Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
U$D
/
MERVAL

El Sello: una medida de la capacidad de progresar

SERGIO DRUCAROFF Subsecretario de Gestión Productiva de la Secretaría de Industria

0
El Sello: una medida de la capacidad de progresar

Una nueva edición del Sello de Buen Diseño (SBD) la séptima nos convoca a reflexionar sobre pasado con mirada hacia el futuro. Argentina consolidó en las dos últimas décadas un núcleo de profesionales y académicos en el ámbito del Diseño Industrial, Gráfico, Textil y Audiovisual con la creación y el desarrollo de carreras universitarias y de postgrado en todo el país.

Estas capacidades nacionales aún tienen un enorme potencial de transformación en el sector productivo, que progresivamente fue valorando e incorporando al diseño como un factor clave de competitividad, pero que aún no alcanza a todas nuestras Pymes industriales.

El sello, como se lo conoce en los pasillos del Ministerio y por sus referentes más íntimos, es una de las herramientas más importantes para reducir la brecha entre potencial y realidad. Pone en valor los esfuerzos de cientos de empresas por concebir nuevos diseños, y son ellas, las Pymes, quienes le muestran a muchas otras Pymes que se puede, que vale la pena, que capacidad y talento sobran, y hace falta combinarlo con trabajo en equipo, esfuerzo cotidiano, inversión, vocación por crecer y por entender cada día mejor lo que nuestra sociedad necesita para vivir mejor.

Estamos llevando al Plan Nacional de Diseño a una etapa de grandes desafíos. Queremos amplificar su impacto, dentro de la industria y en cada vez más industrias, que se hable de diseño en las escuelas, en las fábricas, en el espacio público y en los hogares, también que reconozcan a un producto argentino por su diseño en el exterior. No es posible hacer esto solos desde un Ministerio. Por eso convocamos a muchos referentes del diseño en universidades, centros tecnológicos, cámaras empresariales, agencias de desarrollo, asociaciones profesionales y otras instituciones de apoyo nacionales y locales para que nos ayuden a llevar el mensaje hacia todos estos ámbitos. Construimos una red que potencia lo que el Estado puede hacer para mejorar la competitividad industrial en materia de diseño.

Quienes transitan el camino de incorporar al Diseño en sus empresas como disciplina, como proceso, como factor de diferenciación rápidamente perciben que es una de la inversiones más rentables, duraderas y distintivas de una compañía. Pero ese camino está velado por la incertidumbre que toda innovación conlleva. No se puede ver desde afuera, hay que construirlo y transitarlo, lo que implica animarse a lo nuevo y desconocido. Por eso el Plan asiste a las empresas con proyectos de diseño para que ese camino sea de descubrimiento y desarrollo de capacidades y una vez aprendido, sea parte del ADN de nuestras Pymes.

Vaya entonces este reconocimiento una vez más a quienes innovan y transforman para mejorar, a nuestros industriales dedicados a resolver mejor viejos problemas o solucionar los más novedosos. Porque diseño no es otra cosa que una faceta más del progreso.

Más notas de tu interés

Comentarios0
No hay comentarios. Se el primero en comentar