Fin de semana en Iguazú: de un 5 estrellas en la selva a una aventura extrema en las Cataratas

Las Cataratas son el lugar ideal para una escapada. Cómo recorrer el Parque Nacional Iguazú hoy, con el nuevo sistema de guías, y dónde hospedarse en plena selva misionera.

Las Cataratas de Iguazú, en la provincia de Misiones, son uno de los destinos más elegidos de Argentina para una escapada de fin de semana. Son el lugar ideal para hacer un viaje corto, recargar energías y conectarse con la naturaleza: porque no importa cuántas veces se las haya visitado, siempre sorprenden con su fuerza y majestuosidad. Y más ahora, que después de algunos meses en baja lograron recuperar su caudal (está en unos 1.600 metros cúbicos por segundo), y uno puede darse el lujo de recorrer sus pasarelas sin grandes amontonamientos de gente alrededor. En un Fam Press organizado por Turismo Misiones y la agencia Salaün Consulting, El Cronista pudo vivir esta experiencia.

Uno de los mejores restaurantes de la Argentina está en Misiones: cuál es y qué se come

Qué hacer un fin de semana en las Cataratas: dónde hospedarse

Para empezar, la clave es buscar un buen hotel donde alojarse que se encuentre cerca del Parque Nacional Iguazú y que tenga piscina, para disfrutar las calurosas jornadas misioneras y relajarse a la tarde después de visitar las Cataratas.

 A minutos del Parque Nacional, el Loi Suites Iguazú es una gran opción. Inmerso en la selva subtropical Iryapú de 300 hectáreas, invita a rodearse de naturaleza y perderse en la profundidad de la selva con el lujo y confort de un 5 estrellas.

Su estructura, 5 módulos que no superan la altura de los árboles y que se conectan a través de puentes colgantes de madera rodeados de vegetación, se funde armoniosamente con la naturaleza y da la sensación de estar en el corazón de la selva. Es una experiencia inmersiva para descansar, respirar aire puro y desconectarse por un rato de la rutina. 

Según el presupuesto de cada huésped, el Loi Suites Iguazú cuenta con 159 habitaciones de 5 categorías diferentes, todas con vista a la selva: desde una estándar con balcón a vilas de 85 metros cuadrados en un sector exclusivo del complejo con increíbles vistas al Río Iguazú e hidromasaje al aire libre.

Los servicios y actividades que ofrece completan la experiencia de disfrute y relax: 4 piscinas exteriores rodeadas de grandes árboles nativos, ideal para disfrutar las calurosas tardes misioneras, desayuno con buffet asistido, spa con circuito de aguas, kids club, un tiki bar al aire libre y el restaurante Naipi que fusiona gastronomía autóctona con internacional y productos frescos de la región. Allí se pueden probar pescados de río (recomendado el dorado con cremoso de humita), carnes y platos típicos como el chipá guazú, mbejú y reviro. 

Además, si a uno le queda tiempo, propone adentrarse y descubrir la selva recorriendo los senderos peatonales autoguiados que se extienden dentro del predio: hay desde pequeños tramos hasta circuitos completos de dificultad media/baja para quienes buscan más aventura.

Este oasis paradisíaco se encuentra estratégicamente ubicado a sólo minutos de las Cataratas de Iguazú, el aeropuerto internacional y la ciudad de Puerto Iguazú, donde se puede salir a comer de noche a un clásico como La Ruedita, fundado en 1975.

Los precios, según la categoría de la habitación, varían entre los $ 25.000 y los $ 40.000 por noche en base doble. Para más información se puede consultar la web del hotel o comunicarse al  +54 11 5777-8950 o por mail reservas4@loisuites.com.ar.

Cómo recorrer el Parque Nacional Iguazú hoy

Los nueve meses que el Parque Nacional Iguazú estuvo cerrado al turismo por la pandemia de coronavirus trajeron algunas novedades. Para empezar, las visitas se deben realizar con uno de los 200 guías oficiales del Parque, una medida que estará vigente en principio hasta el 31 de diciembre pero que esperan mantener aún cuando se termine la pandemia. Además, si bien el parque venía funcionando con aforo, desde el 1° de octubre será ilimitado.

El Parque abre sus puertas a las 9 de la mañana y cierra a las 17 horas. Las entradas se deben comprar de manera adelantada en su web: para residentes argentinos cuestan $ 530 para adultos, $ 300 para niños de 6 a 12 años y $ 110 para estudiantes universitarios/terciarios. Siempre es importante llevar el DNI. 

Los guías, requisito obligatorio para hacer la visita, se abonan aparte: tienen un valor de $ 200 por persona (mayores de 16 años) y $ 150 (de 6 a 15 años). Pueden contratarse en el ingreso o antes en el sitio web.

El recorrido ahora depende del guía, quien establece los tiempos de la visita, a diferencia de antes que uno podía recorrer el Parque a su manera. El resultado es un paseo mucho más ordenado, que se disfruta de un modo más tranquilo y sin amontonamiento de personas en las pasarelas.

