Cuentas públicasExclusivo Members

Déficit 2023: cuánto hay que ajustar para cumplir con el FMI y en dónde podría recortar Milei

El Gobierno debería hacer un fuerte ajuste en dos meses para llegar a la meta de 1,9%. Los recortes se concentran en las partidas más sensibles. Los distintos obstáculos para la "motosierra".

En esta noticia

El resultado primario base caja acumula un déficit equivalente al 1,6% del PBI entre enero y octubre, según los datos que difundió el Ministerio de Economía este martes. El rojo fiscal del mes pasado ratificó que la meta de 1,9% del PBI del programa con el FMI se vuelve imposible de cumplir. Según el Instituto Argentino de Análisis Fiscal (IARAF), requería un ajuste del gasto público del 15% anual real en los dos meses que quedan.

La cuenta, también, pone en perspectiva la magnitud del ajuste "de shock" que quiere hacer el presidente electo Javier Milei desde el 10 de diciembre, para llegar al equilibrio fiscal en el corto plazo. Según la consultora Eco Go, el hachazo se concentraría en la obra pública (1,8% del PBI) y las transferencias extra coparticipación a las provincias (0,7% del PBI). Son un conjunto de partidas presupuestarias que no están indexadas como las que concentran la mayor parte del gasto primario, como las jubilaciones y pensiones, las asignaciones, los programas sociales y, por la paritaria, los salarios del sector público.

Javier Milei define el futuro de la obra pública: el nuevo interlocutor y cómo serán las concesiones

El gasto público crece, pero es el menor en cuatro años

Según los datos oficiales, el Gobierno tuvo un déficit primario de $330.338 millones en octubre. El rojo financiero, al sumar el pago de intereses de deuda, ascendió a $ 454.249 millones. De aquí podrían descontarse pagos intra sector público por $ 123.911 millones.

Déficit creciente

En octubre, el déficit primario aumentó 5,4% real. Los ingresos totales cayeron 2,3%, mientras que el gasto se redujo en 1,7% anual. La baja más pronunciada del gasto público se interrumpió luego de las PASO. 

Sin embargo, partidas presupuestarias pesadas, como subsidios energéticos, asignaciones familiares y AUH cayeron, en términos reales, 53,9%, 40,7% y 27,3%, según IARAF. A la poda de subsidios le siguió el impacto de la inflación sobre los ingresos que ajustan por ley de movilidad y no recibieron bono, como los jubilados de la mínima.

El equipo económico ajustó el gasto, pero los ingresos cayeron más que las erogaciones.

"Dada la meta del 1,9% de déficit primario existente con el FMI, el Gobierno debería registrar un déficit de 0,3% del PBI en el último bimestre del año", recordó Iaraf. Y contrastó con que, en el mismo periodo de 2022, el déficit fue de 0,9% del Producto. "El esfuerzo fiscal necesario sería de 0,6% del PBI. Si se hiciera solamente por el lado del gasto, implicaría una baja real del 15% respecto a igual periodo del año anterior", concluyó.

En 10 meses, el gasto primario real cayó 4,7% anual, con fuertes recortes en asignaciones familiares (38,3%) subsidios energéticos (28%) y pensiones no contributivas (18,7%). El bono a jubilados sostuvo la masa. Según Iaraf, los tres mayores aumentos reales fueron en otros subsidios (87,3%), transferencias de capital a provincias (39,6%) y programas sociales (20,5%). Los ingresos totales cayeron 6,7%, por impacto de la sequía.

El ajuste de Milei

Esa es la foto sobre la que Milei ejecutará el fuerte ajuste que promete para llegar al equilibrio financiero. Para eso, deberá obtener un superávit primario que le permita saldar los intereses de deuda. No la tiene fácil.

Según el economista Francisco Ritorto, de ACM, hay gastos que, entre 2019 y 2022, pesaron entre 11 y 13% del PBI y tienen "rigidez alta". En lo que va de 2023, representan casi 9% del PBI. Allí ser muy difícil recortar por su impacto en el poder adquisitivo o la necesidad de reformas por ley. Aquí se incluyen las jubilaciones y pensiones (6,4% del PBI, acumulado a octubre de 2023), los salarios (2% del PBI) y las transferencias a universidades (0,5%).

Otro grupo de partidas tienen "rigidez media", y pesan entre 2 y 3 puntos del Producto: son las transferencias a provincias y los subsidios económicos. Sufrirán recortes, pero su magnitud dependería de la "sintonía fina".

Hay erogaciones por entre 6 y 7,4% del PBI con "rigidez baja", que es donde suelen concentrarse los recortes. Esto incluye a la obra pública, que el año pasado significó 1,6% del PBI y actualmente ronda el 1,4%. Pero también las transferencias para ayuda social, que crecieron con fuerza en los últimos cuatro años y significan 2,4% del Producto.

Temas relacionados
Más noticias de cuentas publicas

Las más leídas de Economía y Política

Destacadas de hoy

Noticias de tu interés

Comentarios

¿Querés dejar tu opinión? Registrate para comentar este artículo.
  • B

    benedic .

    26/11/23

    MILLEI BUSCA MUCHOS RABINOS ,NO TE SALVARA NI MATUSALEM

    0
    0
    Responder