Jueves  25 de Julio de 2019

Se deben transformar las instituciones económicas

Se deben transformar las instituciones económicas
ALBERTO SCHUSTER
ALBERTO SCHUSTER Director de la Unidad de Competitividad de Abeceb
Ver más notas del autor

Faltan apenas unas semanas para iniciar el proceso por el cual definiremos el tipo de modelo que regirá el país en los próximos cuatro años. Afectará nuestro futuro en un plazo más largo, al estar inmersos en un escenario mundial que está cambiando rápidamente. La opción de la ciudadanía es la elección entre dos modelos: uno que pretende desarrollarse en libertad, u otro con un sistema dirigista y estado-céntrico.

El gran desafío será lograr una senda de crecimiento económico sostenible y, para lograrlo, habrá que efectuar diversas transformaciones en las instituciones político-económicas. Será una ardua tarea: a nuestro país le ha resultado difícil prosperar porque las aspiraciones y demandas sociales derivadas de su "cultura" están desalineadas con la posibilidad de esas instituciones de generar la suficiente riqueza para satisfacerlas. Y ello nos genera una gran frustración colectiva.

La cultura de un país es el principal factor para propender a su competitividad y, por lo tanto, a mayores niveles de prosperidad y explica el posicionamiento de sus ciudadanos frente a los desafíos que debe enfrentar.

Los países crean, en base a sus valores individuales, los "valores colectivos", explícitos o tácitos, que hacen funcionar a la sociedad. Son su cultura. Ese funcionamiento se materializa en el desempeño de sus instituciones político-económicas.

Si la cultura de un país le permite adaptarse a contextos cambiantes (conflictos, crisis económicas, cambios sociales y tecnológicos) permitiéndole alcanzar sus objetivos (en general las sociedades buscan un alto ingreso per cápita con la mayor equidad), el país será exitoso.

Sociológicamente, la cultura de un país es relativamente estable; los cambios en ella se dan "evolutivamente". Si un país no logra un desempeño satisfactorio debería reformar sus instituciones político-económicas para alinearlos con su cultura. Las reformas no resultarán si no son compatibles con la cultura predominante. La "predominancia" refleja el hecho de que siempre, en cada sociedad, conviven diferentes visiones.

El modelo cultural se conforma mediante la conjunción de los siguientes atributos de funcionamiento de cada sociedad. Así podrán ser: jerárquicas o planas; focalizada en el individuo o comunitarias; de alta o baja competencia individual; con alta o baja propensión al riesgo; orientadas al corto o largo plazo; de baja o alta percepción de corrupción.

Estas categorizaciones se basan en los estudios sociológicos realizados por Geert Hofstede, Gert Jan Hofstede y Michael Minkov y el GLOBE Project liderado por Robert House, ránkings y publicaciones relacionadas.

La cultura de los países competitivos se caracteriza por ser predominantemente plana, focalizada en el individuo, de alta propensión al riesgo, orientada al largo plazo y con baja percepción de corrupción. Tienen indistintamente alta o baja propensión a la competencia individual. Estos países muestran desempeños muy superiores respecto de los de Argentina. Por ejemplo, su ingreso per cápita promedio en alcanza a los u$s 45.000, mientras que el nuestro llega a 12.000.

En las sociedades de tipo jerárquico los miembros menos poderosos de la sociedad aceptan que el poder se distribuya de manera desigual. En las sociedades comunitarias el idealizado interés de la comunidad prevalece sobre el interés del individuo (se violan los derechos de propiedad y no se respetan los contratos). Las de baja competencia individual no la privilegian y se preocupan más por el cuidado de la gente, la familia, las relaciones y la calidad de vida. Las de baja propensión al riesgo se refugian más en la protección del estado que en los desafíos del competir. La orientación al corto plazo idealiza que los esfuerzos deben producir resultados rápidos.

Argentina constituye una sociedad con preminencia de lo jerárquico, focalizada en lo comunitario, de baja competencia individual, baja propensión al riesgo, orientada al corto plazo y con alta percepción de corrupción. Al ser una sociedad con cultura comunitaria y de baja competencia individual propende a que el bienestar y la inclusión sean el "ideal" y que los intereses colectivos de igualdad prevalezcan sobre el interés individual. En estos aspectos somos bastante parecidos a algunos de los países competitivos, como ser los escandinavos; pero con mucho menor creación de riqueza. La pobreza y la indigencia de hoy nos avergüenzan.

