Zoom Editorial

Acampes y piquetes en un país donde casi el 40% de la gente es pobre

Las reseñas periodísticas ayer indicaban que "movimientos sociales continuaban con el acampe en la Avenida 9 de Julio frente al Ministerio de Desarrollo Social de la Nación y también cortaron sorpresivamente la Autopista 25 de Mayo, por lo que transitar por el centro porteño se convirtió en una verdadera odisea. Fracasadas las negociaciones con las autoridades del Ministerio de Desarrollo Social por falta de respuestas a los reclamos, el Polo Obrero y otros movimientos sociales de izquierda se movilizaron a la cartera conducida por Juan Zabaleta y, al no ser recibidos, decidieron pasar la noche: su intención es permanecer hasta hoy viernes si se mantiene la postura del ministro".

Hay más. La agencia NA dijo que "debido a la magnitud de la concentración en la Avenida 9 de Julio, se generó un caos de tránsito en el centro porteño. En tanto, pasado el mediodía, una nutrida columna de manifestantes se trasladó hasta la zona de Constitución, en donde subieron a la Autopista 25 de Mayo y realizaron un piquete, para provocar aún más complicaciones en la circulación vehicular. La sorpresiva maniobra de las organizaciones piqueteras obligó a que varias unidades de Infantería de la Policía de la Ciudad se trasladaran hasta el lugar.

Tras la intervención de personal del Grupo de Apoyo Motorizado (GAM) de la Fuerza porteña, los manifestantes liberaron la Autopista 25 de Mayo y regresaron hasta las inmediaciones del Ministerio de Desarrollo Social".

El acampe y los planes son también parte de las discusiones diarias de la Argentina. Que los traen, que les pagan por día, quién paga la movilización, quién los baños químicos, etc.

Sin embargo, esas preguntas pueden quedar inválidas si detrás de semejante movilización no se escondiese la pobreza.

Ayer el Indec marcó que la pobreza alcanza al 37% de los argentinos, un porcentaje que representa que alrededor de 17 millones de personas no pueden completar una canasta básica. Y gran parte de esa pobreza es estructural y tener números digeribles socialmente va a llevar años de crecimiento.

La baja del índice de pobreza al 37,3% en el segundo semestre de 2021 "indica que el camino" tomado por el Gobierno para resolver la situación socioeconómica "es el indicado", aunque los números al respecto "siguen siendo altos", sostuvo la portavoz de la Presidencia, Gabriela Cerruti.

Es decir, el Gobierno reconoce la situación y también sabe que cada aumento inflacionario genera mayor pobreza. Es decir, a las preguntas de por qué el acampe y de por qué los piquetes, hay que contemplar en la respuesta que mientras la pobreza en la Argentina siga cerca del 40%, las posibilidades de terminar con los acampes será casi una ilusión.


Tags relacionados

Las más leídas de Columnistas

Noticias del día

Compartí tus comentarios

Formá parte de El Cronista Member y sumate al debate en nuestros comentarios