DEFENSA

Con una 'cláusula Rusia', el Congreso aprobó 11 ejercicios militares con fuerzas extranjeras

En la extendida sesión de Diputados, se sancionó la ley que habilita el ingreso de fuerzas extranjeras y la salida de tropas nacionales hasta agosto de 2023. Qué operaciones comprende y la condición que puso JxC

Con una "cláusula Rusia" de compromiso político, el Congreso aprobó la ley que habilita el ingreso de fuerzas extranjeras y la salida de tropas nacionales para participar de ejercicios militares combinados con diversos países del mundo en lo que resta de 2022 y hasta agosto de 2023, aunque en los papeles las operaciones se concentrarán hasta mitad del año próximo por las elecciones. Desde Juntos por el Cambio apoyaron la norma que forma parte de la tradición legislativa aunque pusieron el foco en uno de las once maniobras cuya posibilidad se encuentra sobre el tablero.

En total, la autorización comprende un total de once ejercicios distribuidos entre la Armada (7), la Fuerza Aérea (2), el Ejército (1) y el Estado Mayor Conjunto (1). La particularidad es que en cinco casos se coordinará con más de un aliado para desarrollar las maniobras en formato multilateral. Los otros cinco corresponden a diseños bilaterales y a uno se lo denomina de "oportunidad".

Guerra Rusia Ucrania: Putin reconoce la "preocupación" de China por la invasión

Guerra en Ucrania: la contraofensiva de Kiev "condena" los objetivos rusos en Donbás

Este último ejercicio provocó reparos en la oposición por lo que el dictamen del 23 de agosto de la Comisión de Defensa Nacional de Diputados -tras conseguir la media sanción en el Senado previa- se consiguió no sin ciertas advertencias por parte de Juntos por el Cambio. De hecho, la disidencia de un grupo de diputados de la oposición la encabezó el mismo presidente de la comisión, Alberto Asseff (PRO), junto a los legisladores Carlos Zapata, Julio Cobos, Alejandro Finocchiaro, Miguel Bazze, Álvaro González y Jorge Vara y las diputadas Mariana Zuvic y Dolores Martínez.

El ejercicio tiene como escenario la Zona Económica Exclusiva de la Argentina.

El punto de conflicto fue el ejercicio correspondiente al entrenamiento combinado en el mar, denominado "Passex", ya que incluye a la Federación de Rusia como posible participante. Según explicaron desde Defensa, la ley se redactó entre agosto y diciembre de 2021, meses antes del conflicto en Ucrania, y Moscú forma parte del mismo, entre otros posibles participantes, desde que fue incluido en 2017, a partir de una asociación estratégica con Rusia que se viene fortaleciendo a lo largo de las gestiones de Cristina Kirchner, Mauricio Macri y Alberto Fernández. La oposición criticó que no se haya removido del proyecto antes de su presentación para trámite legislativo en mayo pasado.

El ejercicio en cuestión nace como parte de acuerdos bilaterales durante las Conferencias Navales Interamericanas Especializadas en Interoperabilidad (CNIE-I) y tiene como escenario la Zona Económica Exclusiva de la Argentina. Prevé su realización ante la "oportunidad" de que una unidad de guerra extranjera navegue por el litoral marítimo con países participantes y observadores. De ahí que figure Rusia figura en ese anexo quinto de la ley junto a otros potenciales candidatos como Estados Unidos, Chile, España, Francia, Alemania, Irlanda, Italia, China, Venezuela, Estados Unidos, Sudáfrica, Bélgica, Canadá, Perú, Ecuador, India y Brasil, sin distinguir su posible rol.

El ejercicio tiene como escenario la Zona Económica Exclusiva de la Argentina.

