La incertidumbre sobre la vacuna tiene un alto costo para la economía

No hay "gotitas milagrosas" para curarlo ni suficientes vacunas a disposición para combatir aún al coronavirus. El mundo, y en particular la Argentina, vive aferrado a una promesa que lo ayude a ponerse de pie, mientras la pandemia se propaga por su sistema y lo deja al borde del colapso. No solo sanitario sino también económico.

La economía, en definitiva, mostrará un proceso de recuperación más o menos sólido en 2021 siempre y cuando la vacunación le gane la carrera a un virus que muta y se torna más virulento. Así lo proyecta el propio Fondo Monetario Internacional, con el que la Argentina todavía debe negociar la pesada carga de la deuda para llegar hasta el final del mandato de Alberto Fernández, según prevé el propio organismo, apenas con la ilusión de recuperar lo perdido solo el año pasado.

 Proyección pbi (fmi) 2019   2020 2021 2022
Argentina   -2,1% -10,4%
4,5%
 2,7%

Pero mientras el Covid-19 corre libremente y deja tras de sí más de 2 millones de muertos, en el carril contiguo falta un competidor. Las vacunas, que los laboratorios se precipitaron en lanzar y los gobiernos anunciaron con celeridad para calmar angustias de la población, no aparecen en la pista. Ni las que tienen toda su información publicada, ni las que todavía no la difunden. Los contratos se firmaron, las vacunas se demoran y la tensión se hace cada vez más evidente.

Los pedidos de los países para conseguir las dosis se agolpan y los proveedores no alcanzan a cubrirlos en tiempo y forma. En Europa, la situación originó amenazas judiciales de los gobiernos contra Pfizer y Astrazeneca, e inclusive llevó a plantear un bloqueo de la Unión Europea sobre la exportación de vacunas hasta tanto se cumpla con las entregas comprometidas en el bloque. Y en la Argentina, el retraso de los envíos de la Sputnik-V solo alimenta las suspicacias.

Confirmado desde Rusia que las partidas que debían estar disponibles este mes en el país, ya no lo estarán ("Son demoras previsibles a las que el mundo deberá adaptarse", dijeron), y sin novedades de las otras tantas vacunas que se esperan lleguen en otoño, ya se proyecta que la población menor a 60 años que no padece enfermedades deberá esperar su turno hasta 2022. Salvo excepciones que exhiben el lamentable tironeo que se repite en el mundo entero y al que no quieren ceder ni los mejor preparados físicamente.

Como muestra basta un botón. El ex astro de la NBA Charles Barkley abrió un debate días atrás en un programa de televisión que comparte con otras ex figuras del básquetbol de EE.UU., al reclamar prioridad para la vacunación de jugadores y todos aquellos que hacen al show de ese deporte.

La escena se repite en diferentes lugares del planeta. Inclusive en la Argentina, donde algunos políticos son vacunados antes que el personal sanitario, ancianos, enfermos, docentes... Todos aquellos que están en riesgo y los que tienen que sostener a la sociedad para que el país no pierda la oportunidad de recuperarse cuando, realmente, aparezcan las vacunas que se necesitan y por ahora, nadie sabe cuándo llegarán.

Tags relacionados
Noticias del día
Finanzas y Mercados

En marzo subió el déficit primario, pero bajó el financiero

En marzo subió el déficit primario, pero bajó el financiero
El déficit primario tuvo un aumento interanual del 78,1% nominal y del 26,2% en términos reales. El financiero, que incluye el pago de servicios de la deuda, registró una suba del 32,2% a valores corrientes pero una baja del 6,3% si se descuenta la inflación. Son datos de la Oficina de Presupuesto del Congreso.

Compartí tus comentarios