"Este sistema es para controlar el flujo de personas y garantizar el distanciamiento social. Antes de la pandemia teníamos por hora 1000 personas en el balcón de la Garganta del Diablo, cuando tiene capacidad para 500. Hoy no llegamos a 100", explica el guía Juan José Insfran.

El paseo bajo estas condiciones dura 5 horas y media: puede empezar por la Garganta del Diablo, a donde se llega por medio del Tren Ecológico, o por el Circuito Superior. El Circuito Inferior actualmente se encuentra cerrado y se estima que podría reabrir en noviembre, sumando dos horas más al recorrido.

Otra de las novedades que la pandemia dejó en el Parque es la ausencia de coatíes. Mientras antes era muy común verlos deambulando en las pasarelas y sobre todo en el patio de comidas, ahora es muy raro cruzarse con uno de ellos.

"Estaban acostumbrados a que la gente les de comida. Durante los meses que el Parque estuvo cerrado al público, se vieron obligados a volver al monte. Además por esta zona empezaron a transitar felinos grandes como pumas y yaguaretés, por eso hoy es bastante raro verlos por acá", señala Insfran, que recalca que en caso de verlos no hay que alimentarlos porque eso los violenta y les genera enfermedades.

Y aunque ahora no se los vea, los restaurantes del patio de comidas con mesas al aire libre mantienen las rejas que separaban a los comensales de los coatíes. Un recomendado para la hora del almuerzo es El Fortín. Tiene un amplio salón con aire acondicionado y ofrece un menú de parrilla y otros platos con sistema tipo buffet a $ 1450 por persona (con bebidas aparte). Abre de 11 a 16 horas.

 Dos días son el tiempo ideal para recorrer el Parque Nacional Iguazú. La mejor época para visitarlo es de marzo a diciembre, aunque está abierto todo el año. 

El increíble hotel de lujo creado por los Bemberg en 1940 en la selva de Misiones: cómo es y cuánto cuesta la noche

Una 'ducha' en las Cataratas

La excursión estrella del Parque Nacional Iguazú se llama La Gran Aventura y propone literalmente "una ducha en las cataratas": es un paseo lleno de emoción y adrenalina, no apto para menores de 12 años, donde uno termina de empapado.

 Arranca con un tranquilo paseo de 5 kilómetros en un colectivo abierto por el sendero Yacaratía, con un guía que cuenta datos sobre la flora y fauna del Parque. Al terminar, hay que bajar unas escaleras hasta la vera del río Iguazú, donde realmente comienza 'la gran aventura'. Allí, después de recibir una bolsa impermeable para guardar las pertenencias que no se pueden mojar, se aborda la lancha para iniciar el agitado paseo por el río hasta las cataratas.

A toda velocidad, la lancha comienza a cruzar rápidos y primero se acerca al Salto Tres Mosqueteros, donde se puede ver una linda panorámica del Parque. Luego llega lo más esperado: la embarcación toma más fuerza y avanza hasta el Salto San Martín para meterse debajo de la catarata de agua. Es una ducha templada (el agua no es fría) que genera gritos, aplausos y alguna que otra lágrima de emoción en todos los presentes.

 El paseo cuesta $ 7.000 por persona y hay un 20% de descuento para jubilados y niños de entre 12 y 16 años. Lo ofrece la empresa Iguzú Jungle y se contrata en la entrada del Parque. Dura dos horas y conviene llevar ropa liviana que se pueda secar con el mismo calor del día o una muda de ropa para cambiarse y estar más cómodo. 

Cómo llegar

  • A Puerto Iguazú. La aerolínea low cost Flybondi ofrece desde Aeroparque al Aeropuerto Internacional de Iguazú entre 5 y 15 frecuencias semanales los días martes, jueves, viernes, sábado y domingo. El vuelo dura 1 hora 50 minutos y cuesta desde $ 5.623 por tramo, con impuestos y tasas incluidas.  A esto hay que sumarle el equipaje en cabina de hasta 9kg ($ 1.269) y en bodega de hasta 12kg ($ 1.079) por tramo comprando por la web.  
  • Al Parque Nacional Iguazú. Se ubica a 17 kilómetros de Puerto Iguazú. Se puede llegar en auto (el estacionamiento cuesta $ 200), taxi (unos $ 1700 ida y vuelta) o en transporte público ($ 300 por persona).

Requisitos y Datos útiles para viajar a Misiones

  • Misiones dejó de exigir el PCR o test de antígenos negativo a los argentinos que ingresan a la provincia. El único requisito es bajar la app 'Misiones Digital' y completar el autodiagnóstico.
  • Desde el 27/9 comenzó una prueba piloto de "fronteras seguras" y la provincia ya recibe turistas brasileños, con algunos requisitos de ingreso. 
  • El Paso Fronterizo Terrestre Tancredo Neves, que vincula Puerto Iguazú con la brasileña Foz de Iguazú, ya está habilitado.
  • Para más información, el sitio web del Ministerio de Turismo de Misiones ofrece datos de alojamientos, restaurantes, experiencias y guías para viajar por la provincia. 


Tags relacionados

Compartí tus comentarios