Video viral

El Lobo de Wall Street: la increíble escena que improvisó Di Caprio de la que nadie se dio cuenta se hizo viral

La película financiera por excelencia, que cuenta la historia del inversionista Jordan Belfort, tiene un par de escenas improvisadas que recientemente salieron a la luz. Cuáles son y por qué son tan graciosas.

"El Lobo de Wall Street" es una de las películas sobre el mercado financiero más importantes de los últimos años, con el protagonista Leonardo Di Caprio, que interpretó a Jordan Belford, y el director Martin Scorsese cumpliendo roles fundamentales para el éxito conseguido. Y fue la libertad que este último le otorgó a sus actores -fomentando la improvisación por sobre todo- lo que provocó el surgimiento de una de las escenas más icónicas del filme.

Se trata de la "escena de los latidos", que se popularizó rápidamente tras el estreno y tiene como protagonistas al propio Di Caprio y a Matthew McConaughey, que en la película cumple el rol de Mark Hanna -mentor del actor principal y jefe en su primer trabajo en el mercado financiero-.

Fue este el que decidió incorporar improvisación al comenzar a golpear su pecho en plena filmación y cambiar así completamente el tono de la película.

La idea de McConaughey era realizar una rutina que suele realizar antes de empezar a filmar cualquier cosa, pero en medio de la escena, por lo que agarró desprevenido a Di Caprio. La cara de confusión del actor es uno de los factores clave que le dieron el tono necesario a toda la secuencia. "Esa improvisación terminó cambiando el tono de la película", afirmó el protagonista en una entrevista posterior al estreno.

BASADO EN UNA HISTORIA REAL

Es importante recordar que la película está basada en el libro que lleva el mismo nombre y que cuenta la historia de Belfort cómo corredor en la Bolsa de Nueva York, sus experiencias en pequeños mercados, su crecimiento en el mundo de las inversiones financieras y su eventual final tras declararse culpable de manipulación de mercados y lavado de dinero entre otros delitos relacionados al las altas finanzas.

En el libro original, que fue traducido a 18 idiomas y vendido en más de 40 países, Belfort explica sobre la fundación de Strattom Oakmont, una firma de inversiones que funcionaba mediante la venta de "acciones basura" y la estafa a sus inversionistas, su paso por la inversora LF Rothschild, de la cual fue despedido rápidamente, y su estrepitosa caída.

La película está basada en la vida del ex corredor de bolsa Jordan Belfot.

MÁS IMPROVISACIONES DE LEONARDO DI CAPRIO

Pero esta última escena no es la única en el film que fue improvisada, ya que Scorsese se encargó de que los actores decidieron cómo actuar gran parte de la película por su propia cuenta.

Entre los ejemplos están el momento en el que Di Caprio abre la puerta de un auto de lujo con su pierna -algo que le generó una lesión por lo que solo pudo ser grabado una vez- o cuando Margot Robbie, que interpreta a Naomi Lapaglia (pareja de Belford), decidió aparecer completamente desnuda para seducir al protagonista -a pesar de que el director aseguró que esto no era necesario-.

Fue esta actriz de reparto la que tuvo una de las situaciones más tensas debido a la libertad dada por Scorsese, ya que en una escena en la que se pelean con Belford parece haber golpeado muy fuerte al protagonista, al punto de temer que sería demandada por daños. Finalmente esto no ocurrió.

Margot Robbie fue una de  las principales revelaciones de la película, improvisando en varias escenas.

Pero la verdadera improvisación se dio durante las escenas de declaraciones, donde Scorsese decidió no dar un guión fijo y en su lugar dejó que los actores respondieron a las preguntas según lo que ellos quisieran, dando cómo única instrucción que "no dijeran nada que tuviese importancia para entender la trama".

Tags relacionados

Compartí tus comentarios