ZOOM EDITORIAL

Ómicron: la explosión de contagios y el temor a otro parate en la economía argentina

Mientras el poder político se sumerge en intensas negociaciones para avanzar hacia un acuerdo con el Fondo Monetario Internacional que permita orientar el rumbo del país en los próximos años, una creciente ola de contagios de Covid-19 con la variante Ómicron, cuyo efecto aún es inconmensurable, avanza rápidamente desde el horizonte, amenazando la trayectoria de la economía en el corto plazo.

La explosión de casos de coronavirus por la circulación comunitaria de Ómicron encendió la luz de alerta sobre una población que tiene frescos en la memoria los oscuros días de 2020, en los que el parate derivó en un derrumbe, cierre de múltiples pymes, pérdidas de ingresos y puestos de trabajo.

Si los cálculos más pesimistas de los infectólogos se cumplen y la Argentina alcanza niveles de 400.000 contagios diarios, a los que se suman, a su vez, al menos un adulto como contacto estrecho por cada caso, llegará un punto durante el período semanal de aislamiento en el que habrá 5,6 millones de potenciales trabajadores parados.

Cómo afecta ómicron a la economía

Claro que aunque no todos tengan empleo o padezcan síntomas que impidan desarrollar sus tareas a distancia, hay sectores que se verán más afectados por las ausencias ante la necesidad de trabajo presencial, tales como la construcción, comercio, entretenimiento, gastronomía, producción fabril y, fundamentalmente, la atención sanitaria, que ya de por sí está sufriendo la consecuencias del desborde de testeos.

Aerolíneas Argentinas y otras compañias cancelan vuelos por la situación sanitaria. Los empresarios expresan su preocupación y las pymes ya alertan que durante las últimas dos semanas aumentó 20% el ausentismo debido a la escalada de casos positivos de Covid, por lo que reclamaron un comité de crisis para evitar que la tercera ola de la pandemia en el país se transforme en un parate para la industria.

¿habrá otro parate de la economía?

Lo concreto es que el Gobierno no piensa hoy en aplicar nuevas restricciones que agraven un panorama ya delicado por el propio volumen de infectados. Fundamentalmente porque la vacunación amortigua los efectos en la salud de la cepa más contagiosa hasta el momento.

Su meta, como le explicó el ministro de Economía, Martín Guzmán, a los gobernadores; está puesta en demostrar que son viables las proyecciones de crecimiento, reducción del déficit fiscal, recuperación de reservas y achicamiento de la emisión monetaria en las que el FMI no cree demasiado.

Y para ello necesita que la economía no caiga en las redes de Ómicron, aunque la sociedad en edad de trabajar, que ya cuenta en un 86% con dos dosis aplicadas, opte por relajarse en vacaciones y arriesgar la posibilidad del contagio antes que ajustarse a los protocolos sanitarios.

Las pymes alertaron que en las últimas dos semanas aumentó 20% el ausentismo por la escalada de casos

Pero quienes creen que el resultado será, a lo sumo, pasar una semana en sus casas no tienen en cuenta al eslabón más débil de la cadena familiar: los contagios y, lamentablemente, las internaciones se multiplican por estos días en los menores de 18 años, que apenas están cubiertos en un 42% con la vacunación completa.

De la madurez de la sociedad para afrontar este momento dependerá, en parte, evitar que la nave argentina retome una trayectoria tormentosa y, en cambio, ponga proa a resolver los problemas que aún sacuden las aguas turbulentas de su economía.

Tags relacionados

Las más leídas de Columnistas

Noticias del día

Compartí tus comentarios

Formá parte de El Cronista Member y sumate al debate en nuestros comentarios