Por qué visitar Zaragoza, la 'otra capital' de España, y su museo virtual del jamón de Teruel

Por qué visitar Zaragoza, la 'otra capital' de España, y su museo virtual del jamón de Teruel

Ubicada a hora y media tanto de Barcelona como de Madrid -en tren de alta velocidad-, la antigua capital del reino de Aragón combina ruinas romanas, jamón de Teruel y el Museo de Goya.

Cuando Cristóbal Colón arribó a América, la actual España tenía dos capitales: la de reino de Castilla, donde se encontraba la monarca Isabel la Católica y su corte; y Zaragoza, la capital del antiguo reino de Aragón, que se mantuvo independiente hasta 1707 y como una entidad regional hasta 1833, cuando se produjo la unidad de España. 

Situada a medio camino entre Madrid y Barcelonaa menos de hora y media de tren de alta velocidad de ambas ciudades, son cada vez más los viajeros que la incluyen en sus itiinerarios para descubrir sus joyas históricas.

Con 2000 años de historia, Zaragoza se levanta sobre la urbe romana de Cesaraugusta, época desde la que se convirtió en la ciudad más importante a orillas del río Ebro. De hecho, su actual casco histórico respeta casi perfectamente el trazado de la antigua ciudad romana.

Bajo la actual Basílica de la Virgen del Pilar, que durante años fue el principal atractivo de Zaragoza para los visitantes, se ubicaba el antiguo foro romano que fue redescubierto en 1990 al construirse un estacionamiento subterráneo en la zona. Hoy, como entonces, esta plaza sigue siendo el epicentro histórico.

De hecho, una visita al Museo del Foro de Cesaraugusta, situada en la misma plaza del Pilar, puede ser una excelente opción para comenzar una visita por la ciudad conociendo sus orígenes. La entrada cuesta 3 euros, incluye una audioguía e interesante audiovisual que explica cómo fue la fundación de la ciudad.

Forma parte de los 5 museos municipales de Zaragoza, que se pueden visitar por sólo 9 euros comprando la entrada combinada. Para quienes deseen una visita guiada por la Zaragoza desconocida, que arranca desde la época romana hasta la actualidad, Civitatis ofrece una visita guiada por 7 euros.

Musulmana y cristiana

Las huellas musulmanas en Zaragoza son escasas, o más bien se mantienen bajo tierra, pero su máximo exponente es el Palacio de la Alfajería, actual palacio del gobierno de Aragón. 

Mandado construir por al-Muqtadir como residencia de los reyes hudíes de Saraqusta, es el máximo exponente del esplendor alcanzado por el reino musulmán en el período de apogeo político y cultural.

Con la llegada del cristianismo, y sobre todo con la construcción de la catedral de la Virgen del Pilar,  Zaragoza se convirtió en referencia del mundo católico. Tanto es así,  que es una de las pocas ciudades que cuentan con dos catedrales reconocidas: la SEO, como se conoce a la antigua catedral; y la Basílica del Pilar, uno de los templos marianos más importantes de Europa. 

Epicentro cultural: De Goya a Gargallo

Aunque con la unificación de la actual España la ciudad perdió parte de su importancia, aquí siguieron naciendo importante personalidad del arte y la cultura, como Francisco de Goya.

El Museo Goya de Zaragoza, la ciudad natal del famoso pintor, es otro de los atractivos de la ciudad. Ubicado en el centro histórico, ofrece un recorrido por la obra y la visión del famoso pintor español incluyendo pinturas de artistas que le influenciaron y de los que fue referencia. La colección de la Fundación Ibercaja incluye un recorrido por la historia de la pintura con lienzo de grandes maestros, algunos de ellos latinoamericanos como el ecuatoriano Guayasamin.

No muy lejos, el Museo Pablo Gargallo, zaragozano autor de obras como 'El Gran Mesía's o' Kiki de Montparnasse', además de las cuadrigas del Estadio Olímpico del Montjuit de Barcelona, es otra parada obligatoria, especialmente para los interesados en la escultura moderna de principios del siglo XX en esta parte de España.

Comer y beber

Entre estos dos museos se encuentra la calle conocida como 'El tubo', considerada uno de las mejores de España para comer tapas y probar vinos. Si se quiere descubrir los productos locales de Aragón hay que pedir un vino Somontano, de Cariñena o jamón de Teruel, las tres denominaciones geográficas protegidas.

En la Plaza de España hay un mercado gastronómico cubierto donde comer y descansar, muy útil sobre todo el verano cuando las temperaturas superan los 35 grados. Tapas y gastronomía vanguardista sobre la puerta por la que los romanos entraban, hace 2000 años, a Zaragoza.

 

Según el diario Expansión, en las últimas décadas, el turismo en la provincia de Teruel ha crecido y han aumentado asimismo las visitas de personas que quieren conocer los alimentos de calidad que forman parte de la cultura y la historia de un lugar. En esta línea, y respondiendo al cada vez más en boga turismo experiencial, el Grupo Térvalis ha impulsado el proyecto Aire Sano Experience en La Puebla de Valverde, a 200 kilómetros de Zaragoza.

Este mes abrió sus puertas oficialmente un espacio multisensorial en el que se puede conocer, vivir, sentir y degustar el Jamón D.O.P de Teruel a través de tres espacios diferenciados y complementarios: un museo interactivo, un restaurante y una tienda. Es un proyecto único y novedoso en el que se da a conocer el proceso integral de producción.

El museo ofrece la experiencia de un tour de realidad virtual gracias al cual se puede conocer de una forma amena y divertida el proceso de elaboración del jamón de Teruel a través de un cubo sensorial, pantallas multitáctiles, juegos interactivos, realidad virtual 360 grados. La visita guiada dura aproximadamente 50 minutos.