MIÉRCOLES 25/11/2020
Tato Giovannoni es el mejor bartender del mundo 2020: el argentino es dueño de Florería Atlántico

Un argentino es el mejor bartender del mundo: hace un Negroni con agua de mar ahumada

Tato Giovannoni es dueño del bar Florería Atlántico, en Buenos Aires. Fue elegido mejor bartender del mundo. Esta es su primera distinción personal, ya que su bar Florería Atlántico recibe premios desde su apertura en 2013

El argentino Renato 'Tato' Giovannoni, dueño del bar porteño Florería Atlántico, fue elegido como el mejor bartender del mundo. La distintición 'Altos Bartenders' Bartender Award 2020'  fue otorgada por otros bartenders representantes de los 50 Best Bars, la institución de referencia en el mundo de la coctelería que elige a los mejores bares a nivel mundial.

>

 

 

"La mente maestra detrás de Florería Atlántico en Buenos Aires, que rinde homenaje a la diversa historia inmigrante de Argentina, se lleva el premio más votado por pares del sector de la coctelería. Tato es uno de los bartenders más respetados del mundo y un verdadero embajador del oficio, por lo que ha sido nombrado ganador del premio Altos Bartenders ’Bartender Award de este año", anunció 50 Best Bars.

 

 

Esta es su primera distinción personal, ya que su bar Florería Atlántico viene recibiendo galardones desde su creación en 2013. 

 

 

Ubicado en la calle Arroyo del barrio porteño de Retiro, escondido en el subsuelo de una elegante florería, fue elegido el año pasado como el tercer mejor bar del mundo y el mejor de Sudamérica. Actualmente, por la pandemia, está trabajando con mesas en la vereda. 

 

 

"Hicimos un bar pensando en buscar una identidad propia, algo bien argentino que nos identifique contando la historia de la inmigración. Sumado a eso, buscamos no olvidarnos jamás de lo más importante: que los clientes vengan, la pasen súper bien, se vayan contentos y vuelvan. Y eso lo que tratamos de hacer todos los días", contó Tato en una entrevista con Clase Ejecutiva

 

 

Diseñador gráfico con más de una década en la industria de la hospitalidad a sus espaldas, a sus 22 años Giovannoni buscaba una profesión que le permitiera hacer uso de sus dos principales talentos: la creatividad y la relación para las personas.

 

 

Después de trabajar durante años en los restaurantes, bares y discotecas de su padre en la ciudad costera de Pinamar, donde sirvió comida, fue barman y administrador de clubes, decidió hacer de la bebida su métier. Se mudó a Buenos Aires para seguir aprendiendo en Gran Bar Danzón, Sucre y el Hotel Faena.

Al poco tiempo pasó a representar a numerosas marcas de bebidas argentinas en el mundo, desarrollando su propia línea de licores y dando su propio toque marítimo a todo lo que producía. Giovannoni creció cerca del mar y, con una historia familiar marinera, siempre aportó algo de eso a sus bebidas. De hecho su firma Balestrini Negroni, que ha estado enlatando y distribuyendo internacionalmente, se produce con agua de mar ahumada.

 

 

"Su bar Florería Atlántico ayudó a poner la cultura del cóctel de Argentina en el mapa del mundo, concebida como un tributo a la diversa cultura inmigrante del país. Es el perfecto embajador del oficio del barman y del prestigioso pasado de la coctelería argentina gracias a sus viajes por el mundo y su arte", señaló Mark Sansom, de 50 Best Bars. 

Comentarios0
No hay comentarios. Se el primero en comentar