Alimentación

No es tan importante lo que comés antes de entrenar: según una nutricionista, esto es lo que debés tener en cuenta para tener buenos resultados

¿En qué momento del día se logra el verdadero impacto en el rendimiento físico? Conocé qué dicen los especialistas.

En esta noticia

Para muchos deportistas, los alimentos que ingieren justo antes de entrenar pueden parecer clave para alcanzar sus metas, ya sea perder peso o mejorar su rendimiento. Sin embargo, una experta nutricionista asegura que hay que tener en cuenta otras cosas para obtener buenos resultados.  

Para ella, en el enfoque del pre-entrenamiento es más importante mantener la saciedad y los niveles de energía que hacer malabares con la dieta

Chau pan rallado: las 11 alternativas saludables y sin gluten para preparar milanesas y otros alimentos empanados

¿Por qué a veces olvidamos lo que estamos por hacer? Un neurólogo explica cómo funciona el cerebro y qué es lo que pasa cuando no recordamos cosas de nuestra vida diaria

¿Qué tenés que tener en cuenta antes de entrenar para lograr resultados?

"Lo que se consume antes de entrenar no hace grandes milagros. Esta comida o merienda es, de hecho, solo para mantenerte lo suficientemente bien como para hacer ejercicio", explica Julia Engel, nutricionista deportiva y presentadora del podcast "En busca del rendimiento", en diálogo con BBC Brasil

Engel enfatiza que el verdadero impacto en el rendimiento (levantando pesas, corriendo u otro tipo de actividad) se logra a través de la alimentación post-entrenamiento, la comida que ingeriste después de tu última sesión de ejercicio.

"El pre-entrenamiento comienza después del post-entrenamiento anterior", asegura. (Foto: Freepik)

La experta señala que "el pre-entrenamiento comienza después del post-entrenamiento anterior", ya que es en este momento cuando el cuerpo reabastece el glucógeno, la reserva de glucosa que es esencial para cualquier actividad física.

La glucosa y el glucógeno son carbohidratos esenciales para quienes necesitan energía para hacer ejercicio, señala el artículo escrito por Giulia Granchi.

"Para que se produzca este almacenamiento, se debe consumir una comida específicamente diseñada para después del entrenamiento dentro de las cuatro horas posteriores al ejercicio", asegura Engel.

La experta recomienda una mezcla de fructosa y glucosa: "Esta mezcla permite una absorción más rápida, utilizando diferentes transportadores. Algunos ejemplos son: cereal de maíz (rico en glucosa) y papa, que contienen mucho almidón (glucosa) y pasas (que contienen glucosa y fructosa)". 

¿Qué comer en el pre-entrenamiento?

El pre-entrenamiento "inmediato" debe ser consumido entre 3 horas y 15 minutos antes de comenzar la actividad física, dependiendo de diversos factores individuales, como la cantidad de comida y las necesidades específicas de cada persona. Su objetivo principal es prevenir la sensación de hambre y mantener niveles estables de glucosa en sangre.

La glucosa proveniente de los alimentos es transportada por la sangre hacia las células musculares, donde se convierte en ATP (adenosín trifosfato), la principal fuente de energía del cuerpo.

Los carbohidratos son esenciales para obtener energía. (Foto: Freepik)

Jamile Tahim, otra nutricionista consultada, subraya la importancia de la composición de la última comida antes del ejercicio. Sugiere que esta contenga cantidades bajas de fibras y grasas, una cantidad adecuada de proteínas, y que se centre principalmente en los carbohidratos.

Vitamina B12: para qué sirve, cuál es la dosis diaria que debés sumar a tu cuerpo y en qué alimentos la podés encontrar

Un descubrimiento científico reveló cuál es la forma de aumentar la masa muscular de tu cuerpo

Tahim explica que las grasas, las fibras y las proteínas pueden ralentizar el vaciamiento gástrico, lo que a su vez afecta el rendimiento deportivo. Por ello, priorizar fuentes de carbohidratos es esencial, ya que estos se digieren más rápidamente y son la principal fuente de energía del cuerpo.

Entrenamientos matutinos

  • Yogur natural con fruta y un chorrito de miel
  • Ensalada de frutas con granola
  • Jugo de naranja con remolacha y jengibre
  • Jugo de uva
  • Banana

Entrenamientos por la tarde

  • Sándwich de queso descremado, huevo, pollo o atún
  • Banana asada con rodaja de queso descremado y canela 
  • Batido de frutas
  • Açaí
  • Leche condensada

Entrenamientos nocturnos

  • Tortilla de avena y pollo o ternera
  • Batido de frutas
  • Batata o papa con pollo
  • Yuca con huevo

Antes de realizar o modificar un plan alimenticio, se recomienda consultar con un especialista.


Temas relacionados
Más noticias de entrenamiento

Las más leídas de Clase

Destacadas

Noticias de tu interés

Compartí tus comentarios

¿Querés dejar tu opinión? Registrate para comentar este artículo.