JOYA PORTEÑA

Una histórica casona de Villa Devoto está en riesgo: era de Francisco Beiró y los vecinos la quieren salvar

La casona que construyó Francisco Beiró en Villa Devoto está en peligro. Podría ser demolida para que ahí se construya un edificio. Los vecinos la quieren salvar y hacer un museo.

La casona donde vivió el histórico dirigente radical Francisco Beiró, en el barrio porteño de Villa Devoto, está a punto de perder la protección patrimonial que la mantiene en pie y podría ser demolida para dar paso a una moderna construcción.

El estado de abandono de la casa, que data de inicios del siglo XX, puso en alerta a los vecinos del barrio, que piden la expropiación del predio a sus dueños, una empresa inmobiliaria, para que allí se instale un museo.

Damián Betular revoluciona Villa Devoto: abre una pastelería y debuta como emprendedor

Devoto lanza una ruta del vino, un nuevo polo gastronómico en Buenos Aires

La propiedad, situada en José Cantilo 4500, perteneció al político radical Francisco Beiró, quien acompañó a Hipólito Yrigoyen en la fórmula presidencial en las elecciones de 1928, aunque no llegó a asumir porque murió poco antes. 

A Beiró se le atribuye la popularización de las boinas blancas como símbolo del radicalismo, cuando convocó a concurrir a un acto con ese distintivo para ser fácilmente reconocidos.

La historia de la casa

Beiró habitó la vivienda hasta su fallecimiento y, posteriormente, sirvió como residencia de sus familiares hasta hace poco más de una década, en 2009, cuando dos de sus nietas, muy jóvenes, vendieron la casona a una inmobiliaria muy conocida en la zona que proyectó, por entonces, demoler la construcción y levantar una torre, en un barrio con alto valor inmobiliario.

Los mejores lugares para comer en Devoto, el próximo polo gastronómico de Buenos Aires

Cerró Monte Olivia, la tradicional heladería de Villa Devoto

Pero la apuesta quedó trunca. Y desde ese momento, la casona está abandonada y en ruinas por la falta de mantenimiento. La situación se agrava cada vez que llueve en Buenos Aires porque las hojas de los árboles que rodean la edificación obstruyen los desagües de las canaletas del techo, lo que genera una importante acumulación de agua que ejerce presión sobre el resto de la estructura.

Los magníficos vitrales están casi destruidos

El deterioro puede verse tanto en el interior como en el exterior de la casa: 

  • las rejas de ingreso (que exhiben las letras iniciales FB) tienen óxido
  • los vidrios de la puerta están destrozados
  • las paredes y techos están al borde del colapso
  • la carpintería, los mármoles y granitos de los revestimientos originales se perdieron
  • los vitrales están destrozados

Frente a este triste panorama, vecinos de Villa Devoto impulsan un proyecto para que el predio sea expropiado y la casa se transforme en un museo dedicado a la historia del barrio.

La casona es de una inmobiliaria, que la dejó en total abandono

La intención es evitar la pérdida de una joya arquitectónica que construyó el propio Beiró, padre de Villa Devoto, a inicios del siglo XX y que, por entonces, ocupaba un cuarto de manzana ya que incluía un sector de caballerizas y otro para la cría de animales de granja.

De casa a museo

La iniciativa está estancada en la Legislatura, donde debe tener el acompañamiento de más de 40 de los 60 diputados que conforman el recinto. Los vecinos están preocupados ante la posibilidad de que caiga la vigencia de una ley que contempla la protección patrimonial que el inmueble tiene por su valor histórico, lo que impide su demolición.

Marta Liotto, vecina de Villa Devoto involucrada en la causa, sostiene que "la casa no se puede tirar abajo porque tiene protección histórica. Pero si los techos se caen por la presión del agua, entonces esa protección se pierde. Por eso queremos que se apruebe la expropiación cuanto antes: la propiedad está muy mal, pasan los años y no encontramos una solución para esta casona por el que pasó una gran parte de la democracia argentina".

Visitar un museo de noche en CABA: cuáles abren y tienen visitas gratis

La Confitería del Molino ya luce su cartel restaurado: cuándo abre al público

Edgardo Tosi, presidente la Junta De Estudios Históricos de Villa Devoto, asegura que en el barrio "se está permitiendo destruir sectores que estaban protegidos por ley".

La movida para salvar a la antigua vivienda también llegó a las redes sociales, donde las cuentas buenosairesperdida y casa.beiro denunciaron el abandono y plantearon la posibilidad de que sea un acto adrede "para que se deteriore y el gobierno de la Ciudad de Buenos Aires autorice su demolición", lo que allanaría el plan original de construir allí una de las tantas torres de lujo que están cambiando la fisonomía de Devoto, un barrio residencial por excelencia.

"Hay un abandono total y es un lugar emblemático", lamentan desde la cuenta buenosairesperdida, donde se subieron imágenes que dan cuenta del estado derruido del inmueble. Desde casa.beiró, en tanto, se calificó la situación actual de "mala, porque se está perdiendo el patrimonio". 

Quién fue Francisco Beiró 

Francisco Beiró nació en Rosario del Tala, Entre Ríos, en 1876. Ingresó a la Facultad de Derecho de la Universidad de Buenos Aires, donde se doctoró en 1901. Fue intendente interino de la Capital, ministro del Interior y tuvo un rol clave para el progreso de Villa Devoto ya que impulsó el empedrado de sus calles y la colocación del alumbrado público.

Tags relacionados

Noticias del día

Compartí tus comentarios

Formá parte de El Cronista Member y sumate al debate en nuestros comentarios