Las razones del aumento del impuesto a la renta en EE.UU.: no te comas el amague

El gravamen de Biden a los más ricos para financiar sus planes para los más pobres suena bien a quienes imaginan un retorno al Estado del Bienestar. Pero hay que leer el texto completo del mensaje.

En la jerga del fútbol se diría "no te comas el amague". Resulta que el presidente de EEUU, Joe Biden, anunció la voluntad de financiar con subas de impuestos a las rentas del 1% más rico su plan de asistencia al "Plan Familias" por 1,8 billones de dólares.

Biden abundó en referencias al enriquecimiento de esa porción minoritaria de la población estadounidense, e incluso denunció la evasión en "paraísos fiscales en Suiza, Bermudas y las Islas Caimán", obviando, claro está, los instalados en territorio propio.

Cómo es la revolución fiscal de Biden que altera a Wall Street

Suena bien el mensaje a quienes imaginan un retorno al Estado del Bienestar, instalado entre 1930 y 1980. Esos tiempos de reforma eran posibles ante la amenaza de la bipolaridad construida a la salida de la segunda guerra mundial. Había que distribuir ingresos, con intervención estatal, para frenar la amenaza proveniente del Este de Europa.

La situación del presente es distinta y aun cuando el informe del presidente estadounidense al Congreso sobre el estado de la Nación, a 100 días de gobierno, se publicita como un retorno al reformismo, hay que leer el texto completo del mensaje. En el diagnóstico está la crisis y la amenaza que disputa el lugar de EE.UU. en el sistema mundial, por lo que el lema es "EE.UU. está de vuelta", a contramano del impuesto por Trump: "América primero".

El discurso de Biden constituye una alerta al mundo, especialmente a China y a sus aliados, Rusia, Irán o Corea del Norte, tanto como un mensaje a los aliados en occidente. Relata sus conversaciones con decenas de líderes del mundo, aliados y adversarios, al tiempo que contabiliza la duplicación del compromiso de vacunación en estos primeros días de gobierno y los planes de inmunización en el corto plazo. Trata de evidenciar el poderío de EEUU.

Billonarios del mundo incomodados por esa cosa de sociedad

Avisa Biden a quien quiera escuchar que están de regreso para liderar el rumbo del sistema mundial, lo que supone más inversiones económicas en infraestructura, pero también en armas y despliegue militar, incluso en el protagonismo de los grandes debates, caso del cambio climático.

Pero atención, esos objetivos estratégicos requieren del "consenso interno" y por ello el mensaje privilegia a la población afectada por "la crisis y la pandemia heredada" y una mano tendida para que la hegemonía legislativa entre demócratas y republicanos facilite la razón de Estado para la disputa global.

Tags relacionados

Compartí tus comentarios