EL CRONISTA EN G20

Balance del G20: lo que Argentina fue a buscar y lo que consiguió sobre el FMI

Pese a un primer paso accidentado en la previa de la cumbre por la salud del Presidente, el Gobierno hizo un balance positivo de su paso por la isla de Bali, en Indonesia, en el marco de la cumbre.

Pese a un primer paso accidentado en la previa de la cumbre por la salud del Presidente, el Gobierno hizo un balance positivo de su paso por la isla de Bali, en Indonesia, en el marco de la cumbre del G20. A las bilaterales le sumó, en las últimas horas, el dato de que uno de los principales pedidos de la Argentina al mundo -en paralelo al de la paz- fue incluido en la declaración final del foro que se selló con unanimidad. 

En el documento final de la cumbre de líderes de las principales economías centrales y emergentes, figura el pedido de revisar la política de sobrecargos del Fondo Monetario Internacional (FMI). Se trata de un planteo que el gobierno de Alberto Fernández replica en casa cumbre multilateral con los principales accionistas del organismo, así como en sus encuentros bilaterales.

Swap con China: ampliación por u$s 5000 millones y las claves del acuerdo

Acorralar a México y cobrarle un favor a Lula: la estrategia argentina para ganar el BID

Sin ir más lejos, antes de arriba a Bali, Fernández puso el tema en la mesa en su cita mano a mano con Emmanuel Macron, su par francés. Como luego lo contó en una entrevista con El Cronista, le pidió que interceda por la Argentina que no es el único país que abona estas tasas punitivas. También Ucrania lo hace, en un contexto de guerra, recalcó.   

"En el documento final de la Cumbre, el presidente @alferdez y los líderes de los demás países miembros solicitaron la revisión de la política de sobrecargos del Fondo Monetario Internacional, en línea con el planteo que el gobierno argentino viene realizando", destacó el canciller Santiago Cafiero en su cuenta de Twitter.

Cuando el Presidente se descompensó en la antesala de las plenarias de la primera jornada, fue el ministro de Relaciones Exteriores quien tuvo que tomar su lugar y pronunciar el breve discurso que habían preparado. Mientras, atendían al mandatario por una gastritis que había derivado en un sangrado y que provocó largos minutos de zozobra en toda la delegación.

No es la primera vez que la Argentina reclama la eliminación de estas tasas elevadas. De hecho, también en la cumbre del G20 de Roma en octubre del año pasado, el tema fue puesto sobre la mesa. Esta vez, Alemania, Francia, Sudáfrica, Brasil, España y México respaldaron la demanda de la Argentina.


Qué dice la declaración final de la cumbre

En la declaración de Bali, el punto 33 destaca que el compromiso de "apoyar a todos los países vulnerables para que se recuperen juntos y más fuertes". Apunta a "U$S 81.600 millones a través de la canalización voluntaria de Derechos Especiales de Giro (DEG) o contribuciones equivalentes" para cumplir con la meta de U$S 100.000 millones de contribuciones voluntarias para los países en desarrollo.

Asimismo, Fernández conversó sobre la posibilidad de revisar esta política del organismo en su bilateral con la directora gerente del FMI, Kristalina Georgieva. Aunque luego no hubo referencia específica al tema la breve declaración de la titular del Fondo a los periodistas argentinos, desde la delegación del Gobierno dejaron trascender que hubo un compromiso por parte de ella de analizarlo en la próxima reunión del board en diciembre. 

"En esta cumbre del G20 logramos que se mantenga el mismo reclamo que habíamos logrado en Roma. Hay que revisar los sobrecargos que los países más endeudados están pagando. Son tasas muy altas que no tienen ninguna explicación lógica. Lo hablamos con Kristalina (Georgieva) y ella planteó que está dispuesta a llevar el tema al directorio del FMI. Hay que dar pelea para tratar de que este tema salga", dijo Fernández luego al dialogar con radio Diez antes de abandonar la isla asiática.

Respecto a la paz y la estabilidad en un mundo que donde hay alertas globales por el crecimiento de la pobreza y la hambruna, el documento compromete a los firmantes para "tomar acciones coordinadas para hacer frente a los retos de seguridad alimentaria, incluyendo la suba de los precios y el déficit global de materias primas y fertilizantes". 

Concluida la cumbre del G20, el vuelo AR1091 de Aerolíneas Argentinas partió rumbo a Madrid donde el Alberto Fernández tiene previsto un encuentro con la vicepresidenta Yolanda Díaz Pérez

 También se incluye el pedido para que se modifiquen las normas internacionales del comercio agrícola con este objetivo. Y se apunta a mayores aportes al  Resilience and Sustainability Trust y al Poverty Reduction and Growth Trust (PRGT) destinados a los países más vulnerables, de ingresos bajos y medios. La declaración final fue la única adoptada por consenso dentro del G20 desde principios de año. 

Poco después de concluida la cumbre del G20, el vuelo AR1091 de Aerolíneas Argentinas despegó desde el aeropuerto internacional Ngurah Rai de Bali a minutos de las 20 de Bali rumbo a Madrid. Allí habrá una escala de unas 16 horas, aproximadamente, en la que Fernández tiene previsto verse con la vicepresidenta Yolanda Díaz Pérez. La vuelta a Buenos Aires está prevista para las 5.50 del viernes. 

Tags relacionados

Noticias del día

Compartí tus comentarios

¿Querés dejar tu opinión? Registrate para comentar este artículo.