Esclerosis múltiple y su impacto en la calidad de vida

La esclerosis múltiple es una enfermedad neurológica que afecta al sistema nervioso central y se manifiesta mayormente entre los 18 y 35 años. Se trata de la primera causa de discapacidad no traumática más común en ese rango de edad que hasta ahora no tiene cura, pero sí existe medicación y diferentes tratamientos para controlarla y mejorar la calidad de vida.

Esta enfermedad afecta al sistema inmunológico que normalmente se encarga de defender las agresiones externas como infecciones. En este caso, no reconoce la mielina (un material graso que protege y rodea las células nerviosas) como propia y, en consecuencia, la lesiona. Esto afecta la forma en que los nervios conducen los impulsos eléctricos hacia y desde el cerebro produciendo la aparición de síntomas como: fatiga, debilidad muscular, alteraciones de la vista, sensación de hormigueo, picazón, pinchazos o entumecimiento, problemas de memoria y pensamiento, problemas de coordinación y equilibrio.

Muchos de estos síntomas son invisibles, lo cual genera diversas dificultades en el ámbito social y laboral a quienes conviven con este diagnóstico. Por ejemplo, es bastante llamativo que más de la mitad de los pacientes tienen trastornos cognitivos al momento del diagnóstico. Y también tiene un impacto en la tasa de empleo: el 46% de los pacientes de EM con discapacidad leve moderada se encuentran desempleados.

¿Es todo esto una problemática que solo afecta a los pacientes? Definitivamente no, también a sus círculos íntimos de cercanía (familia y amigos) y al personal de salud dedicado a estas tareas. En este punto también debemos hacer hincapié en los cuidadores: tenemos que, valga la redundancia, cuidar a los que cuidan. Porque si estos se sobrepasan de estrés, se perjudican todos.

En este contexto, un tratamiento integral adecuado permite obtener mejoras en los procesos de fatiga, en las facultades cognitivas (en el desempeño cognitivo general), en las habilidades motrices (por ejemplo, un aumento de casi un 20% en la velocidad al caminar) y en la función urinal/intestinal (donde los puntajes de autoevaluación de incontinencia se redujeron significativamente en la mayoría de los pacientes). Además, de posibilitar una mejor inserción laboral.

Sobre estos temas y otros trataremos en el próximo Congreso Argentino de Neurología bajo el lema "La neurología abierta al futuro" que se realizará del 15 al 18 de noviembre en Mar del Plata. El encuentro está organizado por la Sociedad Neurológica Argentina y tiene como eje a la educación neurológica. Invitamos a todos los interesados en la temática a participar del mismo.

Tags relacionados

Noticias del día

Compartí tus comentarios

¿Querés dejar tu opinión? Registrate para comentar este artículo.