Los malos desempeños de nuestras instituciones político-económicas han hecho que, como resultado de nuestra cultura hayamos conformado un estado de carácter protector. Así, éste pasó progresivamente a tener un rol dominante sobre el sistema económico, habiéndonos transformado en una sociedad "estatista". Nuestra tendencia a la existencia de "líderes" protectores cimentó la importancia del estado (la frecuente apelación al estado presente…). Éste, a su vez, no se caracterizó por su eficacia y eficiencia y en consecuencia no ha podido cumplir con su buscado rol de "solucionador", más bien terminó siendo uno de nuestros problemas. Los sindicatos, acorde con una de las características de las sociedades jerárquicas, tendieron a ser controlados por el gobierno y cuando no lo estuvieron su base ideológica los tornó un instrumento político resistente a los cambios. A su vez los empresarios, al calor del estado protector, mostraron desapego a competir y abrirse al mundo.

El mal funcionamiento de las instituciones político-económicas llevó a que nuestra característica cortoplacista demandara respuestas rápidas a las carencias. Ello ha llevado a frecuentes exacerbaciones del consumo, a un alto gasto público fuertemente orientado a lo social, y al despilfarro de los recursos naturales; el resultado: más carencias.

La creación de riqueza, acorde con las demandas de nuestra cultura requiere un muy buen funcionamiento de las instituciones (estado, empresas, sindicatos), el logro de consensos socio-políticos y la concientización de que si la ciudadanía es demandante, conceptual y económicamente, de derechos, pero es de baja oferta respecto de sus obligaciones (la evasión impositiva y la alta informalidad), ello lleva al desfinanciamiento del gasto público y a una desmesurada presión impositiva sobre las empresas, lo cual conspira contra la creación de riqueza.

Por ello, transformarnos demandará reformas, las cuales deberían ser llevadas a cabo por medio de un sistema político con consensos razonables, prudente, consciente de nuestras características culturales, pero fuertemente decidido a cambiar el desempeño de las instituciones económicas.

MONEDAS Compra Venta
DÓLAR B. NACIÓN0,000058,000063,0000
DÓLAR BLUE0,375965,750066,7500
DÓLAR CDO C/LIQ1,2030-74,2176
EURO0,376266,296266,6081
REAL0,026114,515014,5798
BITCOIN0,77357.235,35007.244,0200
TASAS Varia. Ultimo
BADLAR PRIV. Pr. ARS-1,312042,3125
C.MONEY PRIV 1RA 1D-0,909154,5000
C.MONEY PRIV 1RA 7D-0,892955,5000
LIBOR0,05311,0546
PLAZO FIJO0,000044,5000
PRESTAMO 1RA $ 30D-0,662861,4500
TNA 7 DIAS-0,302846,0900
BONOS Varia. Último Cierre Día Anterior
BODEN 20150,00001.424,501.424,50
BOGAR 20180,00009,829,82
BONAR X0,00001.585,501.585,50
CUPÓN PBI EN DÓLARES (LEY NY)0,0000165,00165,00
CUPÓN PBI EN PESOS0,00001,951,95
DISC USD NY3,787087,7084,50
GLOBAL 20170,00001.676,001.676,00
BOLSAS Varia. Puntos
MERVAL3,563035.504,6300
BOVESPA0,1900112.199,7400
DOW JONES0,010028.132,0500
S&P 500 INDEX0,00733.168,5700
NASDAQ0,20008.717,3180
FTSE 1001,10007.273,4700
NIKKEI-0,580021.803,9500
COMMODITIES Varia. Último Cierre Día Anterior
SOJA CHICAGO0,9463333,1736330,0504
TRIGO CHICAGO0,0000198,1405198,1405
MAIZ CHICAGO-0,2044144,1871144,4824
SOJA ROSARIO0,0000248,0000248,0000
PETROLEO BRENT1,121564,920064,2000
PETROLEO WTI1,047759,800059,1800
ORO0,62731.475,90001.466,7000