Management

Un gurú de los negocios cuestiona a Warren Buffett y da 4 consejos para mantener contentos a los empleados

Frente al fenómeno de La Gran Renuncia, este experto da herramientas a las empresas para retener el talento y generar entornos de trabajo más sanos.

El fenómeno conocido como La Gran Renuncia ya es un hecho en Estados Unidos, donde millones de trabajadores dejaron sus puestos en relación de dependencia para optar por una vida de trabajo freelance. 

De hecho, en noviembre pasado, aproximadamente 4,5 millones de trabajadores estadounidenses buscaron otras oportunidades laborales, el mayor número de renuncias registrado en un solo mes desde que se esto se empezó a medir en el año 2000.

Según un artículo publicado por Marcel Schwantes, coach y autor experto en estas temáticas, en la revista Inc, La Gran Renuncia ha dado paso al Gran Reinicio. Los líderes senior y los jefes de recursos humanos de corporaciones grandes y pequeñas están reconsiderando las estrategias de retención y compromiso de los empleados para detener, lo que él llama, "la hemorragia de la rotación".

Y para hablar del tema cita al multimillonario Warren Buffett, que tiene una solución simple que ha predicado durante décadas. Dando una conferencia a la escuela de estudiantes de negocios de la Universidad de Florida, dijo: "Los insto a trabajar en trabajos que aman. Estás loco si sigues aceptando trabajos que no te gustan porque crees que se verán bien en tu currículum".

Marcel Schwantes

Sin embargo, Schwantes no se mostró del todo satisfecho con el consejo del Oráculo de Omaha: "Bueno, es un buen consejo, pero un candidato a un puesto de trabajo no puede simplemente mirar a los ojos a un gerente de recursos humanos y declarar en una entrevista de trabajo: 'Quiero un trabajo que me encante'. La verdadera pregunta que deben resolver los líderes es aquella que aborda la cultura corporativa: cómo crear entornos de trabajo donde las personas hagan lo que aman y que generen buenos resultados comerciales. Es un problema que debía abordarse antes de la pandemia y ciertamente debe abordarse ahora", remarcó el coach.

Así que Schwantes explicó que, en su visión, los líderes deben operar con un conjunto de reglas completamente nuevo y compartió una hoja de ruta de su manual de entrenamiento y entrenamiento ejecutivo para lograr que los empleados amen su trabajo:

1. Hacé que el trabajo tenga propósito

El futuro del trabajo es autónomo e impulsado por un propósito. Es ser dueño de lo que hacés, ya sea trabajando para vos mismo o asociándote con compañeros y colegas para construir algo de valor que a todos les encanta hacer, en un espíritu respetado de comunidad y espíritu empresarial.

2. Crear un entorno de valores compartidos

Seamos realistas: el trabajo puede ser una rutina, política y llena de personalidades tóxicas, pero los mejores lugares para trabajar son lugares donde a la gente le encanta ir a trabajar porque la cultura es positiva y edificante. 

Cuando los compañeros de trabajo y los líderes comparten los mismos valores, comportamientos éticos, creencias y normas en un entorno psicológicamente seguro, cada colaborador individual está en una posición única para dar y recibir amor sin temor a represalias. Esto conduce a una empresa de alto rendimiento que atraerá a otras personas con ideas afines que aman lo que hacen.

3. Empoderá a tu "gerente intermedio" para liderar

En muchas organizaciones, el gerente inmediato en las trincheras simplemente está allí para presionar para que se haga el trabajo y hacer cumplir las reglas y las políticas. Esta es una oportunidad perdida de empoderarlos para liderar mejor, pero a menudo no pueden porque no tienen la libertad y la autoridad para tomar decisiones para centrarse en el aspecto humano del trabajo. 

Cuando los gerentes tienen libertad y comienzan a enfocarse en las relaciones con sus empleados, escuchando activamente sus inquietudes, necesidades e ideas diferentes, pueden llegar a soluciones innovadoras más rápido. 

En esta nueva era de flexibilidad y bienestar, los líderes senior deben dar a los mandos intermedios la autonomía para ejercer su instinto humano para satisfacer las necesidades de sus empleados, ya sea que eso signifique cambiar el rol laboral del empleado para que trabaje desde su punto óptimo o adaptar los horarios y políticas para adaptarse a las fortalezas y personalidades únicas del equipo. El resultado final es un lugar en el que tanto los empleados como los mandos intermedios querrán quedarse porque se sienten amados y apoyados por sus líderes principales.

4. Contratar y promover líderes con carácter

Cualquiera que sea el nivel de liderazgo en la jerarquía, se puede confiar en las personas que actúan con carácter e integridad; no hay que preocuparse por sus acciones, lo que hace que el trabajo sea divertido y un lugar donde fluye el amor. 

Una persona con carácter también aporta más verdad y sinceridad al negocio, lo que lo hace muy atractivo para otros que buscan lo mismo. Este es un lugar donde a la gente le encanta venir a trabajar. 

Recuerde también que los empleados que aman lo que hacen los motiva más para dedicar más tiempo a hacer el trabajo, el tipo de trabajo que quieren hacer, no se sienten obligados a hacer. Y cita a Buffett una vez más, quien dijo: "Me encanta todos los días. Quiero decir, bailo tap aquí y trabajo solo con la gente que me gusta. No hay trabajo en el mundo que sea más divertido que dirigir Berkshire, y yo me considero afortunado de estar donde estoy".

Tags relacionados
Noticias del día

Compartí tus comentarios

Formá parte de El Cronista Member y sumate al debate en nuestros comentarios