Greenwashing: el arte de difusión de medias verdades sobre la Sostenibilidad

La palabra Greenwashing viene de la palabra Whitewashing, que es blanquear o "limpiar" algo para cubrirlo, típicamente con pintura a la cal, intrínsicamente económica. El engaño es una parte inherente de este blanqueo.

Como hablamos de Sostenibilidad, que incluye el cuidado de nuestro planeta, se introduce la palabra "'Green" o verde, pero, al mismo tiempo,mantiene el espíritu engañoso desde la base.

Muchas veces se hablan de compañías que hacen Greenwashing con publicidades, anunciando que son más amigables con el medio ambiente de lo que realmente son. Y hubo casos emblemáticos como el de una automotriz sancionada en Estados Unidos porque sus vehículos vendidos en este territorio emitían 40 veces por arriba del máximo permitido de óxido de nitrógeno.

Todos los días consumimos productos con etiquetas y mensajes como "Reducidos en azúcares o grasas saturadas", pero aún con altos contenidos de azúcar o grasa. Legislaciones como las de etiquetado en Chile, Colombia y la recientemente implementada en Argentina, mejoran la concientización del consumidor a la hora de comprar y consumir estos productos. Sería maravilloso que en las siguientes versiones de estas leyes introduzcan colores a las etiquetas, aduciendo colores indicativos como verde indicando lo saludable del producto o amarillo como medianamente saludable o rojo sugiriendo abstenerse a las tentaciones o adaptarse a las consecuencias...

Otra práctica habitual de Greenwashing está relacionado a los materiales reciclados en los envases. Decidir imprimir la etiqueta con "Fabricado con material reciclado", y descubrir que sólo tiene 3% o 5% del 100% que constituye un envase, es considerado Greenwashing. Distinto sería incluir un 30% de material reciclado e incluir esta misma etiqueta. Como lector, podrías preguntarte dónde está la línea entre la verdad y el engaño, pero creería que sabés claramente que información representa una exageración. En esto último estaremos de acuerdo. Hoy la mayoría de las marcas está en una carrera de mostrar que sus envases o productos son reciclables, y en muchos casos, reciclados.

También existen mensajes orientados a la biodegradación o dicho, irónicamente, la "biodegradación parcial". Que sea biodegradable un producto o empaque implica que puede descomponerse en elementos químicos "naturales" por la acción de agentes biológicos como el sol, el agua, las bacterias o los mismos animales. Con la palabra "naturales" estoy excluyendo los plásticos o derivados. Es muy común escuchar que ciertas bolsas son biodegradables cuando tienen un porcentaje de material plástico. Tan claro como el agua... si las bolsas tienen un componente de plástico NO son biodegradables, dado que no puede decirse que son un 70% biodegradables y un 30% que no lo son. O es como decir que una mujer está medianamente embarazada... Decir que la compañía tiene productos biodegradables es contribuir al Greenwashing con verdades a medias. Con el tiempo, tendremos más casos de 100% biodegradables, como casos actuales de bolsas hidrosolubles o compostables.

Por último, quisiera abordar los Reportes de Sostenibilidad que emiten anualmente grandes compañías. Estos Reportes incluyen todas las acciones que conciernen a la temática de cuidado del planeta, al diversidad, equidad e inclusión social. En la mayoría todos están alineados a estándares internacionales como GRI, SASB, IIRC que estructuran la información de una forma uniforme y comparable entre las organizaciones. No obstante, la claridad y la precisión de la información incluida en el Reporte no está alcanzada por estos estándares. No es lo mismo decir "Estamos midiendo la Huella de Carbono", que decir "Medimos e identificamos una Huella de Carbono de 1200 toneladas de CO2", o, finalmente, decir "Vamos a reducir nuestra Huella de Carbono un 10%, ejecutando estas acciones". Greenwashing también es difundir que estás trabajando en un tema pero no incluís en qué estás trabajando, ni cómo, ni cuándo lograrás impactar positivamente. Trabajar un 1% no es lo mismo que hacerlo en un 100%, y hacerlo en 3 años no es lo mismo a hacerlo en 30 años.

Estamos viviendo luego de la pandemia un renacer del cuidado de la naturaleza. Los consumidores son los más exigentes de historia de la era industrial. Las empresas se dieron cuenta que no tendrán empresas en el futuro si no cuidan el planeta cuando compran, producen y distribuyen en una economía lineal que está migrando a una circular, donde los residuos se transformen en nuevas materias primas. Finalmente, los gobiernos están legislando en consecuencia, leyes que castigan la generación de residuos "no circulares", o sea de residuos que se tiren, y no puedan transformarse en subproductos como juguetes, alfombras o nuevos envases.

Como organizaciones, imploro que seamos transparentes en lo que difundimos, explicando al consumidor que este proceso es evolutivo y gradual. Como consumidores, me gustaría que exijamos mensajes claros y relevantes para que podamos elegir y premiar a las organizaciones, con la compra, a quienes son líderes en la sostenibilidad. Por que al próximo mundo lo construimos todos o lo destruimos todos, con la verdad y no con Greenwashing

Tags relacionados

Noticias del día

Compartí tus comentarios

¿Querés dejar tu opinión? Registrate para comentar este artículo.