Decisión presidencial

El nuevo esquema de negociación que fijó Milei con la CGT y los gobernadores

El Presidente admite que podría hacer cambios al DNU en los artículos que contemplan la reforma laboral. También se impuso restituir Ganancias si hay apoyo de las provincias en el Congreso

En esta noticia

Con la firme intención de darle sustento a su plan de gobierno, Javier Milei ya esgrimió una nueva estrategia de negociación tanto con los mandatarios provinciales como con la CGT que ya anunció un paro general por las medidas que lanzó el Presidente.

Se trata de dos actores centrales con los que el Gobierno busca negociar y no descuidar. Los gremios y los gobernadores forman parte del esquema en el que Milei entiende que se puede negociar para darle apoyo a su plan de "refundación liberal" de la Argentina.

El paro general del 24 de enero anunciado por la CGT no es un tema que le quite el sueño al Presidente. Cree que eso forma parte de las reglas del juego de la política. "Con los gremios se puede buscar un camino de acuerdo", sentenció ante El Cronista un ministro de peso en la Casa Rosada.

Negociaciones con la CGT

Bajo esa premisa en el Gobierno no descartan la posibilidad eventual de reformular el mega DNU que emitió el Presidente con una reforma electoral en el medio. Hay temas como el de los cambios en las obras sociales o plazos y montos previstos en la indemnización que el decreto contempla y que podrían modificarse si es que Milei encuentra predisposición de los gremios para avanzar con la reforma laboral que se propone por DNU.

"Hoy es a todo o nada pero siempre hay espacio para el diálogo y no nos cerramos a eventuales acuerdos", dijo otra fuente calificada del gobierno al analizar el escenario de enfrentamiento con la CGT.

En este sentido, en la Casa Rosada remarcan que ya hay canales de diálogo abiertos con la CGT y otros gremios. Ponen el caso de la ministra de Capital Humano, Sandra Pettovello, que mantuvo una larga charla con el líder del gremio de Comercio, Armando Cavallieri, quien se expresó a favor de adoptar el sistema de indemnizaciones previsto en el DNU. El secretario de Trabajo, Omar Yasin es otro de los que dialoga con referentes de la CGT para alcanzar acuerdos.

"Muchos sindicalistas saben que si abrimos la economía se van a generar más inversiones y habrá más trabajo", mencionó un secretario de Estado al evaluar el nivel de negociaciones que hay con los gremios más allá del paro de la CGT.

Puja con las provincias

El otro actor central en el escenario político son los gobernadores. Milei y su ministro del Interior, Guillermo Francos hablan con todos los mandatarios incluidos los peronistas. El mismo día que salió el paquete de ley ómnibus hubo varios gobernadores que llamaron a la Casa Rosada para pedir aclaraciones o marcar corrección a la redacción del texto.

El Presidente sabe que los gobernadores son un canal necesario para obtener respaldo legislativo al paquete de leyes que envió al Congreso. Así, Milei está dispuesto a conceder la restitución del impuesto a las Ganancias como piden los gobernadores para cubrir el bache fiscal que les dejó Sergio Massa.

La restitución del impuesto a las Ganancias para unos 700.000 trabajadores será crucial para que la Nación vuelva a girar fondos a las provincias. Pero en la Casa Rosada aseguran que eso sólo se hará si ven que los mandatarios provinciales transmiten a sus senadores o diputados que apoyen el paquete de Ley Ómnibus en el Congreso. No se hará antes. Tampoco Milei está dispuesto a coparticipar el impuesto al cheque como reclamaron los mandatarios provinciales. "Eso es innegociable", dicen en el gobierno.

El gobierno de Alberto Fernández eliminó el piso mínimo imponible de Ganancias junto con la resolución del Compre sin IVA. Esto generó un fuerte bache fiscal donde hay provincias que no pudieron pagar aguinaldos a tiempo y tienen problemas para pagar salarios de los estatales. Frente a esto se propuso restituir Ganancias. 

Pero Milei sabe que si antes no hay un gesto de buena voluntad de las provincias no moverá un dedo por ello. "No hay plata" reitera como un latiguillo el jefe de Estado. El jefe de Estado está dispuesto a pagar el costo político del ajuste. Pero entiende que necesita de apoyo de los gobernadores y los legisladores para que haya una solución inmediata a la crisis.

Temas relacionados
Más noticias de Javier Milei

Las más leídas de Economía y Política

Destacadas de hoy

Noticias de tu interés

Compartí tus comentarios

¿Querés dejar tu opinión? Registrate para comentar este artículo.