Fórmula electoral

Dos años del Frente de Todos: las contradicciones económicas y pujas internas

El llamado a la unidad de Cristina Kirchner se diluyó en el armado del cristinismo puro; hacia donde van las medidas económicas mientras avanza la pelea de poder en el PJ

Dos años después de la convocatoria pública que Cristina Kirchner le hizo a Alberto Fernández para encabezar la fórmula presidencial del Frente de Todos la coalición oficialista en el poder se transformó en cristinismo puro, un modelo de gobierno signado por la radicalización de una economía cada vez más cerrada y el resquebrajamiento del peronismo en varios frentes internos.

La pandemia del Covid marcó a fuego el ritmo de gestión del Presidente y de aquel llamado a la unidad peronista poco quedó en el camino con un Alberto Fernández altamente condicionado por las decisiones de la vicepresidenta en las sombras.

El jefe de Gabinete, Santiago Cafiero, expresó ayer al recordar el aniversario de la convocatoria de Cristina Kirchner a Alberto Fernández que "desde el día uno la oposición y los medios buscaron quebrar este frente, naturalmente sin éxito. Puede haber miradas distintas, de implementación, de sintonía fina. Pero nosotros mejor que nadie reconocemos en la unidad nuestra mayor fortaleza".

Sin embargo, es precisamente esa mirada distinta de la "sintonía fina" la que pone en riesgo hoy la unidad del Frente de Todos y desnuda las profundas diferencias internas en la coalición gobernante.

El ministro de Desarrollo Social, Daniel Arroyo, dijo a El Cronista que "con dificultades la unidad se fue consolidando y la gestión de la pandemia ha sostenido una situación muy crítica con aumento de la pobreza".

No opinan lo mismo, algunos votantes del mismo Frente de Todos. Según la última entrega del Monitor del Humor Social y Político que D'Alessio IROL/Berensztein realiza de forma exclusiva para El Cronista revela que no solo siete de cada diez entrevistados observa que la situación empeoró en el último año sino que 57% proyecta un peor escenario dentro de doce meses. 

Esto marca un cambio en la evaluación del votante kirchnerista ya que un 44% de los consultados percibe un empeoramiento de la economía (96% de quienes eligieron a Juntos por el Cambio y 82% de los que optaron por terceras fuerzas) y uno de cada cuatro tiene una proyección negativa para los próximos doce meses.

Desde el ala dura del kirhnerismo, Eduardo Sigal, dijo a El Cronista que "el Frente de Todos ha sido la posibilidad de que los sectores populares recuperen el gobierno en la Argentina" y admitió que el Frente de Todos necesita institucionalizarse. Aunque la dirigente Alicia Castro es más ácida en su evaluación: "esa coalición electoral no se conformó como una coalición de gobierno. Nos encontramos con que áreas y decisiones estratégicas quedan en manos del Frente Renovador", dijo.

Desde otras línea interna, el embajador en Brasil, Daniel Scioli, dijo que tras el llamado de Cristina Kirchner "nos hicimos eco de la demanda de unidad porque la Argentina no daba más. Ese fue el espíritu de la gestación del Frente de Todos y eso es lo que nos mantiene unidos con un nuevo panorama político signado por la pandemia".

En rigor, desde aquel mensaje de Cristina Kirchner grabado en video para presentar la fórmula presidencial Fernández-Fernández hasta hoy quedan a la vista en el escenario político del Frente de Todos al menos cuatro dilemas políticos por resolver:

1-EL QUIEBRE INTERNO. Las diferencias por medidas económicas o los planes presidenciales para enfrentar la pandemia muestran hoy un frente oficialista  resquebrajado en un grupo de gobernadores del PJ por un lado, el cristinismo puro encarado por la vicepresidenta por otro, el sindicalismo peronista de Moyano y sus aliados, el núcleo duro del albertismo en la Casa Rosada y Sergio Massa haciendo equilibrios en el Congreso. 

Ayer el Partido Justicialista difundió un mensaje en el que recordó los dos años del anuncio de Cristina Kirchner y reveló algo parecido a una expresión de deseos: "la unidad es el único camino posible". Pero al final del día, en la toma de decisiones prevalece el peso de la vicepresidenta.

2-RADICALIZACION DEL MODELO. Las últimas medidas de gestión del gobierno muestran a un Presidente condicionado por la vicepresidenta que reitera el esquema de sus dos mandatos en la Casa Rosada. Esto es: un cierre cada vez mayor de la economía, el aislamiento de medidas extremas y un populismo exacerbado. 

Esto se vio reflejado con medidas como el reciente cierre de exportaciones de carnes, la puja por el freno a un aumento de tarifas en los servicios y un esquema de subsidio estatal cada vez más extendido para sustentar a los sectores vulnerables.

