#CASHTAG

Los parecidos de Javier Milei con Elon Musk que sirven de guía a los inversores

"La diferencia entre un loco y un genio es el éxito", es una frase de cabecera del Presidente. La entrevista a Elon Musk que recomiendan a los inversores que visitan la Argentina para entender a Javier Milei

Los financistas que desfilan por la Argentina en estos días no sólo intentan sondear cómo está realmente el país de las eternas crisis cíclicas tras el cambio de gobierno, también tratan de entender cómo funciona la lógica del presidente Javier Milei.

Si bien cuando se reúnen con el equipo económico encuentran funcionarios como el ministro de Economía Luis Caputo, el presidente del Banco Central Santiago Bausili o el ascendente director del organismo Alejandro Lew, que hablan el idioma de Wall Street como si fuera su lengua natal, eso no les basta.

Los que mantuvieron reuniones también con representantes del oficialismo y la oposición en el Congreso y se enteraron del discurso de espaldas el día de la asunción o del retiro de la ley ómnibus tras arduas negociaciones o que el mandatario les dijo "ratas" a los legisladores, no logran hacerse un cuadro completo y -mucho menos- comprender hacia dónde va el hombre que además tuitea de manera frenética y habla del peligro del socialismo en el Foro de Davos.

En ese contexto, empezó a resultarles útil a quienes coordinan las delegaciones de bancos y fondos de inversión que van y vienen desde Nueva York y Londres apelar a un material muy interesante para explicar al líder de La Libertad Avanza con una comparación. "La cabeza de Milei funciona como la de Elon Musk", les dicen a los visitantes. Y comparten una entrevista pública que le hizo The New York Times al empresario hace dos meses.  

La referencia al hombre más rico del mundo, dueño de la plataforma "X" y de tantas otras empresas como la automotriz Tesla o la que lanza cohetes al espacio -SpaceX- no tiene que ver con que ambos han mostrado muy buena sintonía en las redes, han hablado por teléfono y hasta porque el propio Musk podría venir en cualquier momento a la Argentina. O al menos no tiene que ver sólo con eso.

La cuestión es que la charla revela increíbles parecidos entre las actitudes del empresario nacido en Sudáfrica en situaciones de conflicto y los comportamientos de nuestro jefe de Estado. 

El intercambio lo lleva adelante el editor Andrew Ross Sorkin y arranca por un posteo muy polémico que había lanzado Musk respondiendo a un usuario cualquiera de X que había dicho que los ataques del 7 de octubre de Hamas en Israel también eran responsabilidad de las políticas israelíes de las últimas décadas. "Esa es la pura verdad", había comentado debajo Musk, dando lugar a un sinnúmero de acusaciones de antisemita contra su persona.

Tras pedir disculpas, el multimillonario decidió viajar a reunirse con el premier Benjamin Netanyahu en lo que la prensa tituló -y él desmintió- como un "tour de disculpas". Cuando volvió, exhibió en su pecho -lo muestra en la entrevista- un dije con la leyenda "Traigan a los rehenes a casa".

Algunos que han visto el recorrido de Milei de ser acusado de "nazi" por algunos personajes que rodearon su ascenso a transformarse en un ferviente seguidor del judaísmo que lloró en el muro de los lamentos y visitó un kibut que sufrió el ataque terrorista, pueden encontrar algunos puntos en común ya en este punto. Ni qué hablar en eso de hacer tuits sin medir las consecuencias.

Sin embargo, el principal paralelismo entre Musk y Milei podría tener que ver con otra cosa, se desprende del video. Como reacción al posteo acusado de antisemita, hubo empresas, con Disney a la cabeza, que comunicaron que dejarían de poner avisos en la plataforma.

"No anuncien. ¿Están tratando de silenciarme con los avisos? ¿Silenciarme con dinero? Váyanse a cagar. ¡Vá-yan-se-a-ca-gar!", dijo Musk levantando la voz ante el auditorio de empresarios y periodistas que lo escuchaba convocados por el reconocido diario.

"¿Está claro? Espero que sí", subrayó, desafiante y cerró levantando la mano: "Hola Bob". Bob Iger es el presidente de Disney.

El periodista le preguntó en ese punto cómo iba a hacer funcionar la empresa si el modelo de negocios requiere de publicidad y él increpa a los anunciantes para que se vayan y no avisen debido a sus posiciones políticas. Musk contestó:

- Un boicot de los anunciantes va a matar la empresa, sí. Pero todo el mundo sabrá que ellos lo hicieron, y nosotros lo vamos a documentar en detalle. El público será el juez.

Cualquier parecido con el planteo de Milei de que haber retirado el proyecto que supuestamente venía a transformar a la Argentina y no logró apoyo sirvió para delatar a "la casta que está en contra del cambio", de manera que ahora el público lo podrá juzgar y castigar en las próximas elecciones, es más que una coincidencia. Pareciera una misma manera de enfrentar la realidad.

También hay un punto en común en eso de agredir a aquellos de quienes se necesita algo. Milei acaba de llamar "nido de ratas" al Parlamento donde aspira a aprobar alguna parte de la fallida megaley, le dijo "traidor" a Ricardo López Murphy que comparte buena parte de su mirada ideológica y hay que ver cómo es el mensaje de apertura de sesiones de la semana que viene.

Ross Sorkin le pregunta también a Musk si su figura no debería inspirar más confianza y estar menos involucrada en polémicas públicas que se conocen todo el tiempo en los medios de comunicación, dado que finalmente él recibe fondos públicos para mandar cohetes al espacio y desarrolla autos que tienen que ser seguros para trasladar gente. ¿No debería inspirar certidumbre a los accionistas y clientes? Responde:

- ¿Vos querés satélites confiables? SpaceX pondrá el 80% de todos los que entrarán en órbita este año. China, el 12%. El resto del mundo, el 8%. Podes no confiar en mí, pero la plataforma de SpaceX genera confianza en ella misma. Me odies o no me odies, Tesla hace el mejor auto del mundo.

Algo así trató de transmitir Caputo con el primer mes donde tuvo superávit financiero, a lo bruto, pero superávit al fin. Algo como "no lo miren ni lo escuchen a él, vean las planillas". "La diferencia entre un loco y un genio es el éxito", es una frase de cabecera del Presidente, que hace juego también con ese planteo.

Al final de la entrevista, le preguntan a Musk sobre cómo funciona su cabeza todo el tiempo, sobre qué pasa ahí adentro.

"Es como una tormenta", responde.

- ¿Y es una tormenta feliz?

- No.

N.R: La entrevista a Elon Musk en The New York Times puede verse aquí.

Temas relacionados
Más noticias de Javier Milei
Noticias de tu interés

Compartí tus comentarios

¿Querés dejar tu opinión? Registrate para comentar este artículo.