La Plata: crónica de un triunfo sorpresivo en el distrito clave

Juntos logró una ventaja sobre el Frente de Todos en la provincia de Buenos Aires que no preveían ni los más optimistas. De las dificultades por la foto de unidad al festejo.

De menor a mayor fue la jornada electoral para Juntos en la provincia de Buenos Aires. Durante el día hubo poca confianza en los sondeos previos, celos vinculados al ego y hasta cierto pesimismo antes de la llegada de los números oficiales. Sin embargo, todo terminaría en festejo alrededor de la medianoche.

Las negociaciones en la semana por las sedes habían sido eternas. Después de una interna que había comenzado con chispazos, Facundo Manes y Diego Santilli acordaron una foto de unidad el domingo a la noche. Sería en Gonnet, cerca de la capital provincial.

En el salón de fiestas La Enramada, sobre la avenida Crucero General Belgrano, la unidad avanzaba sin contratiempos. Minutos después de las 18 hablaron los jefes de campaña: Néstor Grindetti del PRO y Manuel Terradez de la UCR.

Una hora después lo hicieron los presidentes de los partidos de la provincia de Buenos Aires: Jorge Macri del PRO, Maximiliano Abad de la UCR, Andrés Di Leo de la Coalición Cívica y Joaquín De la Torre del Peronismo Republicano. En ambos momentos rescataron la participación en medio de la pandemia y minimizaron los problemas de la jornada, como las demoras en las escuelas.

Para las 20.30 estaba planeada la ansiada foto de unidad entre Manes y Santilli. Sin embargo, no fue todo tan soñado. En vez de salir juntos, primero lo hizo Santilli, que dio el primer mensaje no optimista de la noche. Después de haber rescatado la campaña realizada, sostuvo que "todavía falta. Pase lo que pase con el resultado vamos a estar juntos". Sirvió como una forma de anticiparse a lo que podría pasar después de las 21.

La estética de Juntos de la pantalla de fondo desapareció por un instante y se proyectó el "#Darelpaso" sobre fondo rojo, propio de Facundo Manes. Allí, también en solitario, salió el precandidato, que nuevamente buscó dar un mensaje inspirador para la Argentina en medio de la pandemia. Lo más concreto a lo que hizo referencia fue que "hoy más de un millón de pasos se dieron para no renunciar a la Argentina". Es decir, estimó que su lista logró esa cantidad de adhesiones, que podían estimarse en más de un 10% del total.

Luego Manes se retiró y unos pocos minutos después estuvieron para la tan ansiada foto de unidad. Además de Manes y Santilli estuvieron Danya Tavela, Emilio Monzó, Margarita Stolbizer y Joaquín De la Torre, de un lado; y del otro, Graciela Ocaña, Jorge Macri, Maricel Etchecoin y Néstor Grindetti.

Luego de esa foto, objetivo de esa sede, todo se desactivó rápidamente. Manes y su equipo se dirigieron al Hotel Grand Brizo, en la ciudad de La Plata. Santilli, por su parte, se quedó en Gonnet, en un lujoso salón de fiestas llamado Vonharv.

La mayoría de los dirigentes llegó pasadas las 21 horas y todavía no había números oficiales. Nadie imaginaba lo que pasaría alrededor de las 21.40, cuando la página empezó a mostrar resultados. Los que firmaban perder por poco ante el Frente de Todos observaban atónitos una ventaja que rondaba los 5 puntos con más del 40% escrutado. Ni los más optimistas lo previeron.

Poco a poco, las caras comenzaron a cambiar en el búnker santillista. Desde su entorno celebraron también la decisión de haber escindido la sede de la porteña. Un espacio 100% bonaerense en la capital provincial. La Plata se convirtió en un lugar clave: allí Santilli había abierto y cerrado la campaña.

"Los bonaerenses dieron su veredicto", sentenció Santilli. El ex vicejefe de gobierno porteño evitó además criticar al gobierno nacional y aseguró que los votantes lo hicieron "con esperanza, mirando al futuro".

También evitó referirse a 2023, aunque ese año ya está en la agenda de muchos. Sí se mostró esperanzado de cara a noviembre, cuando se defina efectivamente la composición del Congreso.

También buscó dejar de lado viejas disputas en la interna con Manes. Resaltó la ansiada foto de unidad y aseguró que desde mañana harán campaña de forma coordinada.

Pasadas las 12.30, después de la conferencia de prensa, solo quedó desmantelar el salón Vonharv. Había sido testigo del festejo, pero los protagonistas sabían que el 13 de septiembre empezaba una nueva historia que finalizará el 14 de noviembre.

Tags relacionados

Compartí tus comentarios