrich aceptó las explicaciones de De Loredo, que básicamente apuntaron a destacar que Juntos por el Cambio votó en bloque por la negativa, luego de un razonable debate en torno a cómo posicionar a la coalición frente a una medida que esperaban los trabajadores en relación de dependencia. "Diría que salimos fortalecidos, porque no aceptamos las excusas populistas de Massa ni de Milei", le dijo Patricia a los cordobeses, para terminar de saldar las diferencias.

A la candidata lo que le interesa es que todos se muevan al unísono para recuperar votos en Córdoba, la provincia que le dio la victoria a Mauricio Macri en el 2015 y que le permitió la remontada de 2019. 

Por qué no funciona la maquinaria electoral de la coalición en Córdoba

Una de las preguntas que se transformó en obsesión en Juntos por el Cambio es por qué lo que funcionó en el 2015 y 2019 para Macri parece averiado en el 2023.

Hay varias teorías. Que la sorpresa jugó un factor clave, sobre todo frente al kirchnerismo. Que los kirchneristas ya están débiles, entonces ya no son vistos como peligrosos por el electorado cordobés, quizás el más antiK de todo el país. 

Pero un dirigente radical brindó a El Cronista una nueva perspectiva: "antes el 'dueño' de la provincia era (Juan) Schiaretti, con quien Mauricio tenía un acuerdo tan fuerte como desconocido por el conjunto de la dirigencia cordobesa. En cambio, ahora el 'dueño' es Martín Llaryora, que busca un liderazgo propio que no piensa compartir con Bullrich ni con nadie de Juntos por el Cambio. El (gobernador electo) mira hacia el peronismo, quiere liderar a una nueva etapa de renovación en el PJ, y cuanto más débil es la oposición a escala nacional, mejor para él. Casi que reza para que gane Javier Milei".

El libertario obtuvo en Córdoba el 33.60% (688.000 votos) en las PASO presidenciales, Schiaretti el 27.53% (565.000 votos) y Juntos por el Cambio el 25.16%, un total de poco más de 400.000 votos si se suman los que obtuvo Patricia y Horacio Rodríguez Larreta. El dato impacta porque Juez llegó al doble cuando compitió a gobernador, 800.000 votos. Hoy el mejor escenario es que Bullrich obtenga 500.000 votos, lejos de la victoria, pero garantizando por lo menos dos diputaciones nacionales y quizás tres. ¿Podrá lograrlo?

La recorrida de la Patoneta por ruta 9

La Patoneta no para. Ayer estuvo en Villa María, Bell Ville y Marcos Juárez, para cruzar hacia la provincia de Santa Fe en dirección a Rosario, donde cerró a la noche su recorrido con una caravana multitudinaria.  Allí estuvo junto a De Loredo, el presidente del bloque radical Mario Negri y la diputada nacional Soher El Sukaria.

En Villa María el domingo se vota a intendente, una batalla difícil para Juntos por el Cambio. Se trata de una localidad controlada por el kirchnerismo, donde vuelve a ser candidato Eduardo Acastello, "delfín de Cristina y Néstor" según lo que expresó el diputado Negri. También se votará este domingo a intendente en Bell Ville, donde se espera que nuevamente gane el radicalismo. 

El titular del bloque UCR de la Cámara baja contó que "para terminar  la recorrida por la provincia se hizo un acto importante en Marcos Juárez, con una caravana previa en la que los gauchos se acercaron para acompañarla hasta el centro". Negri aseguró que "vi mucho entusiasmo y mucha gente a pesar de que era la hora de la siesta. Y vi muy bien a Patricia".

En Marcos Juárez, la candidata ratificó que "pondremos todo el rigor que haga falta para ordenar la economía". Y puntualizó que "el Estado creció un 100 por ciento en los últimos 20 años, pero los argentinos estamos cada vez peor. ¿Dónde se fue ese dinero? Se lo robaron".

En parte del trayecto, informó el equipo bullrichista, Bullrich fue acompañada por más de una decena de jóvenes intendentes cordobeses que ganaron en sus distintas localidades, como es el caso de Facundo Manzoni (Viamonte), Ignacio Tagni (Villa Nueva), Nicolás Filone (Oncativo) y Santiago Reyneri (Tancacha), entre otros.

Temas relacionados
Más noticias de Patricia Bullrich

Las más leídas de Economía y Política

Destacadas de hoy

Noticias de tu interés

Compartí tus comentarios

¿Querés dejar tu opinión? Registrate para comentar este artículo.