Elecciones 2021

Cristina, interventora de la campaña de Alberto y Macri sale en ayuda de Vidal

Si bien en el Gobierno dicen que el Olivosgate no afectó la imagen presidencial en las encuestas, la vicepresidenta desembarcó en la estrategia oficial para marcar el rumbo. El bolsillo es más importante que la foto. Preocupación larretista por la campaña de la ex gobernadora en Ciudad.

 El lunes pasado en La Matanza esperaban a Cristina Fernández de Kirchner. Bastión del PJ, hogar de Fernando Espinoza, al cierre del fin de semana, preveían  la presencia de la Vicepresidenta. "Falta la confirmación de CFK, pero todo indica...", se alistaban en la organización. 

Lejos de considerarlo una genuina expectativa por el volumen que tomaría el acto con la asistencia de la líder del espacio, en el Instituto Patria veían fantasmas de operación, en pleno terremoto político por el Olivosgate: "Dicen que va a ir para después decir que faltó porque está enojada con Alberto". A esa altura, sí estaba en agenda el escenario compartido entre ambos Fernández al otro día, el martes en Avellaneda. 

La desconfianza alrededor de la relación Alberto-Cristina buscó ser zanjada con dos eventos públicos conjuntos en 24 horas, un hecho inédito desde que recuperaron la amistad en 2019. Del "abandono a su suerte", obvio, se pasó al otro extremo: Cristina como interventora de la campaña albertista

Frente a las presiones, el Presidente logró ubicar a sus precandidatos al frente de las dos principales boletas del Frente de Todos: Victoria Tolosa Paz en provincia y Leandro Santoro en Ciudad. Pero la Vicepresidenta, que ya admite que este regreso al poder debe durar varios periodos, se juega más en esta elección. No sólo en lo inmediato, al poblar la mayor parte de las listas, sino por para allanar el avance de La Cámpora en 2023 a través de la cimentada ruta de los Consejos Deliberantes, con la innegable (y lógica) voluntad de poder que los lleva a aspirar a las intendencias. 

No sólo eso: sin albertismo, con un Alberto que sólo aspiró por ahora a pensar la coalición gobernante como un espejo del Frente Grande de Uruguay a falta (por acción u omisión) de un presidencialismo que imponga sus "ismos", el cristismo piensa en su supervivencia. 

Antes de recibir la oferta para ser Presidente, Fernández aspiraba a la embajada en Madrid. Por eso en la Casa Rosada, si bien hay momentos en que se entusiasman con una continuidad, por lo general se resignan más a la idea de un mandato de "transición". De una forma u otra, como en 2019, Cristina Kirchner busca ser quien tenga la última palabra sobre qué tapiz tendrá el oficialismo en 2023, ya sea una reelección o como dice Máximo Kirchner (para intentar excluirse de las opciones): "el próximo turno" es para Sergio Massa o Axel Kicillof. 

"Para el Gobierno es un tema terminado". Eso repite Santiago Cafiero sobre el Olivosgate. Para controlar la narrativa del escándalo, la Casa Rosada apuró la difusión de unos videos de aquella noche del 14 de julio de 2020 para mostrar un  cumpleaños de Fabiola Yáñez aburrido, para contraponer al imaginario de lo que debería ser un festejo clandestino. 

Discusivamente hicieron lo mismo. Primero fue Alberto Fernández el que  contraatacó, en el ya mencionado acto de La Matanza: "Nunca me van a tener que escuchar pedir disculpas porque me arrodillé ante el Fondo Monetario Internacional y endeudé a generaciones de argentinos, como otros hicieron". Después de las palabras llegaron las acciones, al denunciar el masivo cumpleaños de Elisa Carrió, en otro contexto sanitario de 2020. Todos en la misma bolsa.  

El imperativo "Alberto, poné orden" fue más que un consejo. Pero no es el primero ni el único mandato de la Vicepresidenta que el Presidente no atiende. Al menos por ahora: no fue un comentario machista con respecto a la primera dama, sostienen los exégetas de la ex mandataria, fue un nuevo llamado de atención al primer círculo de asesores de Fernández, los que conocen lo que ocurre en Olivos más que nadie: los secretarios Juan Pablo Biondi (Comunicación), Julio Vitobello (General) y Gustavo Beliz (Asuntos Estratégicos). Los dos primeros, que en su momento quedaron como sospechosos del "funcionarios que no funcionan" escucharon in situ a Cristina en el estadio Diego Armando Maradona. Como los demás tuvieron que aplaudir el discurso para evitar otro escrache 2.0. 