"No es una oposición ideológica ni caprichosa sino que se trata de ser coherentes con nuestra posición como país en contra de la guerra y condenando la invasión de Rusia a Ucrania en febrero", explica a El Cronista el diputado Alberto Asseff. Y añade que Juntos por el Cambio respaldó la movilización eventual de tropas para el ejercicio "Passex" siempre que no implique la participación de Rusia. "La condición está incluida en la letra de la ley y hay un compromiso informal y formal del Ministerio de Defensa de que no se harán maniobras con Rusia. Si se rompe, saldremos a denunciar la violación de un acuerdo parlamentario", completa el legislador.

Invitado a exponer ante los legisladores, el secretario de Asuntos Internacionales para la Defensa del ministerio, Francisco Cafiero, aclaró entonces que "el ejercicio de oportunidad se realiza siempre y cuando estén dadas las cuestiones cuando la Armada de algún país preseleccionado pase por cercanía de aguas de jurisdicción y sea factible hacerlo por nuestra decisión". Y destacó que mientras persista el conflicto en Europa, la Argentina no coopera con la Federación de Rusia en el campo militar aunque mantenga sus vínculos comerciales y diplomáticos habituales.

"No es una oposición ideológica ni caprichosa sino que se trata de ser coherentes con nuestra posición como país en contra de la guerra y condenando la invasión de Rusia a Ucrania en febrero"

"La realización de ejercicio militares constituyen maniobras de creación de confianza y forman parte, por ende, de nuestra política exterior. En ese sentido, la Argentina ha avanzado con un amplio rango de países y los países contemplados en los diversos ejercicios que incluye la ley abarcan desde Estados Unidos a Brasil, pasando por Francia y otros más", indica a este medio Cafiero. Y puntualiza en el término de "oportunidad" por tratarse de un ejercicio que ni siquiera se concreta todos los años ni comprende, entonces, el volumen de otras maniobras en materia de preparación y presupuesto. De hecho, su última versión se remonta a 2017 en alianza con Brasil.


MULTILATERALES

Entre las maniobras multilaterales figura primero el ejercicio combinado multilateral de adiestramiento en el río "Acrux" que se realiza desde 1999 con los vecinos Brasil, Bolivia, Uruguay y Paraguay en la hidrovía del Paraná y el Río Uruguay. Estaba planificada una primera versión para el tercer-cuarto trimestre de este año y una segunda para el tercer trimestre de 2023 con la participación de la Armada y la infantería de Marina. Estas maniobras que simulan patrullajes y desembarcos en territorio hostil bajo un hipotético mandato de Naciones Unidas costará unos 209 mil dólares al Estado con fondos de la Armada.

El ejercicio "Atlasur" es otro de los que se ubica dentro del formato multilateral con foco en el mar. Nace en 1993 como parte de un acuerdo bilateral con Sudáfrica de cooperación en tiempos de paz entre ambas Armadas y con frecuencia bienal. Luego se sumaron Brasil, Paraguay y Uruguay y desde 2019 su frecuencia se extendió a una vez cada cuatro años por cuestiones logísticas.

"La realización de ejercicio militares constituyen maniobras de creación de confianza y forman parte, por ende, de nuestra política exterior. En ese sentido, la Argentina ha avanzado con un amplio rango de países, desde Estados Unidos a Brasil, pasando por Francia y otros más"

Su realización también estaba prevista para septiembre de este año con despliegue en Brasil. No obstante, al no contar con la ley aprobada a tiempo, la Argentina debió bajarse de las operaciones en Río de Janeiro. El costo de este ejercicio que también simula una operación multilateral de la ONU bajo múltiples amenazas ascendía a 1,4 millones de dólares.

"Unitas", otro de los ejercicios aprobados con escenario en el mar, se origina en los ‘60s con la participación de Estados Unidos y las armadas sudamericanas. Desde 1999, la Argentina se unió a Uruguay y Brasil en estas maniobras combinadas en una sola fase que se denomina "Atlántico".

En 2022, Brasil fue elegido como escenario en el marco de los 200 años de su independencia mientras que para la versión 2023 se seleccionó a Colombia en el contexto del bicentenario de su Armada. Es uno de los ejercicios más costosos: en 2022, el presupuesto solicitado fue de 3,2 millones de dólares mientras que para el segundo-tercer trimestre de 2023 asciende a 4,7 millones.

