Fiscalización

Fricciones y acuerdos entre Milei y el macrismo para "cuidar los votos": qué les advirtió la Justicia

Los equipos libertarios y que responden al expresidente Mauricio Macri diseñaron el esquema de cobertura de fiscales en todo el país. Cómo será y qué negociaciones hubo en el medio. La advertencia de la Justicia por las boletas

En esta noticia

"Barrionuevo nos cagó con la fiscalización, tenemos que mejorarla por nuestra cuenta", le decía a El Cronista un referente de primera línea de La Libertad Avanza horas después de las elecciones generales, quien además ya preveía que la mayor captación y coordinación de fiscales iba a ser el principal desafío de su espacio político de cara al balotaje.

Lo que no sabía este dirigente es que instantes después -tal vez incluso en ese mismo momento- ya se estaba gestando el acuerdo político entre Javier Milei y Mauricio Macri, quien le garantizó la militancia de su voto en los principales medios de comunicación y, además, una vasta estructura partidaria para mejorar los índices de fiscales por mesa que en las generales y en las PASO no habían sido buenas.

Los principales responsables de la fiscalización libertaria indican que, de no mediar infortunios generalizados, este domingo habrá una cifra "cercana al 100%" de fiscales en las más de 104.000 mesas de todo el país.

El plan para tratar de lograrlo será un esquema colaborativo, en el que La Libertad Avanza tratará de colocar la mayor cantidad de fiscales propios, mientras que el dispositivo referenciado en Macri dispondrá de voluntarios para llenar los lugares vacantes. Estos también estarán para asignar fiscales de contingencia en lugares donde no se hubiera presentado nadie.

Los mandos y la gestión de la fiscalización

El encargado de la coordinación y logística del operativo es el exdirector de KPMG Argentina y eventual ministro de Infraestructura de Milei, Guillermo Ferraro. El dirigente es supervisado por arriba por el eventual ministro del Interior y virtual jefe político de LLA, Guillermo Francos. En tanto, el designado para el plan en la provincia de Buenos Aires, distrito que alberga más de 38.000 mesas en toda su extensión, es el armador y senador provincial electo, Sebastián Pareja.

Salvo en la CABA y en la provincia de Buenos Aires, en muchos de los distritos subnacionales del país la fiscalización está siendo abordada y liderada por diputados y senadores electos.

Guillermo Francos. (Télam)

Los dirigentes macristas miran el operativo desde un lugar más periférico. Los primeros días luego de concretado el pacto entre Milei y el expresidente sirvieron para comenzar la articulación entre ambos, pero desde la mesa chica libertaria comenzaron a gestarse renuencias para ceder espacios significativos. Así, los especialistas electorales del PRO debieron replegarse a un rol de asesoría y asistencia para situaciones particulares.

En una etapa inicial, quienes se incorporaron con mayor preponderancia al equipo libertario fueron los responsables de la fiscalización de la campaña de Patricia Bullrich: la especialista Paula Bertol, el aliado de Cristian Ritondo, Guillermo Sánchez Sterli; y el senador y exjefe de asesores de Macri, José Torello.

La coordinación con el PRO

El primer mitin entre estos tres con Ferraro y Francos fue en las oficinas provisorias de buena parte de los equipos técnicos libertarios, en un espacio de coworking ubicado sobre la Avenida Libertador, en el barrio porteño de Núñez. Allí se establecieron las nociones básicas de ese esquema colaborativo y, días después, otros integrantes del dispositivo macrista se encontraban dispuestos a colaborar con el equipo nacional.

Ejemplo de ellos son Guillermo Dietrich, Cristian Ritondo, Laura Rodríguez Machado, Damián Arabia y Silvina Martínez. También estuvo presente en diversas reuniones el empresario -y vínculo entre Macri y Milei- Eduardo Bastitta.