Sin ella, queda la dupla Sergio Massa y Máximo Kirchner para tomar las riendas de la campaña. El diputado y líder camporista salió de las sombras, donde mejor teje para el oficalismo: primero hablaron en el plenario de La Plata y ayer recorrieron Tres de Febrero con los precandidatos. 

Máximo Kirchner compartió acto con Massa, "Wado" de Pedro y los postulantes

 Para justificar que "es un tema terminado", en la Casa Rosada sostienen que en sus encuestas no se registró ningún impacto. "En las recorridas nadie nos pregunta por la foto", parafrasean lo que les llega de los precandidatos. Lo cierto es que con unas PASO ordenadoras de la oferta opositora en provincia, con una atractiva primaria entre Diego Santilli y Facundo Manes, el oficialismo no se puede dar el lujo de perder ni un punto. Eso, al menos, ya le avisan algunos encuestadores, que pronostican una distancia mínima de 5 puntos, lo que da bastante margen a Juntos para crecer y cooptar para las generales de noviembre toda la oferta antikirchnerista. 

Para esa altura, ya con el episodio de la foto atrás (esperan), la apuesta oficial es la pretendida reactivación económica. La disyuntiva hoy es: ¿Cuánto electorado volátil (que fue propio circunstancial en 2019) se pierde por las celebraciones en Olivos y cuánto por la inflación? Cristina, primero en Avellaneda y después en La Plata, dio la respuesta, ya no sólo en apuntar a la pesada herencia de Mauricio Macri, también al relevar de culpabilidad por la gestión al acusar a la pandemia. "No tuvimos primer tiempo ni segundo, fuimos directo a los penales". Con un única frase ligó al coronavirus con el libro del ex Presidente

Un changüí: En el comando electoral todista creen que los indecisos se deciden en la última semana. Esos días son los intocables, lo que de no deben tener ningún escándalo. 

Macri estuvo de campaña con Vidal en la Ciudad

La intervención de Cristian en la campaña oficialista tuvo su contraparte, la otra cara de la moneda. De regreso de Europa, cuando las "palomas" de Juntos por el Cambio debaten su jubilación, Macri tuvo que apuntalar a María Eugenia Vidal en la Ciudad. Compartieron una actividad en Palermo con padres que pedían el regreso de las clases presenciales. 

Justo el ex Presidente acompañó a la ex gobernadora que no atendió su consejo: reclamaba que fuera precandidata en provincia. Su mudanza fue una jugada en el tablero de la construcción presidencial de Horacio Rodríguez Larreta. Un movimiento que hoy en la jefatura de Gobierno porteño temen que no haya sido la correcta. 

A pesar de competir con el caballo del comisario, ven que la postulación de Vidal no está rindiendo como esperaban, en una interna que pensaban menos complicada frente a la boleta tuitera de Ricardo López Muprhy y los radicales de Adolfo Rubinstein. 

La desazón no sólo es con Vidal, también con el desempeño en la campaña del resto de la boleta, que sigue con el economista Martín Tetaz.  Por eso todos los esfuerzos larretistas, hoy por hoy, están puestos en el tour bonaerense de Santilli. 



Tags relacionados

Comentarios

  • GL

    graciela lobo

    22/08/21

    Cristina Fernandez y Mauricio Macri a la justicia para dar cuenta de sus inresponsabilidades y queremos jueces honestos que apliquen la ley con rigor los delitos de corrupcion.Presidente Fernandez yo y mi Flia te votamos,goberna este Pais con tu Equipo,los politicos que no tienen credibilidad :Cristina Fernandez Sergio Massa,Alperovich,Maximo y la campora,Manzur y Jaldo gobernador y Vice de Tucuman no te suman Presidente,esas personas te restan

    0
    0
    Responder
  • GL

    graciela lobo

    22/08/21

    44 años de trabajo con Aportes ,de terror jubilarse en mi pais,gobiernos corruptos,que jaman se hacen cargo de sus responsabilidades ,,mentirosos,hipocritas.La clase politica muchos de ellos Terratenientes que gobiernan hace mas 25 años ,esta sociedad esta empobrecida que no llega a fin de mes con sus necesidades basicas insatisfecha el 70% de los tucumanos,la gente pide trabajooo entiendan y no planess,pedimos gobernantes Honestos

    1
    0
    Responder
  • GL

    graciela lobo

    22/08/21

    Soy de Tucuman ,asco me da esta clase politica enriquecida que no pueden justificar su riqueza:Alperovich,CristinaFernandez,Manzur,Maximo.Mi jubilacion no me alcanza para Subsister,somos un pueblo pobre por los malos gobernantes,no voy a votar alos justicialista que hace mas 25 años gobierna mi provincia

    1
    0
    Responder