Inflación

Dos petroleras aumentaron la nafta y el gasoil: de cuánto es el "atraso" que ve el sector

Los combustibles tuvieron su tercer ajuste en lo que va del año y subieron después de dos meses. Por ahora, YPF no se sumó. Las razones.

Las petroleras Axion Energy y Raízen (que comercializa los combustibles Shell) aumentaron este domingo un 11% promedio la nafta y el gasoil.

De esta forma, los precios de la nafta súper en la Ciudad de Buenos Aires quedaron entre $ 122,70 (en Axion) y $ 123,20 (Shell) por litro; la premium, entre $ 149,50 y $ 150,80; el gasoil de 95 octanos entre $ 118,60 y $ 120,30; y el diésel de máxima calidad, entre $ 144,30 y $ 146,40.

Petróleo: el "fantasma" del embargo a Rusia sobrevuela el mercado, que cierra su segunda semana en alza

Una decesaleración que no convence: qué inflación pronostican las consultoras para el mes de abril

En un movimiento poco usual, ya que YPF suele ser la primera en tocar sus precios, las privadas avanzaron con una suba para aplacar una situación que consideran "insostenible". Por el momento, la petrolera de gestión estatal mantuvo los valores en sus estaciones de servicio como desde marzo.

Según argumentaron en el sector, "es muy difícil quedar desfasado respecto a YPF -que vende el 52% del total de los combustibles-, porque se corre el riesgo de que la demanda vaya toda para ahí".

No obstante, señalaron que perdían unos $ 40 por litro de gasoil importado y que el retraso en los precios era del 30% hasta este fin de semana, porcentaje que bajó a 22-23% después de la actualización. En el último año, el gasoil de importación trepó de 500 a 1000 dólares por m3.

Raízen (propiedad de la angloholandesa Shell y la brasilera Cosan) vende el 22,7% de la nafta y el gasoil que se consume en estaciones de servicio. Axion un 14%, Puma Energy (del trader internacional Trafigura) un 6%, mientras que el resto de marcas (Dapsa, Refinor y Gulf) suman un 5,3% en conjunto.

presión privada

En el mercado entienden que, con este jugada, los privados fuerzan a YPF a ajustar sus precios para mantener cierta estabilidad y que no se formen largas filas en sus puestos, que quiebren pronto el stock de combustibles.

Asimismo, desde el Gobierno consideran que, aunque una parte del gasoil que se consume se lo comercializa a pérdida (un 30% del total, que es la parte de importación), en el resto de las ventas al mercado interno hay notables ganancias, ya que el costo de producción es sensiblemente menor a los 60 dólares por barril, que es el precio al que las productoras no integradas de petróleo le venden el crudo a las refinadores.

atraso

Una fuente de la industria explicó que mientras el precio de la nafta súper se incrementó 17,5% desde junio de 2021 hasta marzo de 2022, los precios al consumidor lo hicieron 39,7%; los alimentos y bebidas un 43,8%; el precio de la leche fresca en sachet un 29,1%; y el pan francés, un 45,4%".

"Los aumentos otorgados a los biocombustibles también presionan sobre el precio de los combustibles refinados. El biodiesel tendrá un incremento de 37% hasta agosto, mientras que el etanol, un 39,5%", comparan en el sector.

Tags relacionados
Noticias del día

Compartí tus comentarios

Formá parte de El Cronista Member y sumate al debate en nuestros comentarios