El kirchnerismo duro le reclama mucho más a Alberto Fernández. Exige la eventual estatización de servicios; otro tratamiento del pago de la deuda al FMI; el fin de la Concesión de Hidrovía y un control de precios de los alimentos y medicamentos.

Ayer, el colectivo Agenda Argentina, cuyos participantes integran el Frente de Todos y en algunos casos son funcionarios del Ejecutivo, difundieron un documento por el segundo aniversario del anuncio del binomio Fernández-Fernández en el que revelaron que "llegó el momento de ser más creativos y audaces para generar una metodología que permita procesar las tensiones y sintetizar las distintas posturas que se dan en el Frente de Todos", un eufemismo para esconder las tensiones internas cada vez más profundas.

3-ALBERTISMO ANULADO. Aquel proyecto inicial que intentó conformar el Presidente con una liga de gobernadores y cierto poder territorial en el conurbano bonaerense quedó en el olvido. 

El albertismo hoy se limita a un puñado de funcionarios porteños leales al jefe de Estado que tienen muy poca gravitación en el peso político interno en el Frente de Todos. Esto se verá claramente reflejado en el armado electoral que se viene y donde Cristina Kirchner buscará imponer sus nombres. El sueño del albertismo con proyección nacional quedó en el olvido. Y la imagen del Presidente cada vez cae más en los sondeos de opinión.

4-ZIGZAGUEO DIPLOMATICO. La política exterior que intenta fundamentar Alberto Fernández y el canciller Felipe Solá se ubica para los cristinistas duros en una suerte de "extremismo de centro" como la graficó Alicia Castro y comparten desde el Instituto Patria. Este tironeo en la coalición gobernante hacen que la Argentina hoy muestre un permanente zigzagueo en su política exterior. 

Alberto Fernández coquetea con los Estados Unidos de Joe Biden y la Unión Europea de Emanuel Macron o Angela Merkel. Pero Cristina Kirchner tiende puentes y pone a sus embajadores en Rusia, China y Cuba para ratificar la alianza estratégica con esos países.

Este zigazagueo de la diplomacia encarnado en el Frente de Todos no hace más que confundir a los actores internacionales, pone en dudas el acuerdo con el FMI y cristaliza una Argentina que no termina de consolidar la idea de un frente progresista latinoamericano como pretendía el kirchnerismo puro.

A dos años de aquel anuncio que desterró a Mauricio Macri del poder, la coalición de gobierno hoy carece de una identidad única y sólo se limita a conformar una suerte de rompecabezas cada vez más resquebrajado.  

 

Tags relacionados
Noticias del día

Comentarios

  • CG

    Carlos Giusti

    19/05/21

    La coalición gobernante la integran muchos intereses personales y ningún interés por el país y su futuro. Lamentablemente la clase política y empresarial argentina no tiene pensado un proyecto de país y así se ha desdibujado nuestro país a través de mas de 50 años. Como colorario aumento de la pobreza y falta de horizonte.

    1
    0
    Responder
  • EEK

    Eduardo Elías Kleiner

    19/05/21

    Legistadores convoquen a ENMENDAR la CONSTITUCIÓN para crear la RABA (AMBA con 1 Jefe empoderando sobre intendentes de distrito, CABA INCLUIDA) y mudar la CAPITAL del país al Interior # DE PASO ANULEN LAS PASO ¡País unido y federal sin grieta origen de odios y atrasos!
    Papa Francisco ya como lo hiciera Juan Pablo II en 1987, venite a Viedma / Carmen de Patagones para desde allí unir a todos los argentinos,y que la gente más valiosa se vea favorecida para trasladarse desde el SOBREPOBLADO Y EPIDÉMICO AMBA a la PROMISORIA PATAGONIA
    Carísimo Jorge B. observá lo que algunos ?compatriotas? ya están perfilando?: https://www.perfil.com/noticias/politica/alfredo-cornejo-cada-vez-tiene-mas-sentido-la-idea-de-mendoza-y-cordoba-de-separarse-del-pais.phtml (¿Resultaría utópico avizorar que entonces la Patagonia llegara también a querer separarse, acaso adoptando Puerto Stanley como su capital federal??.)
    Ya perdimos en tiempos de [Rivadaviia] > Dorrego vs Lavalle > [Rosas] la Banda Oriental cuando Artigas no consiguió ese traslado a otro lugar de las Provincias Unidas (¿ Paraná, Entre Ríos?); por su fracaso debió exiliarse a Paraguay y sus rivales crearon luego el actual Uruguay

    0
    0
    Responder