Lima style. En La Mar, el tradicional chupe peruano se sirve con langostinos patagónicos en lugar de camarones, más arroz, papa, ají panko y huacatay
Lima style. En La Mar, el tradicional chupe peruano se sirve con langostinos patagónicos en lugar de camarones, más arroz, papa, ají panko y huacatay

Por qué la sopa es el nuevo fetiche gourmet de los millennials

Este invierno está de moda gracias a versiones innovadoras que incluyen palta, miso y banana frita. Dónde probar las 8 más originales in town.

Hoy, lejos de ser una preparación monótona como antaño, la sopa disfruta de un regreso con gloria. En especial entre los foodies de la nueva generación: según un estudio reciente realizado por Knorr, es una opción gastronómica elegida por 8 de cada 10 millenials. Nada mal teniendo en cuenta que muchos crecieron asociándola con la penitencia. ¿Plato tradicional? Sí, pero no por eso carente de onda.

Sopa de almejas del Reino Unido, gazpacho en España, borscht en Rusia, de cebollas en Francia, de mole en México, ramen en las culturas orientales... Existen tantas versiones como culturas. A diferencia de los casos mencionados, en la Argentina su consumo es abrumadoramente estacional: el 97 por ciento de los consultados afirmó que la elige durante el invierno, siendo el segundo alimento más consumido en los meses de frío, después de las pastas. Entre las razones, argumentaron que, además de ayudar a combatir el frío, “constituye una forma saludable de comer vegetales y es una opción práctica y fácil de preparar”.

¿Dónde probar las 8 sopas más originales de Buenos Aires?

Cuchara chic. La sopa de alimonados de Casa Cavia está inspirada en la novela Oliver Twist, de Charles Dickens, y es elaborada a base de raíces, plantas y katsuobushi.

Alo’s
Aquí, la sopa es como el agua de la casa. Las variedades que ofrecen van cambiando diariamente de acuerdo al mejor producto del día. Se sirven como bienvenida, y también pueden pedirse como primer plato. Su particularidad es una textura suave y cremosa, pero sin incluir crema. Se preparan con productos orgánicos y de estación. Los hits de la temporada son: de calabaza y cebollas caramelizadas, de zanahorias infusionadas con canela y jengibre, de brócoli tostado y consomé de verduras.

Camping
Es el reducto gourmet millennial por excelencia: un campamento urbano con mesas comunitarias, estilo beer garden, montado en la terraza del Centro Cultural Recoleta. Durante estos meses fríos, ofrece una propuesta de cocina hogareña y reconfortante, con mantas de gentileza, y tres variedades de sopas que van rotando semanalmente: de arvejas y menta, de zanahoria con leche de coco y jengibre, y de coliflor con parmesano. Todas, servidas en los cacharritos característicos del lugar, como para no perder el espíritu de vida al aire libre.

Casa Cavia
Si se busca una salida sofisticada, esta bella casona de 1927 vuelta a la vida en el barrio de Recoleta es la elección perfecta. Su sopa de alimonados está inspirada en la novela Oliver Twist, de Charles Dickens, y es elaborada a base de raíces, plantas y katsuobushi. Además, contiene cuatro variedades de hongos (shiitake fresco y seco, portobellos y champiñones) y hierbas frescas. Es uno de los pasos del menú de Julieta Caruso que se puede degustar solo o en el orden previsto en el relato gourmet.

Osaka
El reconocido restaurante de cocina nikkei combina sabores y técnicas de las cocinas japonesa y peruana. Propone dos estilos de sopa: el tradicional ramen (caldo de cerdo suculento con toque picante, pasta fresca, brote de soja, huevo y cha-siu de cerdo) y la exclusiva misoshiru que, según cuenta el chef Ejecutivo Eddie Castro, es muy solicitada pese a estar fuera de carta. ¿Su secreto? Es una sopa de miso japonesa que el cocinero elabora en su versión clásica, con trozos de tofu, vino blanco, dashi (caldo de pescado) y pasta miso. 

La Cabaña
Además de destacarse por la calidad de sus carnes, el clásico restaurante ofrece una tentadora propuesta de cocina criolla que, este invierno, suma a su carta una novedad total: como entrada, y de un sabor bien autóctono, una contundente sopa crema de calabaza con queso cremoso y, atención, tropezones de chorizo

PL Deli Café
En su nuevo local palermitano, incorporó originales sopas del día que, si bien suelen ofrecerse con el abundante brunch, también se pueden ordenar por separado. Se destacan: de palta con oliva, cebolla, papa, plátano frito, caldo de pollo o verdura; de papa y eneldo con apio; thai de pollo con cilantro, leche de coco, champiñón, lima y jengibre.

La Mar
Fiel a la tradición de Lima, donde se consume todos los días, el exclusivo restaurante peruano ofrece un despliegue singular. Hay un chupe clásico, como representante de la comida andina, que aquí se sirve con langostinos en lugar de camarones, más arroz, papa, ají panko y huacatay. La parihuela por su parte, es una sopa densa, original de la zona costera de Perú, que suma gran variedad de productos de mar: langostinos, chipirones, cangrejos y la infaltable leche de tigre. 

Ramen 430
En el Microcentro, sorprende con un muy sabroso y completo ramen con fideos caseros, caldo de cerdo, verdeo, huevo, zanahoria, rabanito, maní y aceite de sésamo. La carne estofada es al estilo hong shao (técnica de cocción china) y el caldo de cerdo tiene, como mínimo, 18 horas en los fuegos. Para aplacar tanta intensidad, se sugiere cerrar con un shochu, destilado dulce que combina fermentos de sake y otros mostos. 

La versión original de esta nota fue publicada en la edición 192 de Clase Ejecutiva, la revista lifestyle de El Cronista Comercial