ANÁLISIS

Todo se acelera en la Argentina: no sólo el dólar

Irving Fischer fue uno de los más influyentes economistas norteamericanos en el siglo pasado con aportes muy significativos, entre ellos el de la Teoría Cuantitativa del Dinero, con la relación entre la oferta monetaria y el nivel general de los precios. Ya en 1556, Martín de Azpilicueta había detectado esa asociación con el aumento de los precios surgido tras la mayor oferta de oro y plata proveniente de América. Hasta incluyó en su análisis a la velocidad de circulación del dinero. El aumento de las transacciones también derivaba en inflación.

La velocidad de la crisis en la Argentina se aceleró desde principios de junio, cuando el mercado le envío una clara señal al entonces ministro Martín Guzmán: no hay más crédito en pesos. Desde entonces, las agujas del reloj comenzaron a girar más rápido. Las decisiones del discípulo de Joseph Stiglitz no hicieron más que generar el mismo efecto que pisar el acelerador. "Vamos a respetar el pago de la deuda en pesos a cualquier precio" fue el mensaje. Es como decir que una hiperinflación es preferible a un default.

Nuevos límites a los Cedear: anticipan que el alivio en el precio del dólar CCL será parcial

Crece la deuda en pesos: los intereses de Leliq y pases ya superan $ 1 billón

Tras la huida de Guzmán del Palacio de Hacienda, nada cambió. Silvina Batakis cumple hoy tres semanas al frente del ministerio y el dólar blue acumula desde entonces un incremento de 41%. Sólo prometió respetar el acuerdo con el FMI y abogar por el equilibrio fiscal. Pero al mismo tiempo mostró su adoración por José Ber Gelbard, un precursor del "rodrigazo" el 4 de junio de 1975 que llevó la inflación del 24% en 1974 al 182% en ese año. En un mercado que se mueve por las expectativas, fue otro pisotón sobre el acelerador.

Batakis está al tanto de que tiene que anunciar un ajuste fiscal. Lo que quizás ignora es que debe tan profundo como creíble para que se reduzca la velocidad de colisión. Y no estamos hablando de la supuesta colisión entre el derecho a viajar y la generación de puestos de trabajo. Al mismo tiempo la ministra tiene que disfrazar ese ajuste para que se mantenga unida la coalición gobernante. Para el kirchnerismo es un sacrilegio. Antes, la cicuta.

Presionado y sin plan, el Gobierno apuesta a pasar la gorra en Washington

Un elemento aún no tenido en cuenta es la actitud del Fondo Monetario en el actual contexto. Muchos dan por sentado que el FMI liberará otro desembolso en septiembre por el teórico cumplimiento de las metas acordadas al 30 de junio. ¿Y si ello no ocurre? Ya hay cierta lentitud, a los ojos del gobierno, en las aprobaciones de los desembolsos de otros organismos como el Banco Interamericano de Desarrollo. El FMI no sólo aprueba desembolsos en función del cumplimiento de las metas del pasado sino en función también de que a futuro no haya señales de que no se las va a cumplir. Aprobar desembolsos con brecha cambiaria del 160% es imposible. Hasta en los contactos de esta semana de Batakis con el staff del organismo seguramente le sugerirán una devaluación o "fabregazo" además del tradicional reordenamiento de las cuentas públicas.

El contexto político es otro pisotón sobre el acelerador. Cada fin de semana, es un oasis porque deja de preocupar por 48 horas la cotización del dólar blue. Pero al mismo tiempo se suceden versiones, presiones y comentarios sobre la entrada en escena de Sergio Massa a la Jefatura de Gabinete con un equipo económico para enfrentar la crisis. Lo mismo sobre adelantamiento de las elecciones presidenciales a marzo que sería impulsada por los gobernadores, manteniendo las legislativas en octubre (para que Cristina Kirchner en teoría renueve su banca y sus fueros). Todo desmentido en el gobierno por ahora. Cuando Alberto Fernández señala "no me van a torcer el brazo" lo hace en referencia al mercado y a sus aliados en el Frente de Todos.

El Frente de Todos acusó a la oposición de querer desestabilizar al Gobierno y ya hubo respuesta

Tampoco el fin de semana deparó anuncios sobre medidas económicas. Miguel Pesce descarta y resiste el otorgamiento de un mejor tipo de cambio para el agro. Los productores tienen en su poder casi 28 millones de toneladas en silobolsas, lo que equivale a u$s 14.000 millones. Pero las expectativas mandan una vez más. ¿Para qué vender soja o lo que es lo mismo, dólares atesorados hoy por los argentinos si el precio está acelerándose? Un problema adicional del mercado hoy: hay bancos que rechazan grandes colocaciones de pesos a plazo. Sólo pueden cruzar esos pesos con el BCRA y no quieren aumentar exposición.

La oposición aplica el "laissez faire". No quieren involucrarse en negociación y que le lleguen las esquirlas. Mauricio Macri se quedará una semana en el Sur, en Cumelén, con la familia.

Juliana Di Tullio le pegó al campo tras la suba del dólar blue y aseguró que "Cristina banca a Batakis"

Manuel Solanet (h), un estudioso de la hiperinflación de 1989, en un reciente en un artículo se refirió a la velocidad de circulación del dinero y en 1987 el M1 rotaba cada 11 días. En septiembre de 1988 lo hacía cada 6 días y cada 3,5 días en la híper del '89. En marzo pasado, según Solanet (h), estaba en 13,2 días.

Irving Fischer marcó el camino. Milton Friedman reformuló su teoría en los '60s. La Argentina trae nuevamente sus teorías a la realidad. La inflación hoy en el país ya se debe a la emisión pasada y a la esperada. La velocidad de circulación hace lo suyo también. El freno, bien lejos.

Tags relacionados
Noticias del día

Compartí tus comentarios

Formá parte de El Cronista Member y sumate al debate en nuestros comentarios