5 ESTRELLAS

El increíble hotel de lujo creado por los Bemberg en 1940 en la selva de Misiones: cómo es y cuánto cuesta la noche

Puerto Bemberg es hoy un exclusivo hotel boutique de 14 habitaciones dentro en una reserva natural de 400 hectáreas a la vera del Río Paraná. Está manejado por descendientes directos de los fundadores, quienes lo recuperaron y reabrieron en 2008.

Inmerso en la selva misionera, en un oasis verde a 40 minutos de las Cataratas de Iguazú, se encuentra Puerto Bemberg: un exclusivo hotel boutique de 14 habitaciones fundado por los hermanos Federico y Otto Bemberg en 1940, que combina naturaleza y confort con una historia de pioneros.

Se trata de una joya en medio de la selva paranaense, en Puerto Libertad, que mantiene intacto su estilo colonial de principios de siglo XX dentro en una reserva natural de 400 hectáreas a la vera del Río Paraná.

El hotel fue fundado por la tradicional familia Bemberg hace casi un siglo, en pleno auge yerbatero, y pasó por una larga historia de cierres, expropiaciones y vaivenes políticos. Fueron descendientes directos de los fundadores quienes recuperaron las tierras en 2003 y en 2008 lo reabrieron como un alojamiento boutique.

Hoy ofrece una estadía 5 estrellas con distintas actividades de naturaleza, que pueden ser disfrutadas tanto por huéspedes como por visitantes: caminatas por senderos que se adentran en la selva, observación de aves y fauna autóctona, navegación en lancha dentro del predio para conocer el salto Yasí y actividades con los guaraníes para adentrarse en su cultura.

La historia detrás de Puerto Bemberg y el origen de Puerto Libertad en Misiones


"Todo empieza en 1925 cuando la familia Bemberg se arraiga en estas tierras con un proyecto para el desarrollo de la yerba mate. En esa época esto era territorio provincial, era selva, no había caminos, no había accesos", señala Juan Manuel Zorraquin, abogado de 43 años, uno de los herederos de la familia y el director del emprendimiento turístico.

Zorraquin cuenta que a través de la empresa SAFAC, la familia adquiere en 1923 grandes extensiones de tierra para desarrollar plantaciones de yerba mate. El proyecto funciona tan bien que los hermanos fundan la colonia Puerto Bemberg el 14 de diciembre de 1925, el primer pueblo de colonos con agua corriente y luz eléctrica de Misiones.

Luego construyen Casa Bemberg en 1930, la casa de la familia con 5 habitaciones que hoy se puede alquilar completa, y hasta ordenan construir una capilla con vitreaux franceses al arquitecto Alejandro Bustillo, donde los lugareños se reunían los domingos a escuchar la misa en la orilla del Paraguay.

El hotel se establece en 1940 y toda la zona vive un crecimiento exponencial "bajo la mirada desarrollista de los Bemberg" hasta 1950, dice Zorraquin, cuando comienzan los problemas políticos y las expropiaciones. "En 1955 hubo una intervención sobre el precio de la yerba mate que tiró al negocio por el piso y fundió todo", recuerda.

En esa época, con la Revolución Libertadora que derrocó al entonces presidente Juan Domingo Perón, el pueblo Puerto Bemberg pasa a llamarse Puerto Libertad, nombre que tiene en la actualidad. "Se expropia todo y se estatiza hasta el 1964", agrega el empresario que antes vivía en Buenos Aires y ahora está instalado en Misiones.

Con varios juicios en el medio, la familia logra recuperar Puerto Bemberg 12 años después, "pero ya no era lo mismo". "SAFAC concesionaba las 50 hectáreas del hotel y en 1982 se las da al director de turismo de la provincia de Corrientes. Cuando está a punto de reabrirlo, con todo hecho a nuevo, fallece. Pagó la concesión 10 años por adelantado y cuando muere queda todo abandonado. En esa década el hotel sufrió mucho, los acreedores lo desguazaron", cuenta Zorraquin.

En los años '90 SAFAC sufre una segunda expropiación y de las 35.000 hectáreas que tenía le quedan 12.000. En 1995 la Fundación Bemberg compra las 400 hectáreas donde estaba el hotel, y en 2001 cuando la empresa Quilmes se vende a terceros, los propios socios desisten de tener Puerto Bemberg y ahí es cuando vuelve a manos de la familia.

"Siempre tuve un vínculo sentimental con Puerto Bemberg", dice Zorraquin, que cuando era chico viajaba a estas tierras a pasar la Semana Santa. Junto a otros descendientes de los fundadores, lo adquiere en 2003 y tarda 5 años en ponerlo en marcha por el estado de abandono en que estaba. Siempre bajo el nombre de Puerto Bemberg, el hotel reabre en 2008, y de las 35.000 hectáreas de plantación de yerba mate que tenía, hoy le quedan 400 que son una reserva natural.

Hospedarse en puerto bemberg, cerca de las cataratas

Rodeado de senderos, cascadas, ríos, vegetación y fauna típica, el hotel tiene la certificación de turismo sostenible de Rainforest Alliance. 

Fue decorado por Christl von Plesen y el arquitecto Rubén Corsetti, quienes respetaron la línea original de 1940, y ampliaron su capacidad. Sus 14 habitaciones, recicladas manteniendo el estilo colonial, cuentan con patio propio que permite contemplar la vista y los sonidos de la selva. 

Además, tiene una piscina de 20 metros, un restaurante con destacada cocina regional, que también recibe a personas que no estén alojadas en el hotel, y una cava donde se hacen degustaciones de vinos los viernes y sábados con picada de quesos y fiambres a $ 1000 por persona.

Se pueden hacer muchos paseos dentro del predio: visitar el mirador con vistas al Río Paraná, ir la capilla de Bustillo, navegar hasta el Salto Yasí, hacer kayac por el Arroyo Guatambú y conocer la historia de la yerba mate. Imperdible probar el mate cocido quemado, que se prepara con carbón, yerba, azúcar y agua caliente.

El precio por habitación por noche, con desayuno y actividades incluidas, es de $ 8500. Mas información en su sitio web, al teléfono 54 (3757) 496500 o por mail a info@puertobemberg.com

Puerto Bemberg está ubicado en la vera del Río Paraná, en Puerto Libertad, a 30 kilómetros del Aeropuerto de Iguazú. Para llegar, Flybondi ofrece desde Aeroparque al Aeropuerto Internacional de Iguazú entre 5 y 15 frecuencias semanales los días martes, jueves, viernes, sábado y domingo. El vuelo dura 1 hora 50 minutos y cuesta desde $ 5.623 por tramo, con impuestos y tasas incluidas. El equipaje en cabina (hasta 9 kg) y en bodega (hasta 12 kg) se abona aparte. 

Tags relacionados

Compartí tus comentarios