Opinión

Día la Cerveza: bebida milenaria que acompaña el desarrollo socioeconómico del país

La cerveza acompaña momentos desde hace más de 8.000 años. Está registrado que ya existía en la antigua Mesopotamia, donde los sumerios consumían "kas", una bebida derivada del pan ancestral, producido con harina de cebada. Es fascinante el recorrido que hizo a lo largo de la historia: hoy es la bebida con alcohol más consumida del mundo con 168.500 millones de litros a nivel global. Se elabora con ingredientes naturales (malta de cebada, lúpulo, levadura y agua) y atraviesa 150 controles de calidad antes de llegar a las mesas de los hogares, los bares y los restaurantes. Siempre vigente, atravesó decenas de culturas, épocas, sabores y distintos métodos de elaboración.

Hoy la celebramos por muchas razones: es nuestra bebida por excelencia para compartir encuentros con amigos, familia y compañeros y formó parte de los históricos festejos por el Mundial 2022 que le dio por fin a Messi su merecida Copa, un verdadero hito como argentinos. Pero tenemos que celebrarla por muchos motivos más: por su rol como motor y corazón productivo que impulsa regiones y ciudades en todo el país.

Argentina es hoy es el gran proveedor de cebada y malta de América del Sur y este es uno de sus principales complejos exportadores: 1 de cada 4 cervezas que elabora la compañía en el mundo es con cebada de la Provincia de Buenos Aires. Además, la agroindustria cervecera es una economía federal que genera más de 7.000 empleos directos y 130 mil empleos indirectos en toda la cadena de valor, desde los campos hasta la botella. La industria comenzó localmente hace más de 130 años, cuando un Otto Bemberg encontró en Argentina una gran oportunidad para emprender y comenzó la historia de Cervecería y Maltería Quilmes, y dejó un legado que hoy, como líder de la compañía, busco honrar: buscar cada día nuevas y mejores maneras de hacer las cosas.

Porque el sector tiene todavía mucho potencial: en Argentina el consumo per cápita es de 45 litros, cuando el promedio en la región es de 60 litros, lo que demuestra que la categoría de cervezas tiene muchas oportunidades para seguir llegando a más personas y más ocasiones. Este proceso va a venir de la mano de innovaciones, nuevas marcas y propuestas, distintas variedades y empaques que estén centradas en necesidades de nuestros consumidores. Consumidores que a lo largo de los años han cambiado: muestran interés por el proceso de elaboración y los ingredientes que se usan; más curioso, abierto a nuevas experiencias, productos y sabores. Este cambio de paradigma va de la mano con una importante búsqueda en soluciones que complementen esta evolución con el cuidado de la salud, por lo que la cerveza sin alcohol, por ejemplo, comienza a ser una gran alternativa y está alineada a nuestra estrategia de consumo responsable que llevamos adelante hace más de 20 años, donde trabajamos junto a distintas organizaciones y referentes para impulsar hábitos positivos y cambios en los comportamientos para prevenir el consumo excesivo, el consumo en menores y el alcohol al volante.

Estoy convencido de que un consumo responsable de bebidas con alcohol hará que cada experiencia relacionada con nuestros productos sea positiva. Este es el deseo que tengo como líder de Cervecería y Maltería Quilmes, pero también como papá de Bautista, Trinidad, Benjamín y José.

Un día como hoy me invita a reflexionar acerca de mis más de 20 años en esta industria tan apasionante y dinámica, que nos permite ser un socio clave del desarrollo socioeconómico del país, poniendo siempre a las personas y al planeta en el centro para que puedan prosperar juntos. Para mí es verdaderamente un orgullo ser parte de una compañía que, más allá de los contextos, apuesta e invierte con una mirada de largo plazo en Argentina. Los resultados lo demuestran: hemos logrado exportar un 37% más de volumen que el año anterior, además de seguir vendiendo en forma sostenida a 15 países. Trabajamos con más de 1.000 productores de cebada, maíz y lúpulo de distintas zonas del territorio. Aproximadamente el 98% de lo que vendemos se produce acá: queremos continuar así, porque esto implica más producción federal, más empleo, sustitución de importaciones y desarrollo. Siempre de la mano de nuestra cerveza, heredera de aquella bebida milenaria, hoy compañera de tantos momentos inolvidables. ¡Feliz día! ¡Salud!

Temas relacionados
Noticias de tu interés

Compartí tus comentarios

¿Querés dejar tu opinión? Registrate para comentar este artículo.