Chicago se reinventa para atraer viajeros corporativos fanáticos del jazz

Chicago se reinventa para atraer viajeros corporativos fanáticos del jazz

La ciudad erigida sobre el lago Michigan es un ejemplo de innovación, con propuestas culturales al ritmo del jazz y una oferta de servicios para viajeros corporate

Chicago es una ciudad moderna y ordenada que, a la vez, no ha perdido su tradición, encarnada en una gran riqueza musical y edilicia. Con la actividad económica más importante del estado de Illinois y una de las más fuertes de los Estados Unidos, su prosperidad se observa en su imponente silueta recortada sobre el lago Michigan, y queda manifiesta en infinidad de detalles. Los rascacielos de la zona céntrica y comercial llamada Loop, que fue proyectada tras el famoso incendio de 1871, son una de las muestras más claras de cómo la ciudad, literalmente, renació de sus cenizas.  

El Loop reúne una gran belleza arquitectónica, que incluye al segundo edificio más alto de los Estados Unidos, el Willis Tower (anteriormente llamado Sears Tower, y todavía conocido ampliamente con ese nombre), con una altura de más de 440 metros.

La 'Windy City', como se la conoce debido a los vientos que suelen envolverla, también ofrece gran variedad de servicios turísticos de primer nivel y cuenta con todo tipo de propuestas para viajeros de negocios y espacios para convenciones y eventos. 

Sears Tower

La zona consiste en cinco cuadras que van desde las calles Wabash hasta Wells, y siete cuadras paralelas al Lago Michigan, entre Jackson y Lake. Por ellas se desplazan sus 2.7 millones de habitantes, una marea constante que se mueve de forma veloz y tumultuosa. A su alrededor pasa The L, un trazado de trenes que pasa tanto bajo como sobre la tierra, e incluso se eleva por momentos sobre las calles céntricas. El circuito de vías elevadas es también llamado Loop, y algunos dicen que es el que le ha dado el particular nombre a la zona céntrica, aunque en general se cree que deriva de los viejos teleféricos que confluían en el área.

10 lugares que no podés dejar de visitar en Chicago

Atractiva también en invierno

Si bien las temperaturas en esta época son bajas y todo queda teñido de blanco por la nieve, abrigarse bien y dedicarle tiempo a caminar por la ciudad puede ofrecer enormes recompensas. Un buen recorrido puede empezar por Willis Tower, en el lado sur del río Chicago, que cuenta con un mirador en el piso 110 desde el que se pueden ver incluso los estados vecinos de Indiana y Wisconsin.

A dos cuadras de allí se encuentra el icónico edificio The Rookery, con su granito rojizo, que combina la estampa de su diseño de fines del siglo XIX con lo último en tecnología. Luego, se puede avanzar por la calle LaSalle hasta el James Thompson Center, creado por el arquitecto Helmut Jahn con estilo minimalista y funcional. Jahn fue también quien diseñó parte del aeropuerto Chicago O'Hare, uno de los más transitados del mundo.

Al otro lado del río, cruzando por la avenida Michigan, se encuentra en la primera esquina el edificio del diario Chicago Tribune, un famoso rascacielos de estilo gótico. Otra opción es tomar la calle Lake hasta llegar al puente de la calle State, desde donde se puede contemplar el complejo de edificios llamado Marina City, con sus torres gemelas diseñadas en 1959, que fueron las primeras en poseer piscina, spa, restaurante e incluso un cine. 

The Tribune Tower

La gastronomía ofrece varias alternativas que reflejan la gran mezcla de culturas y tradiciones de la ciudad, con diversidad de estilos y siempre el mejor nivel. Una de las grandes especialidades de la zona son los platos a base de pescado, siempre fresco gracias a los ríos y lagos circundantes. Más tarde puede irse en taxi hacia el norte por la Avenida Michigan con sus imponente torres, o bien hacia el sur, donde se encuentran los barrios de Bronzeville y Hyde Park.

Para entender verdaderamente la identidad de la ciudad, sin embargo, es necesario experimentar el contraste con los barrios más alejados, como Little Italy, Wicker Park y Oak Park, donde aún se conservan muchas de las antiguas casas que se salvaron del incendio de 1871, con su arquitectura clásica de dos pisos, y los espacios verdes. 

Wicker Park

Cuando llega la noche, toda la tradición del jazz cobra vida en 'Windy City', con clubes y bares que permiten refugiarse del frío y disfrutar de rincones con la emblemática ambientación que sirvió de marco para muchos de los principales músicos de jazz del mundo como Benny Goodman o Herbie Hancock, y donde tocaron leyendas como Miles Davis o Louis Armstrong. Las propuestas culturales de Chicago siempre atrajeron importantes celebridades, como Ernest Hemingway y Milton Friedman, quienes fueron visitantes frecuentes. 

La pasión por el jazz, el blues y el cine son parte del ADN de los locales, y muchos filmes dan cuenta de ello, como 'Los Blues Brother's' o 'Alta fidelidad'. En casi todos los barrios hay excelentes salas de cine donde ver tanto las últimas películas como los clásicos, lo que conforma otra excelente opción para salir por las noches, y que es una parte integral de la cultura local.

Chicago Jazz Festival

Arte urbano en Chicago

Información útil

  • Hay vuelos a Chicago por alrededor de u$s 1.200 (incluyendo impuestos).
  • Chicago tiene desde alojamientos de 3 estrellas por u$s 60 la noche hasta hotels de lujo que cuestan u$s 600 por noche.
  • Más información: www.chicago-virtual.com, www.choosechicago.com