INTERNA EN PAUSA

El cristinismo le da aire al paquete ortodoxo de Batakis

Siguen las charlas políticas al interior de la fuerza gobernante. Sólo Grabois se despegó de la tregua oficial. Cristina Kirchner sigue los anuncios y el impacto en los mercados desde el Senado. Fernanda Vallejos, comprensiva con la ministra.

Cristina Kirchner llegó temprano al Senado de la Nación. Apenas había terminado la conferencia de Silvina Batakis cuando se conectó de manera virtual a la audiencia del juicio por presunta corrupción en la obra pública que sigue el Tribunal Oral Federal 2 (TOF 2). Sin hablar siguió desde su despacho en la presidencia de la Cámara Alta el alegato de los abogados que representan a la Unidad de de Información Financiera (UIF).  

"Esta querella entiende que no existe la posibilidad de sobreprecios. Sería irresponsable avanzar en una acusación", sostuvo el abogado Leandro Ventura, que también descartó que se haya constituido una organización con el objetivo de defraudar al Estado. Luego pidió la absolución de los acusados, entre ellos Cristina Fernández. La Vicepresidenta apenas tomó agua de una copa y un té en taza con logo del Senado. 

La necesidad es hereje (y ortodoxa), ¿o el problema era Martín Guzmán?

Medidas económicas: la "fórmula salvadora" de Alberto y un guiño a EE.UU.

A pesar de llevar un pullover con cuello polera muy grueso dejó a la vista el rosario que suele usar en los últimos tiempos. En el zoom sólo se la vio al principio. También participaron de forma virtual el ex ministro de Planificación Julio De Vido; el empresario Lázaro Báez y el ex secretario de Obras Públicas José López.

Satisfecha por el pedido de la UIF, la Vicepresidenta no dirá nada respecto a los anuncios de la ministra de Economía. Sin entusiasmo por ahora en su entorno no cuestionarán el paquete de medidas en el que Batakis trabajó todo el fin de semana y que presentó antes de que abrieran los mercados. El Gobierno no tiene más margen para errores de gestión y se buscó mostrarla rodeada de ministros. Y siguen teniendo lugar intensas charlas políticas entre los principales referentes que volvieron a hablar tras la salida de Martín Guzmán. Prima la prudencia y la urgencia de la crisis que obliga hoy a medidas no deseadas para el kirchnerismo.

Batakis se mostró acompañada por Miguel Pesce del Banco Central; Mercedes Marcó del Pont de AFIP y los ministros de las áreas que piden pero también pueden inyectar divisas a la economía: Daniel Scioli de Desarrollo Productivo; Matías Lammens de Turismo y Julián Domínguez, ministro de Agricultura, Ganadería y Pesca. Los tres, Scioli, Lammens y Domínguez cuentan hoy con un guiño kirchnerista.

Silvina Batakis tiene el fuerte respaldo del ex gobernador y actual ministro Daniel Scioli

La presencia de los ministros no fue únicamente gestual. Scioli no sólo alentó a su ex ministra en Buenos Aires y le mostró su confianza para la conferencia sino que esta misma tarde se reunirá con empresas de consumo masivo y con representantes de asociaciones de bancos. Y Lammens trabaja para cerrar esta semana un acuerdo de precios en el sector (hoteles, operadores turísticos y gastronómicos), algo que reclamó la Vicepresidenta el viernes en El Calafate y en lo que él ya venía trabajando con empresarios beneficiados con el PreViaje.

 Quizás la señal más clara de que la ministra habla en representación al conjunto del Frente de Todos es que respondiera a algunas preguntas periodísticas con palabras similares a los discursos de CFK. Por ejemplo cuando recordó que en las provincias hay quienes no tienen grifo (por canillas) ni agua o cuando destacó que "el Estado pagó sueldos del sector privado en pandemia, muchos de ustedes deben haber cobrado porque el Estado se hizo cargo". 

La necesidad es hereje (y ortodoxa), ¿o el problema era Martín Guzmán? - El Cronista

Silvina Batakis anunció su plan económico: todas las medidas y las definiciones clave - El Cronista

SILENCIO, APOYO Y ADVERTENCIAS

Juan Grabois hizo advertencias a la nueva ministra Silvina Batakis

Axel Kicillof siguió atentamente los anuncios, "como seguramente todos los gobernadores", indicaron cerca de su despacho. Kicillof sigue siendo el principal asesor de la Vicepresidenta, aunque ya no es el único economista al que escucha. Ella está convencida de que más ajuste no garantiza menos inflación. La Argentina es bimonetaria, repitió el viernes en El Calafate, y el dólar sólo se frena con medidas económicas y solidez política. 

La alianza gobernante está débil y necesita consenso interno. El paquete anunciado es ortodoxo, parecido y hasta con algún ajuste mayor que el de Martín Guzmán, razón por la que el kirchnerismo lo empujó hasta su renuncia. Con juego propio el único que salió a hablar fue Juan Grabois, de permanente diálogo con CFK y con Máximo Kirchner. El resto, por ahora, fue llamado a silencio por su jefa política.

El líder de Patria Grande fue casi el primero en analizar las medidas de Batakis. "Creer en medidas ortodoxas es por lo menos cuestionable", respondió en Radio Con Vos aunque le dio algo de crédito en su debut al señalar que tal vez "en el corazón tiene algunas medidas sociales que aún no anunció". El rol de Grabois será el de control a la flamante gestora de la economía nacional. "Sólo con presión se consiguen cosas", subrayó un diputado nacional de su espacio que reconoce que se discutirá a quién debe afectar el ajuste. 

"Vamos a pelear porque acá hay una puja distributiva abierta y solo están peleando los poderosos, no es contra nadie sino a favor del sector que intentamos representar", advirtió Grabois y confirmó que los movimientos sociales que integran el MTE iniciarán asambleas en los barrios para reclamar, entre otras medidas, el Salario Básico Universal que respaldo la Vicepresidenta antes de la renuncia de Guzmán pero que Batakis descartó por ahora. La vocera presidencial Gabriela Cerruti también lo desechó.

Por otra parte la ex diputada nacional y economista Fernanda Vallejos, identificada con Cristina Kirchner, también se mostró cauta. En breve charla con el El Cronista dijo que "adhiero a la idea de eficiencia en el manejo de los recursos de los contribuyentes. Un criterio también válido para el uso de las reservas del país". Para lograr ese objetivo, apuntó, "es importante mejorar la capacidad recaudatoria del Estado combatiendo la criminalidad económica, la evasión fiscal practicada, fundamentalmente, por capitales transnacionales y otros grandes jugadores". 

Vallejos dejó varias advertencias: "El Estado debe evitar que esos sectores capturen los recursos públicos (por facilidades fiscales, perdones impositivos, etc) que deben tener como destino a quienes los necesitan y a impulsar la inversión. Lo mismo vale en materia de acceso a divisas: los grandes fugadores, demandantes (y, por ende, responsables) del endeudamiento externo, deberían estar excluidos de cualquier facilidad cambiaria". De todos modos celebró que se conforme la autoridad de defensa de la competencia. "Es algo necesario para una economía tan concentrada y, además, extranjerizada" manifestó y reclamó que "sea revisado el esquema FMI-Guzmán" respecto a las tarifas.

Tags relacionados

Noticias del día

Compartí tus comentarios

¿Querés dejar tu opinión? Registrate para comentar este artículo.