FALTANTES EN GÓNDOLA

Desabastecimiento: las empresas presentaron sus descargos y el Gobierno evaluará multas

La Secretaría de Comercio recibió las respuestas de las compañías tras la imputación de 11 firmas de consumo masivo. Para Copal, el congelamiento y otras medidas generan la falta de stocks. Esta tarde se reúne la mesa de alimentación por precios y salarios.

Las 11 empresas denunciadas por faltantes en góndola y bajas de producción y stocks por la Secretaría de Comercio presentaron los descargos y ahora los analiza el equipo de la Dirección de Inspecciones, aunque está previsto que después pasen por la Coordinación de infracciones, que determinará las sanciones y multas. 

El Ejecutivo imputó la semana pasada a once grandes empresas de consumo masivo, de las que algunas formarán parte de la mesa por precios y salarios del sector alimentos esta tarde en el Ministerio de Desarrollo Productivo.  Además de la Coordinadora de las Industrias de Productos Alimenticios de Argentina (Copal), en la reunión estarán presentes ejecutivos de las firmas productoras de alimentos Arcor, AGD, Molinos Ríos de la Plata, Nestlé, Unilever, Ledesma, Danone, Granja Tres Arroyos, el consorcio de exportadores de carnes ABC y Mondelez, entre otras, según detallaron fuentes oficiales y del sector.

Antes del encuentro, la Copal emitió un comunicado sobre "su creciente preocupación" por la situación del sector enumeró las medidas oficiales que impactan en la producción. "Precios congelados y costos al alza, discontinuación del consenso fiscal, aumentos de los derechos de exportación, doble indemnización, prohibición de suspensiones y despidos y el desfinanciamiento" fueron el compendio con el que la Cámara explicó "la caída en el stock otorgado al sector y las dificultades para el acceso", que le valieron la imputación a once empresas.

"Hace casi un año, el sector está expuesto a un estricto congelamiento de precios, medida que fue acompañada por las empresas desde el comienzo entendiendo que ésta era de carácter excepcional", indicó la entidad que preside Daniel Funes de Rioja.

Copal reiteró que se autorizaron aumentos entre 4 y 10,8% mientras que el incremento acumulado de los costos fue "de un 35% en logística; entre un 45% y hasta 250% en materias primas; un 40% por la depreciación del tipo de cambio oficial mayorista; y alrededor de un 20% por costos COVID".

"La industria de alimentos y bebidas no es responsable de la inflación, sino que sufre sus consecuencias", reiteró Funes de Rioja en la antesala de la reunión con la vicejefa de Gabinete, Cecilia Todesca; el ministro de Desarrollo Productivo, Matías Kulfas; la secretaria de Comercio, Paula Español; el viceministro de Economía, Fernando Morra; la titular de AFIP Mercedes Marcó del Pont; y el presidente del Banco Central, Miguel Pesce.

Sin embargo, para el abogado de la Unión Industrial Argentina "la situación crítica a la que está sometida la industria de alimentos y bebidas del país tiene su origen muchos años atrás". Previo a la reunión sectorial, la cámara de alimenticias consideró que "los espacios de diálogo y articulación deberían permitir establecer una agenda de reconstrucción del sector para revertir esta situación".

En la reunión de esta tarde también estarán los supermercados y de los productores de materias primas, por lo cual se espera la presencia de la Asociación Supermercados Unidos (ASU) y del Consejo Agroindustrial Argentino (CAA).

Por el sector sindical participan representantes de la Confederación General del Trabajo (CGT), la Central de Trabajadores de la Argentina (CTA), el Sindicatos de Trabajadores de Industrias de Alimentación (STIA) y la Federación Argentina de Empleados de Comercio y Servicios (Faecys).

Tags relacionados

Compartí tus comentarios