Quién es el

Quién es el "Messi del surf" que se consagró campeón del mundo en Japón

Santiago Muñiz es uno de los máximos referentes argentinos del surf, que debutará como deporte olímpico en Tokio 2020. Nacido en Mar del Plata pero criado en Bombinhas, a sus 15 prefirió competir por su patria de origen aunque implicara quedarse sin espónsor. 

El surfista marplatense Santiago Muñiz se consagró campeón del mundo en el torneo más importante que organiza la Asociación Internacional de Surf (ISA), disputado en Japón. Además de la medalla dorada, Muñiz se llevó un boleto a los Juegos Panamericanos de Lima 2019.  Es uno de los mejores surfistas de su generación. Nació en 1992 en Mar del Plata pero desde los 3 meses vive y entrena en Bombinhas, Brasil, donde se radicó su familia. En 2011, con 19 años y apenas cuatro como profesional, se convirtió en el primer argentino en consagrarse campeón mundial de la disciplina.

Durante la competencia, en el sprint final, Muñiz logró quedarse con el primer puesto con un puntaje de 14.63, superando al japonés Kanoa Igarashi (13.67). Además, en tercer y cuarto lugar terminaron el peruano Lucca Mesinas (12.93), quien también se clasificó a Lima y el local Shun Murakami (9.96). Feliz con el logro, lo celebró en cuenta de Twitter: “¡Vamos carajo! ¡Soy campeón del mundo otra vez! Además, como si fuera poco, estoy en los Juegos Panamericanos 2019 y puedo soñar más fuerte con Tokio 2020 ¡Qué felicidad tengo!”, escribió.

También lo felicitó Marcelo Tinelli, con quien comparte la pasión por San Lorenzo, club del que su abuelo era socio vitalicio. En 2016, el conductor de Showmatch lo invitó al programa y lo llevó a la cancha a conocer a los jugadores, mientras que Muñiz le obsequió una tabla de surf.

 

El Messi del surf

Nacido en la Argentina pero criado en Brasil, cuando tuvo que elegir a qué país representar en los campeonatos, al igual que Lionel Messi, no lo dudó, incluso cuando esa decisión implicó perder un esponsor. “Me plantearon que, si corría para Brasil, tendría espónsor para toda la vida, prácticamente. Pero les dije que no podía: ‘Soy argentino. Ese es mi país, mi sangre, y no lo voy a cambiar jamás, mucho menos por un espónsor’. Así que estuve un año y medio sin apoyo económico, hasta que la gente de Quiksilver Argentina me contactó. Son unos fenómenos porque, como no me generan ninguna presión, nunca me sentí obligado a nada: gane o pierda, siempre están al lado mío, como hermanos”, contó a Clase Ejecutiva, en 2016.

“Mi estilo en el agua es muy radical y violento, pero afuera me gusta estar con mi familia y amigos, tener gente buena a mi lado. Estoy seguro de que cuando uno es una persona mejor, trabaja mejor. Por eso siento que si uno tira energía buena, vuelven cosas buenas. Es la ley de la vida, ¿no? Soy muy positivo. Es verdad que, por mi personalidad, cuando las cosas en el agua no salen como quiero, me enojo, mucho. Sé que perder es una posibilidad en la carrera de todo competidor y que no siempre puedo ganar, pero tampoco se trata de aceptar así nomás las derrotas porque, si no, vienen muy seguido. Me enojo porque me exijo mucho: me levanto súper temprano, entreno y me sacrifico para sentir, al final del día, que pasé la prueba que me puse”, contó en aquel momento el hoy nuevamente campeón mundial.

Ahora, el próximo gran objetivo son los Juegos Panamericanos de Lima 2019 y después de eso las Olimpíadas de Tokio 2020, primeros juegos en los que se incluye al surf. “Creo que Fernando Aguerre (surfista y empresario marplatense que, desde 1994, preside la International Surfing Association y lideró la campaña de postulación ante el Comité Olímpico Internacional) fue la persona ideal para lograr ese objetivo, junto con todo el grupo que estuvo muchos años batallando. No es fácil consagrar a un deporte como olímpico, por más que se lo merezca como el surf. Y es importante porque, para muchas personas, una disciplina sólo vale cuando es olímpica. Pero, para otros, es nuestra profesión desde chiquitos”, explicó.

Por último, compartió su fuente de motivación. “Mi papá siempre me enseñó así: ‘Lo que hagas, hacelo al 100 por ciento para ser el mejor. No solamente para ganarle a alguien, sino para ganarte a vos mismo’. En realidad, el mayor contrincante que uno tiene es uno mismo. Creo que nací con ese gusto por competir y por ganar. Ese sentimiento me alimenta. Y mi papá me aconsejó: 'Si ese sentimiento te alimenta, no te mueras de hambre nunca’. Surfear es lo que me hace feliz. Pero no sólo es por competir: ya estar en el agua es una victoria también.”

Comentarios0
No hay comentarios. Se el primero en comentar