El Cronista en Europa

Alberto en Francia: parada crucial para cuidar las reservas y atraer capitales privados

El encuentro en París con Emmanuel Macron es de la mayor relevancia para posponer el pago de u$s 2400 millones que deben girarse en 20 días, y conseguir un programa de facilidades con el Fondo.

Alberto Fernández llegó a una apagada París. El aeropuerto Charles De Gaulle era poco más que una terminal de pasajeros en temporada baja, semidesierta por las restricciones de movilidad que se viven en la región metropolitana (Île-de-France) por el aumento de casos de coronavirus. En la periferia de la capital, sin embargo, la vida parecía transcurrir sin inmutar a la gente con la amenaza de multas por 135 euros.

Con la escueta delegación oficial de ocho miembros -pero una veintena de escoltas- el jefe de Estado llegó raudamente al hotel Príncipe de Gales, en la capital francesa, y enseguida fue a su habitación a preparar la cuarta jornada del viaje, crucial para acercarse a los tres objetivos definidos para esta gira. Otros cuadros de su equipo aprovecharon para caminar antes de la caída del sol.

Fernández y el ministro de Economía, Martin Guzmán, repasaron la agenda de temas a llevar al Palacio del Elíseo en el mediodía de este miércoles para convencer al presidente Emmanuel Macron de avalar una pausa al reloj de arena que gotea y acerca a la Argentina al 31 de mayo, deadline fijado por el Club de París para desembolsar u$s 2400 millones.

Aunque el Gobierno podría pedir un plazo de hasta 60 días para definir el repago de ese monto, Guzmán quiere zanjar el tema y evitar una pauperización de los títulos y bonos argentinos frente al riesgo de default. Por eso, Macron es vital para torcer las voluntades del club de prestamistas que funciona en la vereda de enfrente al ministerio de Finanzas.

El presidente y el ministro de Economía también pretenden que Francia muestra un apoyo explícito, como lo hicieron España y Portugal, a la negociación que la Argentina encara ante el Fondo Monetario Internacional (FMI) para conseguir un acuerdo de facilidades extendidas con el que pagar el crédito pedido en la gestión de Macri.

En el lobby del hotel, el presidente anticipó que pensaba discutir con Macron "los problemas que aquejan a la Argentina y a América latina", y sostuvo que el "acuerdo puente" con el Club de París "está avanzando" gracias a que el ministro Guzmán "viene haciendo un buen trabajo".

Alberto se reunió con Pedro Sánchez: apoyo en la negociación con el FMI, anuncio de inversiones y visita en junio

Toma y daca: pedidos empresarios

La delegación sabe que el Elíseo no cederá si no es en el formato de toma y daca. Antes de acudir a la sede del gobierno francés, Fernández y Guzmán se encontrarán con un reducido grupo de empresarios que pedirán mejores condiciones y desregulación del cepo que les impide girar utilidades y pagar patentes comerciales.

Entre la comitiva de millonarios, CEOs de corporaciones con intereses consolidados en la Argentina, se cuentan Arnaud Breuillac, presidente de Exploración y Producción de Total; Laurent Dassault, del Grupo Dassault; Eric Scotto, de Akuo Energy; Christel Bories, de Eramet; David Corchia, de Total Eren; Raphael Latz, CEO de Louis Dreyfus; Jean-Louis Girodolle, director general de Lazard, y Facundo Etchebehere, director de Asuntos Públicos de Danone.

La agenda ambiental, que es crucial para Francia, pondrá en una zona gris otra discusión relevante en el plano bilateral: el estado del tratado comercial entre el Mercosur y la Unión Europea (UE), virtualmente frenado por la resistencia de ecologistas y productores agropecuarios. Fernández sobreactuará su defensa del cambio climático y reasegurará compromiso con la agenda de París en varios foros multilaterales.

Tags relacionados

Compartí tus comentarios