REUNIÓN CON GOBERNADORES

Fernández redactó el proyecto de reforma de la Corte con letra de Kirchner

El Presidente recibió a gobernadores oficialista, aunque no estuvieron varios de los distritos grandes. A pesar de no invitar a Juntos por el Cambio, los mandatarios prometieron avanzar con consenso político

En la víspera del reencuentro con Cristina Kirchner, el presidente Alberto Fernández presentó a los gobernadores oficialistas un proyecto de ley para reformar la integración de la Corte Suprema de Justicia. Los gobernadores ya venían trabajando en una idea propia para ampliarla con un representante por cada provincia hasta un total de 25. En principio, los únicos datos concretos que se brindaron en Casa Rosada fueron que se buscará consenso con la totalidad de los gobernadores, más allá de las diferencias políticas, y que los cuatro actuales jueces -con los que el oficialismo está cada vez más enfrentado - seguirían en sus cargos.

En el arranque el Presidente sorprendió a algunos cuando les dijo que su propuesta la habló oportunamente con la Vicepresidenta y que cuenta con su aval. Para confirmarlo, aunque no hablaron, lo acompañaron la secretaria de Legal y Técnica Vilma Ibarra y el viceministro de Justicia Juan Martín Mena, es decir una funcionaria "albertista" y el halcón judicial del cristinismo que no hubiera estado en esa mesa sin la venia de CFK. Fernández dijo que el proyecto lo escribió junto a ambos funcionarios, toda una señal que tal vez explique el primer acto conjunto que compartirán en meses.

La iniciativa coincide con la de los gobernadores en el número de miembros y en la paridad de género (con 12 mujeres como mínimo). Pero, aunque habría coincidencia en el "espíritu", los mandatarios seguirán discutiendo la letra chica y los plazos de presentación de la iniciativa este viernes en una nueva reunión en el Consejo Federal de Inversiones.

A pesar de la insistencia en el Gobierno respecto a la búsqueda de consenso, se descuenta que sería de casi imposible aprobación en el Congreso donde todas las reformas judiciales impulsadas fueron votadas en el Senado sólo por el kirchnerismo. Para no naufragar en Diputados ni siquiera se arrancó con el debate en comisiones de la reforma judicial y de la modificación del Ministerio Público Fiscal. En ese marco Alberto Fernández habría pedido que, después del aval de los gobernadores, se trabaje en la búsqueda de consenso antes de enviar el texto. En el Senado ya se discuten en comisiones cuatro proyectos para modificar al máximo tribunal. Todos fueron rechazados por la oposición con el argumento de que el oficialismo quiere una Corte que lo favorezca. La pausa de esta semana -no se convocó a comisiones- evidencia que el kirchnerismo estaba a la espera de la cumbre de este jueves.

A la cita en Casa Rosada asistieron once gobernadores propios, un par de aliados ocasionales y cinco vicegobernadores. Hubo ausencias notorias, como el santafesino Omar Perotti que no mandó representante; Sergio Uñac de San Juan que encabeza otro reclamo, el de los subsidios al Transporte; y por supuesto Juan Schiaretti, de Córdoba, alejado de Casa Rosada.

Con la Corte como único tema tampoco se convocó a los gobernadores de Juntos por el Cambio, aunque el Presidente recibió en su despacho al mendocino opositor Rodolfo Suárez y sumó a esa reunión al ministro del Interior Eduardo 'Wado' de Pedro. El ministro estaba en el Senado junto a Juan Manzur que presentaba su informe pero regresó para acompañarlos. A la salida el radical destacó la "predisposición del Presidente" y evitó definirse sobre la posible reforma de la Corte Suprema, a diferencia de la mayoría de los dirigentes de Juntos por el Cambio.

Alberto Fernández recibió a Rodolfo Suárez con Eduardo 'Wado' de Pedro

Los primeros en llegar fueron dos cristinistas, la gobernadora santacruceña Alicia Kirchner y el bonaerense Axel Kicillof que atravesó la explanada de Casa Rosada 40 minutos antes de la cita. Lo acompañó el ministro de Justicia bonaerense Julio Alak, ex ministro de la Nación.

A las 18.30 arrancó el encuentro en el Salón Eva Peron del que participaron también los gobernadores del Frente de Todos Raúl Jalil (Catamarca), Jorge Capitanich (Chaco), Mariano Arcioni (Chubut), Gildo Insfrán (Formosa), Sergio Ziliotto (La Pampa), Ricardo Quintela (La Rioja), Osvaldo Jaldo (Tucumán), Gustavo Melella (Tierra del Fuego) y Alberto Rodríguez Saá (San Luis). También estuvieron los 'provinciales' Arabela Carreras de Río Negro y el neuquino Omar Gutiérrez mientras que Entre Ríos, Misiones, San Juan y Santiago del Estero mandaron a sus vicegobernadores. Por Salta participó el presidente de la Cámara de Diputados de Salta, Esteban Amat Lacroix.

LA LIGA Y LOS AUSENTES

Luego de 70 minutos de reunión, cuatro gobernadores hablaron en conferencia de prensa, Capitanich, Rodríguez Saá, Kicillof y Ziliotto. Capitanich, de diálogo cotidiano con CFK y anfitrión del Presidente el sábado pasado en Chaco, tomó la palabra para marcar el tono del encuentro. A diferencia de lo que viene ocurriendo en el Congreso con los proyectos vinculados con la Justicia aseguró que "es necesario que se obtenga el consenso necesario para la votación de la iniciativa". Y recordó que para nombrar jueces de la Corte hacen falta los dos tercios de los presentes en el Senado, número que el Frente de Todos no tiene.

El chaqueño insistió en que la idea es "la construcción de una Corte Suprema con representación de carácter federal" en línea con el insistente reclamo de los mandatarios peronistas frente a una Corte que ven más favorable a los intereses de la Ciudad de Buenos Aires. De hecho la preocupación principal de Nación es que los actuales jueces fallen a favor de la demanda de Horacio Rodríguez Larreta por la recuperación de partidas presupuestarias.

Por su parte Rodríguez Saá reivindicó a la "liga de gobernadores" y aseguró que el plan es darle "celeridad" a la Justicia mientras que el pampeano Ziliotto respondió a las críticas opositoras. "No estamos ningún atajo, estamos buscando la mejora institucional de la República Argentina", retrucó.

Al ser consultado por El Cronista respecto a cómo lograrían consenso, Capitanich advirtió que los gobernadores "que pregonan el federalismo" y no compañen la idea "tendrán que explicar a su comunidad por qué se oponen". También en su caso negó que el proyecto tenga que ver con "cualquier confrontación político partidaria" y a pesar de las denuncias de la oposición, aseguró que la idea es "superadora de las antinomias". 

Tags relacionados

Noticias del día

Compartí tus comentarios

Formá parte de El Cronista Member y sumate al debate en nuestros comentarios