Campaña

Randazzo apunta a un interbloque pequeño pero cargado de pesos pesados

Falta para las elecciones, pero si el exministro de Transporte llega a ser electo diputado, ya se imagina formando parte de la bancada que más dolores de cabeza le trajo al Frente de Todos.

De ser electo, Florencio Randazzo apunta a consolidar un interbloque pequeño pero cargado de pesos pesado en Diputados. Si bien falta para las elecciones de medio término, el precandidato por la provincia de Buenos Aires ya se prepara para desembarcar en el Congreso y sumarse al Interbloque Federal. Se trata de la bancada en la que conviven lavagnistas, socialistas y peronistas, entre ellos, los cuatro cordobeses que responden al gobernador Juan Schiaretti y que desde que Alberto Fernández asumió como Presidente se convirtió en el principal escollo para que iniciativas como la Reforma Judicial o la Ley de Superpoderes sean ley.

Con las elecciones de medio término, el interbloque que supo liderar hasta hace unos días el ahora oficialista Eduardo Bucca sufrirá una "lavada de cara". Es que a buena parte de sus integrantes, entre ellos a tres de los cuatro cordobeses, se les vence su mandato este año. Y en algunos casos, las chances de renovar -como la del santafesino Luis Contigiani- son "prácticamente nulas".

Ante este panorama, podrían arribar a la Cámara baja algunas figuras con peso propio -además de Randazzo- que irían derecho al espacio que hoy preside el lavagnista Alejandro "Topo" Rodríguez. Por caso, se sumarían a las filas del Interbloque Federal nada menos que la hija del exgobernador de Córdoba José Manuel de la Sota, Natalia.

En el caso de Santa Fe, una figura con peso propio que desde el entorno de Randazzo dan por descontado que llegará al Congreso es la socialista y ex intendenta de Rosario Mónica Fein.

Sobre todo con el ojo puesto en el ámbito empresarial, Randazzo también puso fichas en Carolina Castro, dirigente de la UIA y empresaria pyme, que también tuvo su paso por la gestión pública. Fue subsecretaria de la Pequeña y Mediana Empresa en el Ministerio de Producción durante la primera parte del gobierno de Cambiemos.

Así, estas figuras se sumarán a la bancada que también integran, entre otros, Graciela Camaño -quien tampoco necesita presentación- además del socialista Enrique Estévez, el cordobés que responde a Juan Schiaretti, Carlos Gutiérrez.

Desde el Interbloque Federal estiman que tras las elecciones de medio término, como mínimo, retendrán las 10 bancas y hasta se ilusionan con sumar alguna más.

Rol clave

Desde que Alberto Fernández asumió como presidente el Interbloque Federal es el principal obstáculo del Frente de Todos en la cámara que no cuenta con mayoría propia. Es que, a diferencia de otras bancadas que también solían presentarse como "opositoras" -pero que al final del día acompañaban al oficialismo con su voto-, este espacio mantuvo firme su rechazo a ciertas medidas.

¿Algunos ejemplos? Fue por la negativa de los Federales que el oficialismo desactivó el envío de un proyecto de ley para expropiar a Vicentín. Tampoco avanzó el proyecto que crea una comisión bicameral impulsada por el ultrakirchnerista Oscar Parrilli para investigar la relación crediticia entre esa firma y el Banco Nación durante el gobierno de Cambiemos, que tuvo luz verde en el Senado.

El oficialismo tampoco logró contar con el aval de esta bancada para avanzar la denominada Reforma Judicial o la iniciativa que busca reducir las mayorías necesarias en el Senado para el nombramiento del procurador General de la Nación

La Ley Semáforo, impulsada por el oficialismo tras los cruces judiciales con Horacio Rodríguez Larreta, ideada para gestionar la pandemia, tampoco recibió luz verde en la Cámara. Para buena parte del interbloque se trata de una iniciativa inconstitucional. 



Tags relacionados

Compartí tus comentarios