Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
U$D
/
MERVAL

Alergia a Ganancias

Gracias a los cambios en el impuesto a las Ganancias más de un millón y medio de personas de clase alta y media-alta dejarán de pagar el año próximo $ 49.598 millones, según la estimación del Gobierno. Es un monto equivalente al presupuesto que le asignaron al Ministerio de Salud para todo 2017. Ese beneficio se agrega a los $ 50.000 millones que implicó la modificación del impuesto establecida a comienzos del actual gobierno, y que explica por qué la recaudación de ese impuesto acumulada hasta noviembre aumentó apenas un 13,7% en relación a igual período del 2015, siendo que la inflación fue el triple. En resumen, individuos que pertenecen a los dos deciles de ingresos más altos se ahorrarán en dos años $ 100.000 millones.

Los números son contundentes. Las reformas impulsadas por el gobierno y consensuadas con la CGT agudizan la regresividad del sistema tributario argentino, que en medida considerable es consecuencia de la escasa recaudación del impuesto a las Ganancias a las personas y a las empresas.

Lo que ha sucedido aquí va a contramano de lo que recomiendan los economistas de la Cepal Juan Pablo Jiménez y Andrea Podestá en un artículo que acaban de publicar en el sitio Alquimias Económicas: "La alta concentración de la riqueza y del ingreso en nuestros países, que hacen de América Latina la región más desigual del planeta, requiere de un tratamiento cuidadoso del sistema tributario y de las reformas a implementar, donde se promueva un aprovechamiento integral de su acción redistributiva. En este esquema, debe fortalecerse el impuesto a la renta personal, potenciando efectos recaudatorios y distributivos, promoviendo un tributo general y de base amplia que considere todas las rentas del contribuyente".

Se hizo todo lo contrario. El impuesto a la renta personal se debilita. Los cambios consolidan la alta concentración de riqueza e ingresos. Las reformas no fueron tratadas con cuidado sino a las apuradas. La base de contribuyentes sigue siendo muy pequeña, y hay más exenciones y deducciones que antes.

El paper de Jiménez y Podestá se titula ‘Una Alergia Latinoamericana: La Tributación sobre la Renta Personal’, en referencia a la caracterización sobre la estructura impositiva de la región que hizo hace ya varios años el italiano Vito Tanzi, un muy reconocido experto en materia fiscal que trabajó algún tiempo en el FMI. Los autores atribuyen el pobre desempeño del impuesto a tres motivos: 1) las alícuotas marginales máximas han sido recortadas; 2) la base imponible es estrecha como consecuencia de las exenciones, deducciones y de que los mínimos no imponibles dejan afuera a una gran cantidad de contribuyentes; y 3) al alto grado de evasión.

Respecto a la primera causa, recuerdan que a mediados de los años 80 la tasa marginal máxima en la Argentina era 45%, el nivel al que lo llevaba el borrador del proyecto que elaboró Alfonso Prat-Gay y que fue modificado en Casa Rosada, manteniendo la alícuota máxima en el 35%. Treinta años atrás la alícuota máxima promedio en América Latina era 50,9%; la de Chile 57% y la de Brasil 60%.

Si bien es indiscutible que las escalas estaban desactualizadas, el nivel de ingreso a partir del que se venía pagando la tasa marginal máxima del 35% no era mucho más bajo que el vigente en los países desarrollados. Jiménez y Podestá muestran que mientras en esos países la alícuota máxima comienza a aplicarse a partir de ingresos equivalentes a 3 o 4 veces el PBI per cápita, en la Argentina era a partir de 2,4 veces el PBI per cápita.

El proyecto original del oficialismo elevaba ese piso de 2,4 a 4,1 para un trabajador casado con dos hijos. El proyecto de la oposición que tuvo media sanción en Diputados era en varios sentidos mucho más generoso aún con los que más ganan: subía ese umbral a 6,7 veces.

En cuanto al mínimo no imponible, el artículo apunta que "en los países de Europa Occidental el gravamen se tributa, en promedio, a partir de un tercio del PBI per cápita y en los Estados Unidos desde un nivel de 0,2 veces ese indicador. El nuevo ‘impuesto a los Ingresos’ de la Argentina establece un piso de $ 30.000 de salario mensual neto para una persona casada con dos hijos, que equivale a dos veces el PBI per cápita mensual de u$s 1000. O sea que el umbral a partir del cual aplica el gravamen es proporcionalmente mucho más alto que en países desarrollados. Lo que implica que afecta a menos gente. Jiménez y Podestá comprenden "la necesidad de dejar afuera del gravamen a un nivel de ingreso que considere valores de subsistencia familiar". Pero los $ 30.000 de piso más que duplican el costo de una canasta básica de consumo.

El artículo también se detiene en otras inequidades que caracterizan al impuesto en la región. Por ejemplo, la que se genera por el hecho de que el salario está gravado pero hay rentas de capital que están exentas, como es el caso en la Argentina de la distribución de utilidades, que quedó desgravada en la ley que habilitó el blanqueo y el pago de deuda a los jubilados. Otra inequidad señalada es entre trabajadores en relación de dependencia del sector formal y trabajadores independientes de medianos y altos ingresos que eluden y evaden.

¿Cuánto pagan de Ganancias los psicólogos mejor remunerados que atienden a clientes ABC1, por ejemplo?
De todas maneras, la principal causa de la regresividad del sistema tributario argentino es la obscena e insignificante recaudación de impuestos al patrimonio, tanto a nivel nacional como en provincias y municipios.

En ese sentido, la insólita reducción de Bienes Personales, hasta casi su desaparición, que también se voto junto al blanqueo y a la reparación a los jubilados, fue un botón de muestra de que no sólo Ganancias provoca alergia.

Más notas de tu interés

Comentarios8
Carla Fergusonn
Carla Fergusonn 25/12/2016 06:24:27

Andá a hacer beneficencia con tu sueldo, Zolotogwiazda. Yo estoy cansada de que todos los meses me roben el 35 por ciento del fruto de mi trabajo. Y después de lo que se votó el Estado me seguirán confiscando el 35 por ciento, quedate tranquilo.

Server E-mail
Server E-mail 25/12/2016 10:45:20

Todos los tecnócratas aparecen muy enfocados en como recaudar a costa de del trabajó de otros, pero no revisan la otra variable de la fórmula, que es en que malgastan lo recaudado, así nunca habrá plata que les alcancé

Sergio Ayala
Sergio Ayala 24/12/2016 01:29:42

Trabajando 12 hs por día junto 27000 que debieran ser 34 sino me sacasen 6 de Gan. Si el año que viene no me las descuentan te aseguro que las gasto acá, pagando 21 de iva y no me las llevo a ningun paraíso fiscal.

Andres Ra
Andres Ra 24/12/2016 10:28:49

Siempre que se convoque por egoísmo a nivel de población, se volverá al año 1 de nuestro calendario. Feliz navidad

Jorge Colombo
Jorge Colombo 23/12/2016 02:26:26

este tipo sigue escribiendo aca da asco....es un resentido de lo peor...

Eduardo Cardenal
Eduardo Cardenal 23/12/2016 01:44:56

1) El ministerio de salud de la nación no tiene casi hospitales a cargo.

David Coloma
David Coloma 23/12/2016 04:05:29

Y los monotributistas y autónomos perjudicados. -_-