Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Ganadores y perdedores del conflicto

Ganadores y perdedores del conflicto

Luego del primer paro general que sufre el gobierno de Cambiemos, a 16 meses del comienzo de su gestión, vemos que lejos de avanzar en esquemas que permitan convertir los conflictos propios de las tensiones políticas y económicas que supone el ejercicio de gobierno, en oportunidades para encontrar soluciones, solo se profundizan las distancias.

Analizar los motivos económicos que dan sustento a la medida es un ejercicio que carece de sentido ya que podríamos encontrarlos a montones, como también podríamos haberlos encontrado mucho antes del primer paro general que le hicieron a Cristina Fernández que fue recién en el mes 60 de su gestión.

El paro es político. Siempre lo es. Ya que un paro general normalmente se asienta en consignas que no se pueden resolver en una mesa de negociación, excepto que tenga uno o varios reclamos concretos que crucen a todas las ramas de la actividad económica en función de alguna medida que afecte en forma directa los salarios como por ejemplo modificaciones en el régimen impositivo.

Luce evidente que un aumento salarial o una mejora en las condiciones de trabajo son posible de negociar mientras que ‘el modelo económico’ o que ‘cesen los despidos’ no se puede resolver desde el ámbito que ofrece la discusión pertinente al derecho laboral. Es decir, el paro es político. Sí, siempre lo ha sido y siempre lo será.
Lo antedicho de ningún modo le quita legitimidad a la medida mas bien se la otorga, ya que las centrales obreras son órganos políticos no sociedades de fomento ni ONG’s. Tal vez el error sea evitar plantear de forma clara los cuestionamientos.

De hecho, en mas de una voz de las que apoyan la medida, se perciben lugares comunes y descripciones con poco volumen político antes que una caracterización concreta sobre los motivos de la huelga. Todo lo cual le resta brillo aún para los que están de acuerdo, ya que termina siendo mas bien ‘para la tribuna’ antes que la consecuencia de un análisis que se pueda convertir en línea política clara de cara a la sociedad.

El gobierno por su parte advierte esto, y profundiza el conflicto. Se nutre de él. Lo necesita y está muy lejos de regresar a la vocación del acuerdo. Lo que manda es el poroteo y la vocación electoral. En el medio, la sociedad que participa activamente en la exaltación de la pelea, convalida la profundización de una grieta que se suponía que habían venido a cerrar.

Es curioso cómo la idea de unir a los argentinos nos encuentra cada vez más separados. Siempre tendremos a mano el argumento contundente que refiere a la necesidad de buscar en la actitud del otro el combustible para el fuego que arde cada vez con mas fuerza. Nada bueno surgirá de allí.

Tampoco se trata de ser naif, ni creer que la política es algo distinto de la gestión de conflictos. La cuestión central es hacia dónde acuden los liderazgos. Parece difícil imaginar la construcción de la paz europea de la posguerra, o la salida del apartheid en Sudáfrica, sobre la base de la profundización del odio.

La responsabilidad mas importante aquí la tiene el Estado, y quien lo administra. Esto de ninguna manera supone que nos tengan que caer simpáticos los piquetes, ni necesariamente nos tenga que parecer justo el método de la protesta. El desafío es que no nos gobierne la indignación. Ni de unos ni de otros.

En términos concretos el avance de acuerdos sectoriales, suponen lo que se puede advertir si nos animamos a espiar tras la cortina de las imágenes y los prejuicios. Por arriba se pelean y por abajo en las diferentes actividades se ponen de acuerdo.

Los números dicen que el consumo esta mal y no toma ni un poco de temperatura, pero el ajuste que le endilgan a Macri no existe. No hay crisis de empleo, ni recortes que se puedan vincular a un ajuste económico tradicional. El único elemento de envergadura en la composición del gasto es la reducción de los subsidios económicos, pero no los sociales.

La pérdida del poder de compra de los salarios que responde los efectos de la inflación ha comenzado a revertirse, pero es tan marginal que solo se ve en el consumo de bienes durables de algunos sectores de la sociedad. Es decir, se venden mas autos y menos televisores, se venden mas casas y menos leche. Ofrecer soluciones, termina siendo funcional a la dinámica de la pelea que le sirve sólo a los extremos que han logrado fagocitar la ancha avenida del medio, construyendo un muro ficcional que se retroalimenta de odio.

El verdadero desafío de la hora, es el de recrear la cultura del encuentro. Poder construir ámbitos donde el debate trascienda la pantalla y las redes sociales, y tenga como objetivo la búsqueda de resultados para la gente antes que beneficios para los dirigentes. Eso supone que antes de pensar cual es el plano que nos muestre el camino a construir, debemos tener el papel y lápiz para poder trazarlo. Aun no hemos conseguido siquiera eso.

Si no hacemos algo a tiempo, vamos a recrear antagonismos que nunca trajeron soluciones y que usualmente terminaron por distribuir las ganancias entre los mismos actores, mientras el pueblo mira con la ñata contra el vidrio como cambia la escenografía de una obra que ha terminado siempre del mismo modo.

Más notas de tu interés

Comentarios14
Hernán García
Hernán García 10/04/2017 09:55:51

En la reconciliación de Sudáfrica no había grupos políticos pidiendo que siguiera el apartheid.

Adriel_Khaplan Khaplan
Adriel_Khaplan Khaplan 08/04/2017 01:38:04

Que si pero que no, quiza , tal vez, o mejor dicho. Tombolini, mejor dedicate a modelar calzones porque para esto no servis.....

Emilio Gaviria
Emilio Gaviria 08/04/2017 10:40:02

Los que marchan pidiendo trabajo y el gobierno, que tiene que asegurar el orden, tienen razón. En medio de ellos los ideólogos maquinando maniobras por el poder, el dinero y los negocios.

Miguel Francisco Bengolea
Miguel Francisco Bengolea 08/04/2017 09:15:38

Los kaistas y peronchos lo unico que quieren es apoderarse de las ganancias del campo sin comprar ninguno.

Ernesto Romano
Ernesto Romano 07/04/2017 01:30:07

Totalmente de acuerdo en que la grieta existe, pero de ninguna manera es el Gobierno el que esta obligado a cerrarla. Los que metieron la pata con este estupido paro fueron los de la CGT, oxigenados por los Piqueteros y los Kirneristas.

Adriel_Khaplan Khaplan
Adriel_Khaplan Khaplan 08/04/2017 01:39:16

Con que nada te conformas.....

Rubén Ardosain
Rubén Ardosain 07/04/2017 11:59:41

El problema es que no hay con quien hablar. Los PeroKas solo quieren el poder, no están dispuestos a nada que los aleje o les postergue ese deseo. Con el agravante que no tienen capi di tutti capi, ni aglutinante alguno. ¨rubenardosain.wordpress.com¨

Ricardo Nandin
Ricardo Nandin 07/04/2017 09:39:01

Simplemente excelente !

07/04/2017 08:44:44

me quedé en el primer párrafo...pésima la redacción.

Roque Hauser
Roque Hauser 07/04/2017 08:43:54

Es totalmente tibio pensar que sin cumplir las leyes y su aplicación eficiente por parte de la justicia ausente tendremos un futuro para hijos y nietos

Raúl Alberto
Raúl Alberto 07/04/2017 08:34:37

muy buen articulo

Ver todos los comentarios