Escándalo en puerta

El kirchnerismo denuncia un "golpe institucional" de la Corte y peligra la marcha del Consejo de la Magistratura

Los senadores alineados con Cristina Kirchner desoirán el fallo del máximo tribunal que, ante la ausencia de nueva ley, reconfigura la composición del órgano encargado de nombrar y remover jueces.

"La Corte Suprema está cometiendo un ilícito", denunciaron desde el bloque de senadores del Frente de Todos, a horas de vencerse el plazo que el máximo tribunal dio al Congreso para modificar la composición del Consejo de la Magistratura bajo advertencia de volver a la composición desventajosa para el oficialismo, que rigió hasta 2006, en el organismo que nombra y remueve jueces.

Este martes, el senador ultrakirchnerista Oscar Parrilli salió a responderle a los "medios hegemónicos", a los que acusó de colaborar en la "normalización de un golpe institucional" acometido por la Corte, en diciembre pasado,  al declarar inconstitucional la ley que rigió durante 16 años y que dejaba afuera del organismo a los principales magistrados del país.

Esa ley, que tuvo como autora a la por entonces senadora Cristina Kirchner, dejará de regir -según interpreta la oposición y la Corte- el próximo lunes. Como Diputados no dio tratamiento al proyecto aprobado la semana pasada en el Senado, el Consejo de la Magistratura volverá a contar con 20 miembros, en lugar de los 13 actuales, con el titular de la Corte, Horacio Rosatti, ocupando la silla de presidente.

Día D en el Consejo de la Magistratura: Gobierno y oposición se disputan el organismo que nombra jueces

Blanqueo y Consejo de la Magistratura: trastienda de las pruebas de fuego para el Gobierno en el Congreso

Desde el bloque oficialista que preside el formoseño José Mayans dijeron a este medio que "una cosa es acompañar al Poder Ejecutivo", en alusión al proyecto que presentó el presidente Alberto Fernández en diciembre del año pasado, cuando el fallo de la Corte era inminente. "otra cosa es convalidar un golpe institucional". 

En la usina kirchnerista insisten con que el fallo de la Corte es "inconstitucional", porque ese organismo "no tiene nada que decir", además de que la acusan de atribuirse facultades "de otro poder", al intentar legislar sobre la conformación del sensible órgano que administra el multimillonario presupuesto judicial.

"Es una locura total volver a la integración de 1997", le dijo Parrilli a la prensa.

Según señalaron desde el kirchnerismo, "no vamos a avalar la orden golpista". Y plantearon que el máximo tribunal "debería otorgar una prórroga" hasta que Diputados sancione la ley, que la semana pasada recibió su aprobación en la Cámara que preside Cristina Kirchner. Sobre este punto, desde la Corte le dijeron a El Cronista descartaron esa posibilidad porque "con el fallo ya está". 

El Gobierno, en una encrucijada: entregarle poder a la Corte o negociar con la oposición

Senado: Recibió media sanción la reforma del Consejo de la Magistratura  

"Es una locura total volver a la integración de 1997", le había dicho esta mañana Parrilli al diario La Nación, al tiempo que señaló: "Hay que esperar a que se sancione la ley".

En este escenario y, tal como preveía la oposición, Cristina Kirchner se podría negar a firmar la resolución para nombrar al senador por la segunda minoría (el PRO) que debería incorporarse al Consejo el lunes.  

REACCIÓN OPOSITORA

"Los dichos de Parrilli ponen a la Argentina a las puertas de un gravísimo conflicto de poderes. Los fallos de la Corte no son de cumplimiento opcional. Son obligatorios", dijo Mario Negri, presidente del bloque de diputados de la UCR, quien ya avizoraba intentos por parte del kirchnerismo de frenar el fallo de la Corte. 

"Parecería que el kirchnerismo quiere reeditar lo que hizo cuando desplazó al Procurador General de Santa Cruz, Eduardo Sosa. La Corte declaró ilegal lo actuado y ordenó reponer al Procurador en su cargo, pero sistemáticamente se incumplió con ese mandato", recordó el radical.

"Los fallos de la Corte no son de cumplimiento opcional", alertó el radical.

"Ahora quieren ir por ese camino y para eso cuestionan algo que jamás estuvo en discusión en la Argentina, que es el sistema de control de constitucionalidad por el cual desde que se constituyó la Corte Suprema en 1862 es el tribunal que tiene la última palabra cuando se cuestiona la validez de una norma".

Tags relacionados

Noticias del día

Compartí tus comentarios

¿Querés dejar tu opinión? Registrate para comentar este artículo.