Economía de guerra

El FMI advierte por la inflación en Argentina y espera menos crecimiento en el mundo

El Reporte Económico Global del Fondo trazó un duro pronóstico para este año. Altos precios internacionales de alimentos con impacto fiscal, el estancamiento de Brasil y la ayuda a vulnerables

En esta noticia

El Fondo Monetario Internacional (FMI) ratificó que la economía argentina crecerá un 4% este año y que espera una inflación promedio para este año de 51,7% anual, según se desprende del último informe de Proyecciones Económicas Globales (WEO, sus siglas en inglés).

Martín Guzmán afina el plan antigrieta con foco en 'nuevo IFE', renta 'inesperada' y energía antes de la reunión con el FMI

Del FMI al Banco Mundial, la ONU y la OMC alertan de una crisis alimentaria global y su impacto en las tensiones sociales

El Fondo mantuvo también su expectativa de inflación para diciembre de 2022, en 48%, aunque se espera que esa estimación sea revisada al alza como parte de la "recalibración", que adelantó la directora gerente Kristalina Georgieva.

La expansión de la economía doméstica prevista ratifica las estimaciones del programa económico acordado en marzo con Argentina y superan las proyecciones que había realizado el Fondo en enero, en la actualización del WEO previa. En ese entonces, el FMI elevó a 3% sus proyecciones de crecimiento para el país, desde el 2,5% previo.

El 51,7% de inflación promedio previsto está  bien por debajo de las estimaciones de los consultores privados. Según el último Relevamiento de Expectativas de Mercado (REM) del Banco Central, el promedio de respuestas para diciembre está en 59,5%. La meta de inflación será una de las cuestiones a recalibrar con el Fondo, según fuentes de Economía.

Contexto más hostil

El Fondo redujo considerablemente las proyecciones de crecimiento para la economía global, que ya había recortado a 4,4% en enero y que ahora limitó a 3,6%. "Las perspectivas de la economía global empeoraron significativamente desde enero", indicó el Fondo. "La mirada se ha deteriorado, principalmente por la invasión de Rusia a Ucrania -que causa una trágica crisis humanitaria en Europa del Este- y las sanciones para presionar a Rusia para cesar las hostilidades", continuó.

Además de los efectos devastadores para las economías de los dos países involucrados, el FMI redujo, sobre todo, sus expectativas de crecimiento para Europa, en 1,1 punto porcentual. En cambio, mejoró estimaciones para países exportadores de energía y alimentos. "Las perspectivas a mediano plazo se revisaron a la baja para todos los grupos (de países), excepto para los exportadores de commodities que se beneficiarán de los precios de la energía y los alimentos", escribió Pierre-Olivier Gourinchas, director del Departamento de Research del Fondo.

"La guerra se suma a la serie de shocks de suministro que han afectado a la economía mundial en el transcurso de la pandemia, contribuyendo a una mayor escasez más allá de los sectores energético y agrícola", prosiguió el FMI en su WEO.

La guerra, además de recortar las perspectivas de crecimiento global, elevó las proyecciones de inflación. "Incluso antes de la guerra, la inflación había aumentado en muchas economías debido al aumento vertiginoso de los precios de las materias primas y los desequilibrios entre la oferta y la demanda inducidos por la pandemia", detalla el WEO. "La escasez de suministros relacionada con la guerra amplificará en gran medida esas presiones, especialmente a través de aumentos en el precio de la energía, los metales y los alimentos", continúa.

Como efecto adicional en los países emergentes, el FMI advirtió sobre el impacto de la suba de tasas de interés. La reacción de los Bancos Centrales ante la disparada inflacionaria puede provocar una salida de capitales de estos mercados, con la consecuente devaluación y los impactos de segunda ronda en los precios.

  En la región, Brasil no ayudará a consolidar la recuperación de la actividad argentina. El FMI sigue espera que la economía del país vecino continúe estancada y crezca 0,8% este año.  

Además, el FMI admitió que los esfuerzos para solventar las subas de precios en alimentos y energía socavarán los esfuerzos fiscales de los países, luego de las subas del gasto para atender la pandemia.

apoyo a población vulnerable

El ministro de Economía, Martín Guzmán, ya está en Washington para participar de la reunión de primavera boreal del FMI tras haber presentado un bono, al estilo de lo que fue el IFE, para sectores informales y jubilados.

"Varias economías necesitarán consolidar sus balances fiscales. Esto no debe impedir los gobiernos proporcionen un apoyo bien dirigido a las poblaciones vulnerables, especialmente a la luz de los altos precios de la energía y los alimentos. Integrar tales esfuerzos en un marco de mediano plazo con un camino claro y creíble para estabilizar la deuda pública puede ayudar a crear espacio para brindar el apoyo necesario", escribió Gourinchas.

En el caso de Argentina, el Gobierno piensa sostener la meta de déficit primario de 2,5% del PBI, aunque se descuenta que deberá modificar la reducción de 0,6 puntos de subsidios energéticos prevista en el acuerdo con el Fondo. 

Tags relacionados

Noticias del día

Compartí tus comentarios

¿Querés dejar tu opinión? Registrate para comentar este artículo.