Mercado del arte: la escultura se abre camino y ya significa el 16% de las ventas

Aunque la pintura es la favorita de los compradores en el mundo y representa un 65% de las ventas, la escultura va ganando espacio y las obras de sus artistas más famosos se venden en decenas de millones

La pintura es la favorita de los compradores en el mundo y representa un 65% de las ventas. La escultura en general carece de color y habitualmente la gente supone que es más difícil de ubicar que una pintura. No estamos de acuerdo para nada, es mucho más sencillo colocar una escultura que una pintura, si además el material en que está realizada la misma es bronce, mármol o piedra. También puede colocarse en el exterior, opción que no es válida para la pintura.

En el siglo XXI, los precios de las esculturas de arte moderno se han valorizado un 1500%, es decir que han multiplicado su valor 15 veces.

Los autores mas cotizados son Alberto Giacometti, con sus lánguidas figuras que han alcanzado los u$s 140 millones y hace unas semanas 90 millones. Amedeo Modigliani, con sus rostros típicos realizados en piedra ha superado los 50 millones. Edgar Degas, con su famosa bailarina de 14 años con tutú de tela incluido, ha rozado los 20 millones. Los inigualables móviles de Alexander Calder, uno de ellos recientemente trepo a 18 milones y generalmente son comprados por asiáticos. También las fabulosas y delicadas obras del rumano Brâncusi.

Pero también son importantes los precios de los artistas contemporáneos que realizan obras tridimensionales, el más conocido y demandado es Jeff Koons. Sus obras son la tarea de un equipo de especialistas y normalmente éstas son creadas luego de unos diez años de experimentación. Una de las más bellas es el perro que se encuentra en la entrada del museo Guggenheim en Bilbao. Una estructura de 15 toneladas de peso y con miles de flores que la cubren. Cuando en 1985 se le ocurrió hacer "levitar" unas pelotas de básquet en el agua, su asesor fue el Premio Nobel de Física Richard Feynman.

En su taller normalmente hay un centenar de ayudantes y toda su producción no son más de 200 obras que generalmente tienen 5 variantes de color. Realizó también una obra que aparenta ser plastilina e incluso le puso el nombre de una de ellas "Play Doh", la misma tardó 20 años en ser finalizada, mide 3x4 metros, y son 27 partes realizadas en aluminio pulido que se ensamblan sin ningún pegamento, respetó los colores originales de la plastilina y hay 5 variantes de la misma realizadas. Públicamente se ha vendido sólo una en 22,8 millones de dólares, en una subasta de Christie's, precio similar tuvo un "Corazón".

Una serie de Tulipanes que compró Steve Wynn para su hotel en Las Vegas costó 33,7 millones y hay otra versión en la Terraza del Museo Guggenheim de Bilbao. Sorpresa fue el precio, en 2013, de su "Balloon Dog", a la manera de los globos que doblan los magos, que llegó a los 58,4 millones, y la "locura" fue el año pasado cuando uno de sus "Conejos" se vendió en 91 millones de dólares. El artista cuida hasta los mínimos detalles y ha soportado varios juicios por no entregar en tiempo sus obras y también tiene lista de espera para adquirir las mismas.

Damien Hirst es famoso por sus animales colocados dentro de una pileta de formol, algunos son tiburones, y otros animales seccionados. Por sus obras se han pagado hasta 17 millones de dólares e incluso cuando alguno de los animales se ha desintegrado, se los han cambiado como si fuera un "seguro".

Otro favorito es el italiano Maurizio Cattelan que con un Hitler pequeño logró 17 millones de dólares y como si esto fuera poco, dicen que vendió tres bananas pegadas con cinta en 300 mil dólares.

Quien ha popularizado la escultura es Takashi Murakami, en Japón tiene un taller con más de 100 operarios y hacen obras únicas, series limitadas, películas animadas, portadas de discos y hasta carteras para las grandes firmas.

En Argentina históricamente la venta de esculturas representaba sólo un 3% del volumen de ventas. Actualmente está en un 11% aproximadamente, y son los más cotizados Pablo Curatella Manes, Juan Carlos Distéfano, Lucio Fontana, Enio Iommi y Líbero Badíi. Los precios son sensiblemente más bajos que las pinturas y creemos que superarán en los próximos años a muchas de las pinturas que hoy se venden en altos valores.

Feliz 2021 para todos y un gran año creativo y de ventas para nuestros artistas argentinos.

Tags relacionados

Compartí tus comentarios