El ejercicio tiene como escenario la Zona Económica Exclusiva de la Argentina.

Del mismo modo, el llamado "Salitre" impulsa la cooperación bilateral a nivel de la Fuerza Aérea con Chile en formato de coalición y bajo mandato de la ONU. Se planifica para los meses de octubre-noviembre de este año en Antofagasta y suma a Estados Unidos, Brasil, Canadá, Francia y Uruguay como países participantes y a Colombia, Perú, Venezuela y Ecuador en calidad de observadores. El presupuesto ronda los 521 mil dólares.

Por último entre los ejercicios multilaterales figura el "Cooperación IX" que involucra a todos los estados miembros del Sistema de Cooperación entre las Fuerzas Americanas (Sicoofa) desde 2010, alternando versiones virtuales y reales, en maniobras de apoyo humanitario. En 2023, se planea la participación argentina durante la primera mitad del año en Perú con el desembolso de 407 mil dólares a cargo de la Fuerza Aérea.


BILATERALES

Entre las maniobras bilaterales se emplaza el ejercicio de adiestramiento en el mar denominado "Fraterno" con Brasil que se remonta a 1978, con la dictadura en ambos países. Desde el retorno de la democracia, se continuó como una herramienta más de creación de confianza en hipotéticas operaciones combinadas bajo bandera de Naciones Unidas. Tanto la versión de 2022 como la de 2023 se programaron para el tercer trimestre, con emplazamiento en Brasil el próximo año. El costo total de ambos ejercicios, en 2022 y 2023, ronda los 3,1 millones de dólares.

Por su parte, el ejercicio "Inalaf" con Chile se remonta a la cooperación militar entre ambos países en el despliegue humanitario en Chipre. Aunque su frecuencia es anual, diversos sucesos como el gran terremoto en aquel país, la pandemia o las restricciones presupuestarias en ambos lados de la cordillera causaron su suspensión en 2010, 2014, 2016, 2018, 2019, 2020 y 2021. El próximo año, las maniobras combinadas de aire, tierra y agua de potencial desembarco coordinado se programaron para el tercer trimestre en la Argentina a un costo de 1,2 millones de dólares.

La autorización comprende un total de once ejercicios distribuidos entre la Armada (7), la Fuerza Aérea (2), el Ejército (1) y el Estado Mayor Conjunto (1). En cinco casos se coordinará en formato multilateral. Los otros cinco corresponden a diseños bilaterales y a uno se lo denomina de "oportunidad".

"Viekaren" también nace de la cooperación trasandina aunque, en este caso, para operaciones de búsqueda y rescate o control marítimo, a partir de 1999. En 2023, su despliegue se concretará en el tercer trimestre en las aguas del Canal Beagle con base en el Puerto Williams del país vecino y conclusión en Ushuaia. Prevé un costo de 204 mil dólares. Y el "Solidaridad" que asoma en el horizonte de noviembre próximo, en la provincia de Mendoza, con un costo de 37,4 millones de pesos y el trabajo combinado de ambos ejércitos, concentra hoy el grueso de la atención en Defensa.

De igual modo, el bautizado "Arandú" implica el trabajo asociado con Brasil entre ambos Ejércitos. En 2022, a través de una simulación, pero el año próximo con despliegue en el terreno, a modo de fuerza multinacional operando en una guerra convencional. Surge como una continuidad natural de otros ejercicios del mismo tenor como los denominados "Hermandad", "Yaguareté" y "Guaraní". En 2023, se estipula que la provincia de Corrientes oficiará como punto de despliegue de hasta 300 efectivos de diversas especialidades, vehículos y armamentos con un presupuesto de 32 millones de pesos, en este caso.

Tags relacionados

Noticias del día

Compartí tus comentarios

Formá parte de El Cronista Member y sumate al debate en nuestros comentarios