INFLACIÓN

Precios Cuidados: por qué se complica el acuerdo de precios por 700 productos

Durante los últimos días el sector, al igual que los supermercadistas, mantuvieron encuentros con la Secretaría de Comercio Interior, que dice que los aumentos "son especulativos".

El Gobierno no quiere que su estrategia de generar una sensación de mejora de la economía, sumado a la búsqueda de mecanismos para "poner platita en el bolsillo" de los argentinos, sufra ningún inconveniente.

Buena parte del sustento de esta idea está puesta en lograr que los precios tengan un movimiento lo más imperceptible posible, sobre todo de los alimentos.

Atento a esto, en los últimos días la secretaria de Comercio Interior, Paula Español, mantuvo varios encuentros con distintos representantes de la cadena de comercialización con el claro objetivo de acordar una suerte de paz en cuanto sus políticas comerciales.

La gran preocupación de las empresas en este sentido no pasa ya solo por el control que nuevamente se pretende ejercer sobre sus números, sino por cómo cumplir con lo exigido, mientras no se logra poner un freno al dólar.

"Es una variable clave para toda la industria. No podemos alegremente decir que lo haremos, si no tenemos al menos alguna previsión respecto de cómo serán nuestros costos", precisó a El Cronista un importante directivo de una de las alimenticias más importantes del país.

Los costos de las empresas en buena parte están influenciados por el dólar, en algunos casos por trabajar con productos importados, aunque en otros porque sus insumos sí se mueven en esa moneda.

En paralelo a esto, advierten que su estructura de costos, hasta septiembre, escaló cerca de un 45%, varios puntos por encima del 35,5% que habría acumulado la inflación en los primeros nueve meses del año, según cálculos privados.

Si bien desde el mundo privado admiten que los encuentros se llevan a cabo dentro de "un muy buen clima", también sostienen que la postura por parte del Gobierno es indeclinable.

"La idea es que los precios no se muevan o lo hagan lo menos posible, y no hay demasiada posibilidad de intercambio como para explicar por qué pueden aumentar algunos productos", afirmó una de las fuentes consultadas.

En los últimos días el Gobierno dio el visto bueno para que se suban cierto tipo de productos, aunque en porcentajes que no superaron el 5% en promedio. En estos días se están dando varios intercambios de propuestas entre Comercio Interior y las alimenticias, para ver de qué modo se puede avanzar sobre el tema.

Ayer, el dólar informal cayó $ 1 y cerró a $ 185, por lo cual la brecha con el oficial retrocedió al 87,1%, nivel mínimo desde el 21 de septiembre, aunque igualmente alto.

Esto se da luego de que entre martes y miércoles de la semana pasada el dólar paralelo se acercó en varias oportunidades a los $ 187,50, el récord en lo que va de este año.

Durante septiembre, el blue creció $ 4,50 (+2,5%), tras acumular en agosto su menor alza desde marzo, al trepar apenas $1 (0,6%). Luego de tocar un mínimo de $ 139 a principios de abril, el dólar paralelo aumentó $ 9 en abril (6,4%), $ 7 (4,7%) en mayo, $ 11 (7%) en junio, y $ 12,50 (7,4%) en julio.

Guzmán refinancia deuda y busca dar señales de que no habrá devaluación

"Los movimientos del dólar nos hace realmente complicado tener una perspectiva respecto de lo que pueda pasar con nuestros precios. Comprometernos a que vamos a congelar precios es prácticamente imposible, sobre todo teniendo en cuenta que la tendencia es claramente alcista", dijo un empresario del sector.

Para el Gobierno, muchas de esas subas que se plantean son especulativas, por lo que se las debe atacar. "Las reuniones con las empresas alimenticias, de consumo masivo y supermercados buscan establecer reglas claras para trabajar en los próximos meses porque queremos mantener la previsibilidad y evitar suba de precios especulativas", aseveró Paula Español recientemente a Télam.

Tags relacionados

Compartí tus comentarios