Automotor

Eran los autos del pueblo en la antigua Alemania Oriental y ahora son objeto de colección: cuánto cuesta un Trabant

Eran incómodos y poco accesibles para los pobladores. Hoy son un ícono de la guerra fría y una atracción para muchos restauradores.

Fueron los sucesores en la Alemania comunista del Volkswagen o "auto del pueblo". Dicen que fue uno de los vehículos más incómodos que se hayan construido y, sin embargo, hoy son artículos de culto.

La enorme colección de autos antiguos de un excéntrico abuelo que se remató en un pueblo de Buenos Aires

Son los Trabant, popularmente llamados "Trabi". Se fabricaron sólo tres modelos en 36 años y llegaron a las calles alrededor de 3.100.000 unidades. Hoy quedan en circulación alrededor de 38.000 en Alemania, con un indeterminado número de ejemplares en todo el mundo.

Pero lo interesante es que hasta hace unos pocos años, había menos de 33.000 en circulación. Sucede que hay un furor por restaurarlos.

En el mercado de coleccionistas y amantes del mundo "tuerca" hoy ya se venden en valores que superan los u$s 2000 con algunas joyas que alcanzan los u$s 13000.

Una historia en guerra fría

La fábrica de autos Zwickau, de Sajonia, que producía el Auto Unión, había quedado del lado oriental, y fue tomada por el gobierno comunista. Sin, embargo, la producción de acero estaba del otro lado del muro. Así que se enfocaron en producir un modelo extremadamente económico con una carrocería en base a un material que raro para la industria automotriz de la época: la resina. Así se realizó el primer coche con carrocería sintética en 1957: el Trabant P-70. El nombre, que en alemán significa satélite, era un homenaje a la reciente incursión rusa por el espacio con el Sputnik.

Recién en 1964 se lanzó el segundo modelo, el 601. Y aunque la demanda era constante, nunca se aceleró la producción por la escasez de insumos. Cuentan que las listas de espera eran interminables y había que esperar varios años antes de acceder a uno.

Autos clásicos: un mercado que espera volver a crecer

Valían alrededor de 10.000 marcos, mucho menos de lo que costaban en el Oeste, aunque no es menos cierto que los salarios del este eran también mucho más bajos, con promedios que rondaban los 750 marcos.

El fin de la guerra fría encontró a la fábrica aún produciendo estos autos. Pero dos años después, con la reunificación de las Alemanias, se decretó el fin. El acceso a autos mucho más modernos y cómodos hizo que miles de estos autos fueran abandonados por sus dueños.

Un ícono

Una de las imágenes emblemáticas del fin de la guerra fría es el dibujo de un auto atravesando y destruyendo el muro de Berlín. Se trata de un Trabi.

En los 90, incluso, la banda de música U2 utilizó uno de ellos para promocionar su gira. En 2011, a 20 años de los conciertos, incluso sorteó uno pintado con graffitis entre sus seguidores.

Hoy existen clubes de amantes del Trabant en todo el mundo, incluso en Estados Unidos, donde llegan cotidianamente autopartes desde Alemania.

Uno de los propietarios en la Argentina es el empresario periodístico Jorge Fontevecchia, quién al comprar 20 metros del muro de Berlín, recibió como regalo del gobierno alemán un Trabant 600.

Tags relacionados

Noticias del día

Compartí tus comentarios

Formá parte de El Cronista Member y sumate al debate en nuestros comentarios