Sudáfrica x 2: guía para conocer Ciudad del Cabo y Johannesburgo

Sudáfrica x 2: guía para conocer Ciudad del Cabo y Johannesburgo

Entre las praderas y montes de las reservas naturales de la sabana africana existen propuestas turísticas para todos los perfiles de viajeros, donde la premisa es una sola: el contacto permanente con la naturaleza y la vida silvestre. 

Antes de poner un pie en Ciudad del Cabo, la ciudad ya deslumbra a quienes la visitan desde el avión, una postal que sirve a modo de presentación de lo que vendrá. Es que desde las alturas, las montañas que rodean la capital legislativa de Sudáfrica se asoman atravesando las nubes.

Entre ellas, la más famosa es Table Mountain (Cerro Mesa) que, emplazada en un Parque Nacional, custodia la ciudad desde sus más de 1800 metros de altura.  Para conocer Table Mountain lo mejor es tomar el teleférico que en solo dos minutos llega a la cima; ya que si bien es posible subir en auto solo está permitido cuando las condiciones climáticas son favorables y no hay neblina. Desde allí, hacia el norte el continente africano se despliega en todo su esplendor; mientras que hacia el noroeste, incluso, se puede divisar la isla Robben, que pasó a la historia por ser el lugar donde Nelson Mandela estuvo encarcelado por 18 años. 

Otra buena opción para apreciar Sudáfrica desde las alturas son las excursiones en helicóptero que parten desde el Puerto de Victoria y Alfred. Las extensas bahías, los kilómetros de playas y el océano son los atractivos principales de estos recorridos. Asimismo, antes o después del vuelo se puede conocer el complejo portuario Victoria and Alfred Waterfront y sus restaurantes, hoteles, bares, vinotecas y tiendas de recuerdos.

Ya en la zona de lo que se conoce como Casco Antiguo un punto imperdible en todo viaje a Sudáfrica es el Good Hope Castle, que narra la historia de la colonización inglesa. Asimismo, en el centro de la ciudad se levanta el emblemático City Hall, la galería nacional de arte africano y europeo, y los edificios parlamentarios.

Hacia la aventura

Ciudad del Cabo es sin dudas una ciudad para disfrutar y descubrir. Sin embargo, la mayor parte de los turistas llegan a África detrás de una obsesión: ver con sus propios ojos los animales salvajes que habitan la selva y la sabana. Para embarcarse en la aventura, basta con recorrer los 260 kilómetros que separan la metrópoli de la apasionante Reserva de Kagga Kamma

Allí, entre asombrosas formaciones rocosas, vegetación y animales salvajes se levantan las cave suites (suites cuevas) con todas las comodidades de un hotel de lujo pero completamente integradas al paisaje circundante. Asimismo, también existe la posibilidad de dormir en los open air room (cuartos a cielo abierto) situados en plataformas naturales ubicadas a tres kilómetros del lodge principal, lo que garantiza privacidad a los huéspedes que se animan a esta llamativa opción.

Más allá de la experiencia de pasar la noche inmerso en la sabana, con sus sombras y sonidos, las excursiones son el otro atractivo fundamental de esta reserva. Durante el día, el recorrido principal consiste en llegar hasta una aldea cercana habitada por la tribu de los bushmen, quienes continúan viviendo como hace cientos de años, sin contacto con la civilización. Por las noches, las salidas son exclusivamente para visitar las zonas aledañas de Kagga Kamma en busca de animales (principalmente ciervos, zorros y antílopes) a bordo de un jeep: algo más parecido a la auténtica experiencia africana.

Ruta Johannesburgo

Si bien Ciudad del Cabo seguramente sea la ciudad más turística y atractiva de África, Johannesburgo es la urbe que permite conocer el verdadero corazón salvaje del continente, en carros sin puertas ni techo, para encontrarse de frente con jirafas, cebras y leones. Desde el aeropuerto de esta ciudad despegan aviones que en una hora aterrizan en Eastgate, la gran puerta de entrada a las reservas naturales más importantes de Sudáfrica. 

El área conocida como Lowveld (praderas bajas), se extiende sobre 12.000 hectáreas de montes con abundante vegetación y vida silvestre. Allí, la reserva Kapama -una de las más exclusivas del país- ofrece a los visitantes campamentos y lodges en el corazón de la pradera. Todos los días, sus safaris permiten avistar de cerca todo tipo de pájaros y animales exóticos.

Más allá de las comodidades del Kapama Lodge, para quienes buscan una experiencia más íntima y aventurera el Búfalo Camp cuenta con ocho elegantes tiendas de campaña construidas sobre postes a la altura de las copas de los árboles; simplemente increíble. La oferta de alojamientos se completa con la casa de huéspedes de Kapama, con espacio para ocho personas y atención personalizada, además de un guía y un vehículo safari que está a disposición del grupo durante todo el día.

Las salidas diarias son en rangers que parten a la madrugada y por la tarde para recorrer distintos circuitos. Los safaris generalmente duran tres horas y se realizan en 4x4 con capacidad máxima para nueve personas. Sin dudas, una experiencia que todo amante de la naturaleza y la vida salvaje debe atravesar al menos una vez.

#Datos útiles

  • Los vuelos a Ciudad el Cabo tienen un costo aproximado de u$s 1200.
  • Reserva de Kagga Kamma: Para conocer sus excursiones, propuestas turísticas y tipos de alojamiento ingrese al sitio web www.kaggakamma.co.za.
  • Reserva privada deKapama: Para reservar alojamiento dentro de la reserva natural visite el sitio.