Martínez, Pareja, Petri, Ritondo, Ferraro, Bullrich y Arabia; en un encuentro reciente de capacitación de fiscales. (Marcelo Capece/NA)

Sin embargo, los primeros signos de fatiga de ese nuevo grupo lo marcaron los propios referentes provinciales libertarios, quienes alegaban tener un esquema de fiscalización avanzado. "En todo caso, nosotros vamos a hablarles para que nos asistan, pero queremos preservar las cuestiones básicas", decía un referente libertario del Norte Grande.

La idea es que el PRO funcione de soporte: tanto para colocar a sus propios fiscales en donde se precisa, como tener de más ante cualquier imprevisto.

En la mayoría de las provincias se acordó que la designación de fiscales del PRO sea a demanda, mientras que en distritos como el Conurbano bonaerense se acordó una repartición de "50 y 50" de las mesas en los municipios. Es decir, la mitad responderán a Milei y la mitad a Macri, aunque todos cuidando la boleta libertaria.

Justamente en la provincia de Buenos Aires es donde más se percibió las diferentes colaboraciones entre el ala macrista y La Libertad Avanza: por ejemplo, Ritondo y el exgobernador Néstor Grindetti ofrecieron sus equipos en diversos municipios.

También hubo una fuerte demostración entre diputados de Milei y los de Macri en un encuentro con fiscales celebrado el pasado jueves. La reunión fue coordinada por el legislador provincial Nahuel Sotelo y su par del PRO, Rita Sallaberry; y allí participaron 250 personas de ambos frentes partidarios, ¿un presagio de lo que se viene en la Legislatura bonaerense?

Los rumores y la advertencia de la Justicia

En los últimos días surgieron rumores acerca de supuestas rupturas en diferentes puntos del país. Sin embargo, esto es desmentido por los principales responsables de LLA: "Es cualquiera, ya está todo coordinado y tenemos a las personas asignadas. Ambos partidos tenemos los mismos incentivos", explicaba uno de los principales responsables nacionales. Aun así, sí marcan que hubo diferencias y "chispazos" que persistieron a lo largo de las semanas por el presupuesto y "la caja" para fiscalizar.

En La Libertad Avanza todos los ojos están posados sobre Ferraro, quien pidió continuar con el liderazgo de la fiscalización sin intromisiones de gente del PRO en su plan. El malestar con él por la mala coordinación en las generales todavía persiste, aunque prevén que en el balotaje esta mejorará, con la mayor presencia de voluntarios macristas.

Más allá de la ausencia de fiscales en ciertas mesas, el mayor peligro que entraña al proceso de hoy es la ausencia de boletas. La dirección estratégica de LLA tomó la arriesgada decisión de darle a la Justicia Electoral un aproximado de 100 boletas -en vez de 350, el número que aconsejaban- y que esas papeletas restantes las lleven los propios fiscales.

En el caso de que los fiscales no se presenten, el sufragio de los votantes libertarios podría estar en riesgo si las pocas boletas dispuestas se acaban: tanto por los mismos votos como por posibles robos. Así, la coordinación entre fiscales de mesa, generales y de sección deberá articularse de manera eficiente ante contratiempos.

Javier Milei en el debate presidencial. (Camila Godoy/NA)

Ante esto, la Justicia electoral emitió una contundente advertencia a las agrupaciones políticas y recordó que son ellas las que tienen la "exclusiva responsabilidad" en la provisión y reposición de boletas en las mesas electorales y aclaró que "en ningún caso y bajo ningún concepto" podrán interrumpirse los comicios por ese tipo de faltantes.

Así fue señalado por los jueces que integran las juntas nacionales electorales de la Ciudad y de la Provincia de Buenos Aires, pocos días después de haber constatado que La Libertad Avanza (LLA) entregó un número muy inferior de boletas.

Temas relacionados
Más noticias de Javier Milei

Las más leídas de Economía y Política

Destacadas de hoy

Noticias de tu interés

Compartí tus comentarios

¿Querés dejar tu opinión? Registrate para comentar este artículo.