CONGRESO

Diputados aprobó un rechazo unánime al ataque contra la Vicepresidenta luego de una tensa negociación

Aunque parecía que naufragaba, el oficialismo logró su cometido de pactar con Juntos por el Cambio un rechazo unánime al ataque contra la Vicepresidenta

Las negociaciones fueron arduas y duraron hasta último momento. Pero el oficialismo logró su cometido: la Cámara de Diputados repudió, en su conjunto, el intento de magnicidio contra la Vicepresidenta Cristina Kirchner. 

La idea de que la Cámara diera un mensaje contundente en una sesión comenzó a gestarse la misma noche en la que se produjo el intento de asesinato contra la Vice. Con un comunicado, como lo hizo el Senado, para los diputados del Frente de Todos no alcanzaba. La respuesta institucional debía ser equivalente a la gravedad de los hechos, como señaló el jefe de la bancada oficialista Germán Martínez. Y así fue.

Atentado a Cristina Kirchner: el comunicado de repudio de 'halcones' y 'palomas' de Juntos por el Cambio que no fue

De Sarmiento a Alfonsín: las pasiones criminales contra los presidentes

El viernes a la mañana llegó la convocatoria a la sesión, junto con el proyecto de resolución. La presidenta de la Cámara, Cecilia Moreau, figuraba como su autora. La letra chica del texto de apenas tres párrafos no fue bien recibida por la oposición. De allí los pedidos de cambiarlo. De lo contrario, no bajarían al recinto.

Luego de reuniones que se celebraron hasta minutos antes de la puesta en marcha de la sesión, oficialismo y oposición llegaron a un entendimiento. La titular de la Cámara, dijeron desde la oposición, se mostró dispuesta a modificar el texto que para JxC era "inadmisible".

Se suprimió el concepto "discursos de odio" y el contenido del texto fue casi una réplica al comunicado que difundió el Senado el mismo jueves. El pedido lo hicieron Juntos por el Cambio, el Interbloque Federal y Avanza Libertad, de José Luis Espert. Habían acordado hacer ese planteo en una reunión que tuvieron por zoom ayer a la noche.

Con apenas 138 diputados presentes en el recinto, se puso en marcha la sesión. "La verdad, nunca pensé que esta iba a ser la primera sesión que me tocase presidir, habiendo crecido en democracia", dijo Moreau al debutar como presidenta del cuerpo.

Cecilia Moreau debutó como presidenta de la Cámara de Diputados.

En ese momento, comenzaron a bajar los diputados del PRO. A diferencia de sus compañeros de interbloque, no dieron quórum. Juntos por el Cambio cosechó una cuarentena de diputados. Se encargaron que las autoridades de todos los bloques estén presentes. Muchos tuvieron complicaciones para volar. La sesión se concretó en muy poco tiempo.

La dinámica de la sesión fue inversa a lo habitual. Primero se votó el proyecto, después se pronunciaron los discursos. ¿Temían acaso que se "pudriera" el debate y la Cámara se quedara sin la aprobación de la iniciativa?

La propuesta la hizo el Frente de Todos, y se aceptó. Excepto por la bancada que lidera Cristian Ritondo. El jefe del PRO avisó que si el orden se alteraba, vaciarían la sesión.

pro: Una de cal y una de arena

Fueron pocos los diputados amarillos que bajaron al recinto una vez puesta en marcha la decisión (17). Votaron el proyecto y se fueron. La salida intermedia fue una manera de conformar a los 'halcones' y a las 'palomas' amarillas.

Es que la bancada que lidera Ritondo estaba en la disyuntiva: asistir o no a la sesión. Las 'palomas' estaban en el primero grupo. Los 'halcones', en el segundo. Tras negociaciones que mantuvieron los jefes de bloque de la coalición opositora, y tras conseguir los cambios en la letra chica del proyecto, la conducción del PRO definió ir.

Así y todo, hubo ausentes con aviso. "No creemos que sea bueno someternos a una sesión especial que agudice la confrontación por la culpabilidad de la locura de este lumpen", dijo uno de ellos cuando se producían las definiciones.

"No es la calle ni el recinto el lugar para determinar los culpables de un delito, es el Poder Judicial el único que tiene el deber de investigar, juzgar y condenar. No queremos que este hecho gravísimo sea utilizado con el objetivo de generar más división, asignar culpables y mucho menos convertirse en una tribuna para atacar a la oposición política, Poder Judicial y los medios de comunicación, como lamentablemente venimos escuchando en las últimas horas. Esperamos que este discurso no se replique de ahora en adelante", explicó Ritondo.

El PRO votó el proyecto de resolución y abandonó el recinto.

Con esta participación a medias, contentaron a los que querían pegar el faltazo y a los que consideraron que había que estar en la histórica sesión. El temor de más de un amarillo era que los discursos se desbordaran, y que se responsabilizara a la oposición por el intento de asesinato. En concreto, que el debate se desmadre.

"El acto de ayer les daba la razón", dijo uno de los diputados que participó de las negociaciones. Pero a la vez, los que siempre se mostraron dispuestos a participar del debate consideraban que la oposición no corría ningún riesgo. Si se descontrolaba la sesión, era el oficialismo el que se quedaba sin los votos.

Por las dudas, el Frente de Todos no llenó los palcos de militancia. Sí hubo funcionarios del Ejecutivo, diplomáticos, referentes de la Iglesia y miembros de las Fuerzas Armadas.

Tensión contenida

El debut de Moreau no fue nada sencillo. Pero salió airosa: la sesión se celebró hasta el final. La salida inmediata de los 'halcones' amarillos presentes ayudó a bajar las tensiones. A los popes del Frente de Todos le tocó contener a los propios, que no eran pocos. Faltaron unos pocos oficialistas, entre ellos Máximo Kirchner. 

Por caso, ante las críticas de Espert sobre la celebración de la sesión, la camporista Paula Penacca debió calmar a Agustina Propato, que a los gritos le respondía "porque es la Vicepresidenta". También se escuchó algún grito de Victoria Donda, titular del Inadi.

Juntos por el Cambio acompañó el proyecto de repudio.

La incertidumbre que tenían los popes de Juntos por el Cambio se diluyó minutos antes de que la sesión empezara. Cuando vieron la lista de oradores, todos perfiles moderados, entendieron que el tono sería calmo. Los primeros discursos lo confirmaron.

El encendido discurso con el que Javier Milei repudió el atentado a Cristina Kirchner: apuntó contra la casta

Las declaraciones de Cristina Kirchner y el único detenido: ella asegura que "nunca vio el arma"

"Siempre supe que era una sesión que se podía administrar", dijo un referente del Frente de Todos que llevó adelante las negociaciones de la sesión. El feriado junto a las movilizaciones de ayer fueron clave para canalizar lo que produjo el ataque contra la Vice. "No hubiera sido igual la sesión sin la marcha de ayer", reconocieron desde el Frente de Todos. 

Los diputados que empujaron la sesión estaban convencidos de que la tropa no la "pudriría". El razonamiento fue que el eje ordenador sería: ¿qué le conviene a CFK? 

Tags relacionados

Noticias del día

Compartí tus comentarios

¿Querés dejar tu opinión? Registrate para comentar este artículo.