Perfil

Pasó por Nike, MercadoLibre y Google y ahora dirige su proyecto más ambicioso: qué solución trajo desde España

Federico Procaccini, CEO de Openbank Argentina, siempre quiso generar impacto para aportar valor a la comunidad. Hoy trabaja para mejorar la experiencia de los usuarios del ecosistema financiero.

Como muchos niños, Federico Procaccini tuvo sueños de futbolista y de tenista. Pero, al momento de decidir su futuro, encontró el mejor ejemplo en su casa, donde su padre, médico ginecólogo y obstetra, le inspiró la noción del impacto positivo en la sociedad. Hoy, esa idea acapara las horas de este hombre próximo a cumplir 47 años que tiene a su cargo la misión de liderar cambios en el sistema financiero desde su posición de CEO de Openbank Argentina.

"Siempre tuve ganas de generar impacto, de tener responsabilidades o tareas en el hacer que puedan impactar en la comunidad. Por eso me encantó el mundo empresarial, el mundo privado, porque te permite aportar valor a tu comunidad ejerciendo el día a día tu profesión, pero con una trascendencia que haga que puedas cambiar y ayudar a cambiar la vida de las personas", relata Procaccini con entusiasmo.

Casado hace casi dos décadas con Pía, se confiesa orgulloso padre de Jacinta, Santos, Ramón y Catalina. Con ellos construye una historia que, cuando la paternidad todavía no había asomado, supo de un período en España y Holanda con años de estudio en la Universidad de Navarra como escala siguiente al tiempo en el Colegio Champagnat y en el Instituto Tecnológico de Buenos Aires (ITBA).

Su desarrollo laboral comenzó en IMSAT, donde, en tiempos en los que Internet era un terreno poco explorado, se encargaba de generar nodos para llevar conectividad a lo largo y ancho de la Argentina. De esos años conserva como un tesoro invaluable el primer email que recibió de Pía. Fue allá por 1997, cuando las conexiones dial-up comunicaban al mundo mientras se apoderaban de las líneas telefónicas hogareñas. Luego siguieron Nike, MercadoLibre, Google, PMovil y Daimler Chrysler.

El presente -y el futuro- de este profesional entusiasta y descontracturado es Openbank Argentina, la banca digital del grupo Santander. En 2018 se forjó la unión con esa empresa que apunta a proveer soluciones que mejoren la experiencia de los clientes en el mundo financiero.

Procaccini no oculta su satisfacción por la tarjeta Open, que representa un paso adelante hacia la seguridad de los datos pues solo exhibe los últimos cuatro dígitos visibles y algo tan básico como el nombre de su titular. No tiene fecha de vencimiento ni brinda información vulnerable que pueda surgir, por ejemplo, a través del CVV.

"La transformación de la Argentina no la va a hacer una sola persona. La vamos a hacer entre todos."

"Es transparente en términos de diseño, algo que a nosotros nos gusta mucho. Es una búsqueda de que la tarjeta física sea más segura. Cuando estas cosas suceden es un mimo al alma porque al final del día ves que del esfuerzo local salió algo que es muy fuerte dentro de un equipo de la Argentina con una mentalidad muy abierta, diversa y colaborativa en la que estamos comprometidos. Y al mismo tiempo dejamos algo nuevo en el mercado y ahora la gente entiende que los datos de su tarjeta son sensibles, que los tiene que cuidar porque lamentablemente el fraude está muy en la puerta. Una de las cosas que nos gusta de esta campaña de Openbank apoyada por el grupo Santander es haber dejado la industria un poquito mejor. Esta nueva tarjeta es un lindo ejemplo de lo que me apas iona", explica.

El CEO de Openbank Argentina destaca que "una de las cosas que más me encantan de mi trabajo es que tenemos la capacidad de ser una startup en la que dirigimos un equipo nuevo, dentro de una cultura nueva basada en el amor a la diversidad, el profesionalismo y la búsqueda de la eficiencia".

Repite una y otra vez la idea de poner manos a la obra para producir un impacto. Pone sobre la mesa un concepto clave para él: "Hacer es tanto mejor que decir". Y lo explica: "Creo que la Argentina está muy basada en dichos, en frases, en narrativas, en relatos... Tenemos que dar vuelta eso a hechos, que los hechos generen datos e información y, con esa información, es mucho más fácil tomar decisiones. Así surge un círculo positivo de hacer para medir y después mejorar lo que mediste".

La pasión de Procaccini por el "hacer" y "los cambios" va de la mano con el valor del trabajo en equipo. "La transformación de la Argentina no la va a hacer una sola persona. La vamos a hacer entre todos." 

Esta nota se publicó originalmente en el número 343 de revista Apertura.

Tags relacionados

Noticias del día

Compartí tus comentarios

Formá parte de El Cronista Member y sumate al debate en nuestros comentarios